Barcelona 3 - 1 Manchester United

Tema en 'Deportes' iniciado por F e n i x, 29 May 2011.

  1. F e n i x

    F e n i x
    Expand Collapse
    Comandante
    Usuario destacado

    Mensajes:
    2.510
    Me Gusta recibidos:
    84
    Sin Blatter en el palco, Barcelona recupera la gloria en Europa luego de derrotar en la final al Manchester 3-1. Los ingleses comenzaron mejor los primeros minutos pero Barcelona después lo terminó arrollando fiel a su estilo. Los goles del campeón fuero de Pedro, Messi y Villa, mientras que Rooney empató transitoriamente para Manchester United.

    [​IMG]

    Barcelona es el justo Campeón de Europa porque lo arrolló a Manchester y le teminó dando un baile impresionante. Lo terminó demoliendo y el resultado quedó corto.

    Fue un choque de estilos opuestos. Uno, el Barcelona, de hacer tenencia siempre del balón y el otro Manchester, prescinde del balón pero es muy vertical.

    El juego comenzó más favorable para Manchester porque en 10’ Barcelona estuvo muy incómodo en el campo. Los ingleses salieron decididos a llevárselo por delante y lo consiguieron. En ese lapso, Barcelona estuvo lejos de ser el de siempre.

    Aunque de a poco, Manchester bajó la intensidad de los ataques y apareció en el partido el Barcelona. El de siempre. El que es incontenible cuando empieza a tocar el balón antes de encontrar el hueco para acelerar de cara al gol.


    Manchester había desaparecido del partido y era todo del Barcelona. Tanto el balón, como el control de los espacios. Y por eso mismo no sorprendió que Barcelona sacara ventaja en el marcador a los 27’ con un gol de Pedro, bien urdido en la previo por el equipo y por el asistidor y capitán Xavi Hernández.


    Era justo el resultado parcial pero nunca hay que fiarse de un equipo inglés con jerarquía como el Manchester.
    A los 37’, en un momento impensado por lo que entregaba el juego (Barcelona estaba más cerca del segundo que Manchester del empate) Manchester logró la paridad con un lindo gol de Rooney.

    La jugada comenzó en el flanco derecho con una pared corta entre el goleador y el serbio
    Vidic y terminó con otra larga entre Rooney y Giggs en el área. Buen gol de Manchester que dejó dudas por la posición de Giggs antes de habilitar al goleador de la selección inglesa.

    Las cámaras registraron que el pie de
    Giggs estaba delante de Abidal, último defensor de la zaga española. De todos modos, muy fino para el ojo del línea.

    El inicio de la segunda mitad mostró a Barcelona decidido a buscar el gol de la ventaja y llevó a Manchester contra el arco de Van der Sar. Los argumentos, los de siempre. Gestación paciente, precisión quirúrgica y una aceleración mortal para cualquiera que intente oponerse al fútbol vistoso de los catalanes.


    Cuando se presenta este tipo de partidos en los que juega Barcelona, la incógnita pasa por saber hasta cuando puede resistir su ocasional rival. Ocurrió que en este caso, era uno de notable jerarquía, por más que el juego de los españoles hayan logrado minimizarlo en muchos tramos del partido. La mayoría.


    A los 6’, Manchester zafó de milagro por una gran intervención de
    Van der Sar. Alves entró sólo por la derecha y su remate fue tapado por el arquero inglés, que cumplió justo con el último partido de su carrera.

    Pero a los 8’, Lionel Messi clavó un zurdazo desde afuera del área y se la metió al lado de un poste al arquero holandés. 2-1 pasó a ganar el Barcelona y dio la impresión que el resultado quedaba sentenciado. Así fