5 Cuentos de Hoy 17-01-08

Tema en 'Casos Paranormales' iniciado por Snake Man, 17 Ene 2008.

  1. Sna

    Snake Man
    Expand Collapse
    Subteniente

    Mensajes:
    563
    Me Gusta recibidos:
    0
    [FONT=Arial, Helvetica, sans-serif] LA MASCARA DE LA MUERTE

    [/FONT]
    Marzo 2006, un asesinato, un nuevo misterio para el oficial Hernández.
    El se dirigió a la escena del crimen, luego camino hacia el asesinado…
    Su cráneo estaba abierto en 2, obra de un arma cortante, no tenían indicios de quien fue el asesino, pero encontraron un machete con sangre, el arma homicida…
    Luego recibieron el informe de otro homicidio, con las mismas características, el oficial interrogo a la novia del muerto, esta dijo
    - Era…era…una persona con una…una
    - ¿Una que?-pregunto el oficial.
    - Mascara de jockey y un machete…
    - ¿Un machete?-exclamo.
    - Si, maldición... ¡dijo que yo era la próxima!
    - Llévenla a la comisaría-exclamo.
    Luego llamo a un supuesto testigo del 2º asesinato, dijo saber quien era el asesino.
    - Lo vi sacándose la mascara de jockey, luego subió a un aut…- no termino de decir esto y lo llamaron, su auto estaba desarmado y con un cartel que decía.
    “Ahora es el auto, luego tú”.
    Esto inquieto a todos, el escalofrió les recorría el cuerpo, un asesino en serie estaba acechando a la comunidad, debían detenerlo…
    Luego el testigo fue escoltado hacia su casa, prendió la luz pero había olor a gas, se acerco a la cocina, de allí venia el olor.
    La apago y se sentó en un sillón, sin darse cuenta del asesino, este clavo su machete en el sillón, y atravesó al testigo…
    Al rato entro un agente, sospechando por el silencio, se acerco al sillón, y encontró al hombre muerto, luego giro y el machete del homicida le corto la cabeza, dejando una enorme mancha de sangre en la pared.
    El oficial desconcertado por los homicidios le pregunto a la joven como era el asesino.
    - Un hombre de mas o menos 1,70, con su machete y la mascara de jockey.
    Antes de poder decir algo más llego un amigo de la joven:
    - Hola Amanda, ¿estas bien?
    - No-le respondió con frialdad.
    El hombre se saludo con el oficial, pero se mostró preocupado por su amiga.
    Converso un rato con el policía, este hombre tenía un singular reloj.
    Luego se marcho, pero al rato ocurrió otro asesinato…
    El agente Martines entro a informarlo.
    De inmediato el oficial marcho hacia la escena del crimen, allí encontraron el reloj del amigo de la joven.
    Entonces fue arrestado y lo llevaron para declarar.
    - ¿Usted mato al novio de Amanda?
    - No, jamás le aria daño a mis amigos.
    - Entonces no mato a nadie-exclamo con ironía.
    - No.
    - ¿Y entonces porque estaba su reloj?
    - No lo se-le respondió.
    - ¿No lo tienes en la mano?
    - No.
    Cuando termino el interrogatorio se dirigieron a un robo.
    Cuando describieron al asaltante dijeron que era un hombre con una mascara de jockey y un machete.
    Esto exalto al oficial, que tuvo que liberar al amigo de Amanda.
    Luego fue en un patrullero con Amanda para llevarla a su casa cuando vio pasar a un hombre con una mascara de jockey y un machete en el hombro.
    Se inicio una persecución, pero el auto del sospechoso se estrello, el oficial salio del auto y saco al sospechoso, que estaba medio muerto, y exclamo:
    - Estas arrestado
    - ¿Qué harías… si tu familia estuviera amenazada por un loco?
    - ¿Qué?
    - El asesino… es…ta… suelto.
    Llego una ambulancia para llevar al herido al hospital, el agente Martines llevo al oficial y a Amanda en patrullero.
    - Y ¿Atrapo al asesino?
    - Creo que si-exclamo el oficial.
    - Espero que sea el-murmuro Amanda.
    - Este tipo por fin fue atrapado,su familia supuestamente estaba amenazada-dijo el agente.
    - ¿Como sabe eso?
    - Porque el asesino... soy yo.


    [FONT=Arial, Helvetica, sans-serif] La Abuela y La masacre
    [/FONT]
    Una masacre

    Corrían los años setenta, no había video reproductores caseros, ni DVDs, ni Internet para formar grupos de terror. Los fans nos juntábamos en las librerías, cafés, las tiendas de revistas de segunda mano(Dónde también se reunían los fanáticos de los comics) pero sobre todo, el lugar de reunión por excelencia para los fanáticos del terror era el CINECLUB, una especie ya en vías de extinción en nuestros tiempos de descargas no line. En fin, los frikis como yo, ibamos a un cineclub muy cerca de una estación del metro al centro de la ciudad, en la parte antigua. Se llamaba cineclub "La torre", sus funciones eran sólo los domingos y casi siempre ibamos los mismos así que con el correr del tiempo se formó una pequeña hermandad. Aquel domingo se proyectaba "La masacre de Texas" una película que nunca nos imaginaríamos se volvería de culto, pero en fin ahí estábamos todos y todas sentados con nuestra bolsa de "lunetas"(Chocolates) y nuestro vaso de refresco. A la mitad de la película se me ocurrió ir al baño, el cineclub era tan pequeño que sólo tenía un sólo escusado al fondo de un largo pasillo y resguardado por una puerta de madera. Hice lo que tenía que hacer pero al querer abrir la puerta esta se atascó. No podía abrirla por más esfuerzo que ponía. De pronto se apagaron todas las luces y quedé en completa oscuridad. Empecé a gritarles a los demás pensando que si había sido un apagón, seguramente los demás estarían saliendo. Un extraño ruido empezó a oírse atrás de mí... como una cuarteadura.... como un pedazo de pared que comienza a desmoronarse.... me empecé a asustar porque temí que era un terremoto. Sin embargo cual fuera mi sorpresa que al voltearme; en el espejo.... distinguí la silueta de un hombre de mi estatura junto a mí. No entendía que ocurría y por más que trataba de verle la cara, no podía por la oscuridad. De hecho yo palpaba a mí alrededor para poder tocarlo y no había nada, pero en el espejo, bajo esa casi completa oscuridad, lo distinguía muy bien. La figura comenzó a poner su mano en mi cuello y de pronto sentí como apretaba mi cuello de manera brutal, quitándome todo el aliento. Yo no sabría describir lo que sentía, todo era demasiado confuso e irreal como para asustarme en ese momento, pero sí recuerdo lo que pasaba por mi corazón: Desesperación. Duró unos minutos que me parecieron siglos, intentaba quitármelo de encima, pero cuando manoteaba, sólo abanicaba el aire, sin embargo en el reflejo del espejo estaba ahí, en la penumbra esa figura atacándome. La luz eléctrica llegó... y sólo por una fracción de segundo lo Vd... Era un hombre con vestimenta antigua de color negro... y... su cara.... desfigurada, casi sin piel, con las venas y partes del cráneo mostrándose al aire, junto con pedazos de piel podrida.

    Parpadeé por un momento y dejé de sentir la presión sobre mi cuello, abrí los ojos y ya no estaba el hombre. Me quedé estático, en cunclillas horrorizado. Un golpe al otro lado de la puerta me hizo gritar, pero era mi amiga Mariana.
    ¿Jorge? ¿Estás bien?
    Abrí con todas mis fuerzas la puerta de madera y me tiré llorando a los pies de Mariana.
    ¿Jorge que tienes? ¿Qué pasa contigo?
    ¡Les estuve gritando! ¡¿Por qué no vino nadie?!
    Pensamos que te estabas haciendo el gracioso con eso del apagón, hasta que escuché como te caíste y me preucopé de verdad.
    Sobra decir que nunca me creyeron, un relato de este tipo termina diciendo: "y jamás regresé ahí", pero no fue así. Regresé al fin de semana siguiente y Javier, el dueño tenía lista la cinta y aunque muy nervioso, la terminé de ver con el resto de mis amigos, aferrado a la mano de Mariana. Pasaron los años y nuestras citas colectivas de los domingos, que aprovechábamos para intercambiar material; ya fueran afiches, libros, o memorabilia en general, se fueron haciendo más reducidas, hasta que cada quién siguió un camino distinto.
    Diez años después ya vivíamos en los ochenta y recibí una llamada de Mariana
    ¡Hola Jorge! ¿Qué crees? Jaime ha querido rendir culto a La Torre ¿Te acuerdas? El cineclub que formamos.
    Pero ya tiró su viejo proyector ¿No? Ya las autoridades del ayuntamiento le prohibieron hacer funciones si no les da "mordida"
    Sí, pero esto es para sólo los cuates como nosotros nada más, se compró una de esas videocasete ras y va a empezar a poner películas para que nos reunamos como antes. Yo voy a comprar maíz palomero para hacerlo en esa hoya tan grande que tengo, tú encárgate de los refrescos. Listo todo Jaime colocó la cinta beta en la maquina y comenzó la película.... era La masacre de Texas.
    ¿Se acuerdan cuando Jorge nos quería espantar en el baño? Dijo Jaime Pues resulta que investigué que era este lugar y fíjense que aquí vivía un hombre, un tal Francisco Delgadillo que era un contador en tiempos de Don Porfirio (Finales del siglo 19), y que él y su familia fueron encontrados muertos aquí mismo, el edificio entero, no sólo este departamento era su hogar. Órale que horror, se me hace que te estás inventando todo. No de verdad que no, lo peor es lo que encontró depuse la policía: Su familia se dedicaba al canibalismo, con engaños metían a gente a este lugar y los mataban para comérselos y hacer souvenirs con sus partes disecadas. Por más cuidado y bloques de hielo que tuvieran, la descomposición de los cuerpos no se pudo evitar y el olor alertó a los vecinos quienes llamaron a las autoridades.
    Puuuuag
    Lo más desconcertante es que los encontraron muertos depuse del primer apagón que hubo en la historia de la ciudad, apenas dos semanas después de instalarse la corriente eléctrica aquí. Muchos



    dicen que fueron los fantasmas de los devorados quienes los devoraron posteriormente a ellos.
    Muy buena historia, queda con lo que estamos viendo, a lo mejor el "fantasmita" que atacó a Jorge fue alguno de los que mató Delgadillo dijo Mariana.
    O Delgadillo en persona, regresando a sus "malas mañas"
    ¿Podemos seguir viendo la película?
    A lo mejor cuando lo de Jorge, la película en aquel momento funcionó para invocar sus espectros
    ¿Pero porque con esa película en especial? Aquí mismo vimos infinidad de películas de terror sobre lo mismo y nunca volvió a pasar nada repuntó alguien más.
    A lo mejor los muertos, como los vivos tienen su cuadro, su canción o en este caso, su película favorita sugirió Mariana.
    En ese momento vino un apagón, yo estaba cerca de la puerta que daba al exterior, intenté abrirla pero estaba atrancada, en eso unas figuras de entre la oscuridad empezaron a moverse entre nosotros.
    ¿Qué es eso? No jueguen ya están grandes para eso... ¡a.C.! gritó Mariana. Yo sentía como me sujetaban y escuchaba sonidos de lucha provenientes de todas partes, la confusión y el pánico se hicieron presentes. Empecé a sentir un dolor terrible en mi pantorrilla y brazo.
    ¡La electricidad! ¡Es la electricidad la que los ahuyenta! pensé
    Cuando regresó la luz, vimos con horror que todos teníamos mordidas en diversas partes de nuestros cuerpos, algunas ligeras y otras más fuertes... pero Mariana... Mariana estaba muerta con la cara desfigurada... arrancada de un mordisco... mostrando sus nervios, lóbulo ocular y parte de su cráneo. De eso ya pasaron veinte años, pronto saldremos todos los implicados de la cárcel pues fuimos culpados de cometer una orgía de sangre y canibalismo.
    Cuando veas una película de miedo, ya sea en tu DVD, en la televisión, o en la PC. Ten cuidado si se va la luz, no sabes a quién podrías haber llama
    d

    [FONT=Arial, Helvetica, sans-serif]La peor pesadilla
    [/FONT]

    Cuando desperté ya había anochecido, me levante de la cama y me asome por la ventana, no había gente en la calle y había mucha neblina, también en la casa se percibía un silencio muy nostálgico, las luces de la casa estaban encendidas pero por el silencio que había supuse que todos dormían, baje al primer piso y fui a la habitación de mamá pero no había nadie, sentí una brisa muy fría detrás de mi, me di la media vuelta y la puerta principal estaba abierta,, Salí a la calle y en la carretera jugaban unos niños, entre ellos mi hermano menor, talvez apenas habían llegado, trate de no asustarme pues unos instantes antes no había ni se escuchaba nadie, me acerque a mi hermano y le pregunté por mi mamá, me dijo que había ido a la tienda de la siguiente calle, sin moverme de donde estaba, voltee hacia la casa pero la puerta estaba cerrada y las luces apagadas, mire a mi hermano el cual se veía feliz jugando con esos niños, yo me fui corriendo a la tienda a buscar a mi mamá, al llegar ella y mi hermano mayor platicaban con la señora que atendía el lugar, al verme me pidió regresar a la casa que no tardaría en llegar, asi que Salí de la tienda pero en ese instante ocurrió un apagón, me detuve, y regrese a la tienda, al entrar casi me da un infarto, era horrible, la señora con la que hace unos instantes conversaban mi mamá y mi hermano estaba muerta partida en dos por la cintura, había mucha sangre en el piso y mis zapatos se ensuciaron de ella, me maree pero en ese instante se escucho un grito en la calle, mi hermano y mi mama ya no estaban ahí, así que Salí pero lo que vi fue demasiado traumatizante y doloroso, no se como lo tolere. . . del árbol que se encontraba fuera de la tienda . . . colgaba de una soga . . . mi . . .mamá. . .se había ahorcado o talvez la habían ahorcado, al querer tocar su mano su cuerpo y su cabeza cayeron al piso separados, comencé a llorar mucho pero tenia un nudo en la garganta que no me permitía ni siquiera gritar para pedir ayuda . . . escuchaba a mi hermano menor pedir ayuda, gritaba mi nombre desesperado y corrí hacia donde estaba el, al llegar ya no había nadie, mire hacia mi casa y las luces estaban encendidas, entre y había sangre por todos lados, fui a la habitación de mama y papá estaba decapitado, corrí al cuarto de mis hermanos, pero llegue tarde. . . mi hermano mayor estaba completamente mutilado, salí nuevamente a la calle pero estaba muy asustada, buscaba a mi hermano menor, la niebla era muy espesa y no dejaba ver bien, seguí caminando pero tropecé con algo, me acerque para ver que era, y. . . era mi hermano menor. . .su cara era con una expresión horrible, alguien lo debió haber asustado mucho y no lo soporto así que murió, toda mi familia estaba muerta, solo faltaba yo, seguí caminando y alcancé a ver una silueta de un hombre, al acercarse mas me asuste creí que era el asesino, al verlo bien me di cuenta de que era un vecino. . .me dijo que había un asesino y cayo al piso. . . en su espalda tenia un hacha, alguien se la clavó, corrí muy asustada, sentí como alguien me jaló del brazo quitándome del camino, en ese instante solo pensé que ya me tenia el asesino, al mirarlo me dijo que no me haría daño, yo lo conocía pero no recordaba de donde, lo culpé de asesinar a mi familia, pero el me dijo que me tranquilizara que el no lo había hecho, me señaló a una niña que estaba en medio de la carretera, tenia un cuchillo de cocina en al mano y tenia sangre en su vestido, en las manos y en el cuchillo, el chico me dijo que si nos escondíamos en la escuela que estaba a dos calles de ahí no nos encontraría, así que acepte y nos fuimos corriendo hacia el lugar buscando refugio, al llegar a la escuela nos metimos en un cuarto pequeño donde guardan los artículos de limpieza, nos sentamos en el piso y el me dijo que me iba a proteger, me miro fijamente a los ojos, el me dio una gran seguridad de sentirme protegida a su lado, fue entonces que recordé donde lo conocí
    En ese instante escuchamos unas risas de niña, y al querer abrazar al chico el ya no estaba ahí, ella me había encontrado, Salí del cuarto y corrí asustada tratando de huir, peor no había manera de salir de ese lugar, parecía un laberinto sin salida, cada pasillo me llevaba a otro mas largo y confuso, había sangre en las paredes como si se desangraran, me detuve asustada observando como las paredes sangraban y escuche esas risas nuevamente pero detrás de mi, voltee y esa niña me miraba con mucho odio, y con una voz tétrica pero aun de niña me dijo: -hola- yo estaba tan asustada que no me podía mover, me habían traicionado los nervios, esa niña se acercaba lentamente a mi mientras se reía, me empujo y caí al suelo, al verla mas de cerca sentí un frío inmenso dentro de mi, esa niña, ese pequeño demonio que había asesinado a mi familia. . . esa niña. . . era. . .yo. . .esa niña era yo. . . cuando tenía apenas 6 años de edad. . . -no puedes huir de mi, soy tu pasado, soy tu presente y también tu futuro, mi destino es ir contigo-. . . después de que ella dijo eso se escucho un disparo. . . esa niña cayo al piso, aquel chico que me ayudo a esconderme fue quien le disparó, se acerco a mi y mientras me ayudaba a levantarme me dijo : -te dije que no te pasaría nada, yo voy a protegerte-.aqui termina mi pesadilla, deben imaginar que terror sentí al despertar y peor al soñarla repetidas veces ...


    [FONT=Arial, Helvetica, sans-serif] A las 12 de la noche

    [/FONT]
    Las once de la noche una tenue luz parpadea en lo alto de un poste de alumbrado público, el cual da directo a una banca en la recién inaugurada alameda. El viento sopla de oeste a este, a pesar de que es verano se siente un aire helado que proviene del mar, poca gente transita por la agrietada calzada, uno que otro vendedor de golosinas espera que el semáforo cambie a luz roja para abalanzarse en los autos y así ganar un poco de dinero para pasar las cercanas fiestas.

    Las once y veinte minutos y por el sur, a paso lento pero seguro llega un joven de estatura mediana y tes blanca, vistido de jim y camiseta negra. Mira a su alrededor y pronuncia unas palabras – creo que me adelanté - . Se dirige al extremo este de y se sienta en una incómoda banca sin respaldo y piensa – quién fue el imvesil que tuvo la idea de hacer estas bancas - . Los minutos pasan y se le hace un nudo en el estomago, no puede contener la emoción de que hoy después de casi un año volverá a verla.



    Cerró el celular y lo tiró sobre la cama, emocionada corrió al espejo, unos minutos después estaba lista para el encuentro. Apagó su teléfono móvil pues no quería que nada le echara a perder ese momento. Bajó las escaleras apresuradamente y se despidió de sus padres. Cerró la puerta fuertemente y corrió a la esquina a esperar un taxi.

    Una melodía tranquila se escuchaba en la radio, en las calles un gran número de personas buscaban el regalo ideal.

    Por las recientes obras la mayoría de los semáforos estaban inhabilitados y el congestionamiento vehicular era terrible. Pero ya estaba cerca. Bajó del auto y caminó con dirección al norte, pues su reloj marcaba aun las 11:30 PM. Y la cita estaba planada para las doce de la noche.

    Las calles llenas de basura y de personas que caminaban apresuradamente, vendedores anunciando su mercancía y uno que oto ladronzuelo vigilando desde lejos a quienes sacaban dinero del cajero automático. La avenida Manuel Ruíz estaba hecha un caos.

    Las 11:40 PM. Entretenido con el celular jugando tetris, mataba el tiempo. Una ligera lluvia casi como rocío empezó a caer. Guardó su teléfono móvil y se puso de píe, estiró las piernas y empezó a caminar de hacia el sur hasta el final de la alameda y luego dio la vuelta y retornó a cada paso pensaba en ella. Era un año que llevaba sin verla. – habrá cambiado mucho –. Se preguntaba. Estaba planeando paso a paso todo lo que haría, lo que le diría, esta era su oportunidad, su segunda oportunidad y tal vez la ultima que tendría para redimirse de todo lo que había hecho. Se decía así mismo esta ves no fallaré, llegaré a tiempo a las citas no volveré a ser el de antes.

    Una ligera helada se apoderaba de las calles que ya se estaban quedando desiertas. En su mente sólo tenia una preocupación. Que sus padres no descubrieran que no se encontraba con sus amigas, supuestamente ha esta hora debería estar en casa de Grecia jugando al twister con sus demás compañeros. Pero el riesgo valía la pena, bueno para ella lo valía.

    11:45 PM. Ya es hora. Con el corazón acelerado por la emoción Bryan se puso en marcha hacia el oeste, cruzó la pista de pardo y llegó a la altura del palacio municipal, un edificio común de 6 Plantas rodeado por un recién construido boulevard, dobló la esquina y empezó a recorrer la Av. Perpendicular a pardo (José Gálvez).

    De pronto unos gritos de suplica rompieron la tranquilidad del lugar. Dos sujetos golpeaban ferozmente a un adolescente.

    Bryan cruzó la pista de Gálvez. Los dos tipos habían arrinconado al muchacho junto aun puesto de periódicos y le estaban dando, pero no consejos. Bryan a medida que se acercaba reconoció a uno de los dos sujetos que estaban propinando golpes y patadas al pobre infeliz que yacía en el piso. Era Roy un tipo flaco y de tes blanca casi como la leche.

    Ya dos metros de ellos Bryan dijo: - Roy. Pucha que res malo Huevón -. Pues así se hablaban ellos. – Nada tío lo que pasa, es que este ************ nos ha querido robar –. Al mismo tiempo que le propinaba una certera patada en las costillas. – Ya camarada, creo que entendió el mensaje, no seas malo pues, vas ha parecer hombre -. jajajajajajaja una risa se hizo en el ambiente. Tienes razón dijo Roy –. ¿Oe que haces ha estas horas por aquí? –. Interrogó también. Bryan. – Pues quedé con Isabel para vernos en la plaza miguel Grau -. A la vez que su amigo tomaba de las solapas al chico y lo empujaba con una patada en el culo –. Largo ************, y si te vuelvo a ver te rompo una pierna -. – bueno –. Dijo Roy – yo me quito -. Bryan - listo tío –. Nos vemos mañana -. – Ok. - . Bryan – te vas por ahí - . Roy - sí -. Bryan – llévate esto por ahí - . Jajajajajajajajaja. Todos se echaron a reír. – **** que me la hiciste huevón –. Jajá jajá y se marcharon riéndose.


    A gatas logró escapar de sus dos agresores, en su mente sólo una idea deambulaba, tenía que conseguir un poco de ese polvo blanco, para poder calmar la ansiedad que lo invadía. Los golpes ya no le dolían es más no le importaba estar sangrando copiosamente de la nariz. Así que siguió directo por la Av. Gálvez y cruzó la pista de la Av. Pardo. Caminaba con dificultad, de rato en rato se tropezaba impactando con las puertas de seguridad de los establecimientos comerciales.


    Ella miró su reloj y este anunciaba las 11:50 PM, ya era hora, así que se decidió. Avanzó entre los escasos transeúntes que a esas horas quedaban en las calles, solo las farmacias estaban abiertas y una que otra tienda. Las vendedoras de pan de la Av. José Galves empezaban a retirarse y todo poco a poco se sumía en la tenebrosa calma de la inseguridad. Llegó a la esquina dicha esquina Y fue en eso que sintió un fuerte tirón en el brazo derecho; al volverse quedó horrorizada, un sujeto de mediana estatura y de Tes morena cogía fuertemente su bolso, forcejeó con este a la ves que pedía auxilio, pero la poca gene que aun quedaba por los alrededores sólo miraba. De pronto trastabilló con una de las múltiples grietas de la vereda y calló a la pista, se escuchó un grito y ese sonido chilloso que hace el caucho al raspar de golpe la calzada, un crujir seco y después silencio.

    Las 12: 00 AM. caminó en dirección al oeste, subió uno a uno los peldaños de la pequeña escalera, miro a su alrededor esperando que Isabel llegara y rompiera ese ambiente de soledad, pero nada, las calles que rodeaban la plaza estaban bacías, miró al cielo y observo el inmenso arco cemento y acero que simulaba una gran ola. Avanzó despacio hasta el mirado principal, se apoyó en el pasamano que simulaba ser la proa de una embarcación y dirigió su vista al horizonte.

    Tirada en un charco de sangre poco a poco su vida se iba apagando, ya no sentía dolor estaba en chock. Una fuerte sensación de sueño se apoderó de ella, sus labios dejaron de temblar y una palabra broto de ellos - Bryan lo siento -. La gente empezó a rodearla y a lo lejos el sonido de una sirena se hacia mas fuerte a cada segundo.

    12:05 un viento helado recorrió su cuerpo y una sensación de nostalgia se apodero de el, sabía que no la volvería a ver, metió sus manos al bolsillo y saco su celular y la llamo. Un timbre, dos timbres, tres finalmente su voz se escuchó en el auricular, el alma le volvió al cuerpo pero esa alegría no le duraría mucho. Era una grabación solo una grabación el teléfono móvil estaba apagado. Cerró su teléfono celular y siguió esperando.

    [FONT=Arial, Helvetica, sans-serif] La sombra negra[/FONT]
    A la edad de 7 u 8 años, mientras me disponía a dormir, apenas si había cerrado los ojos, sentí algo que solo puedo describir como cayera una sombra sobre mi, inmovilizándome por completo, no podía gritar para alertar a los demás y que me ayudaran. no se cuanto tiempo paso pero al día siguiente se lo conté a mi mama pero no me creyó y me dijo que era una pesadilla.


    El tiempo pasó y estos sueños o lo que fuese continuaron, haciéndose cada vez más frecuentes, de tal manera que yo estaba aterrado a que llegara la noche, ya no podía cerrar los ojos porque "eso" ya estaba ahí, a veces me mantenía despierto durante horas pero en cuanto me empezaba a dormir regresaba, algunas veces sentía como si un enorme gato negro estubiese acostado en mi pecho y mirándome a la cara, un gato demasiado pesado que no me permitía respirar bien, yo me sentía aterrado, por algunos momento yo sentía que ya podía moverme y abrir lo ojos, pero no me atrevía, sentía que si veía lo que estaba sobre mi, yo no viviría para contarlo, por lo tanto recurría a las oraciones para alejarlo.

    La última vez que yo experimenté eso en México, fue cuando acostado boca abajo y con las cobijas cubriéndome solo hasta la cintura, de pronto sentí unas manos frías recorrer desde mis hombros hasta la cintura, para después tomar las cobijas y lanzarlas sobre mi tratando de cubrirme por completo, solo que mi cabeza no quedó bien cubierta y logré ver a un hombre mas o menos de 1.60 mts, con un pantalón azul marino o negro y una camisa azul cielo con unos diseños que parecían rosas, esta persona dejó mi habitacion para dirigirse hacia la de mis hermanas, no me atreví a seguirlo porque yo tenía un presentimiento de que regresaría.

    Al día siguiente mientras desayunábamos, le comenté a mi mama que por fin había visto a la persona que me hacía eso y que lo había visto irse para el cuarto de mis hermanas, incredula mi mama me preguntó si sabía quien era, yo solo conteste que no, pero le describí las características, ella se puso pálida y me dijo que con esa ropa habían sepultado a mi padre que había fallecido cuando yo tenía 5 años y que nunca me dejaron ver por obvias razones.

    Todo esto me llevó a adentrarme y empezar a jugar con la ouija tratando de comunicarme con mi padre, para saber si podía ayudarle en algo o si quería decirme algo. Nunca lo logré pero si me encontre metido en algo mas aterrador al tratar de contactar seres que ya han fallecido y debemos dejar descansar en paz. Tal vez por eso exista este dicho " en el pecado llevara la penitencia". NO DEBEMOS JUGAR CON LO DESCONOCIDO.
     
  2. l[R]ogerFeder[R]l

    l[R]ogerFeder[R]l
    Expand Collapse
    Capitán

    Mensajes:
    642
    Me Gusta recibidos:
    6
    te voy a denuciar jaja tuvo bueno esa en tus historias ta para dormir :Zzz:​
     

Compartir esta página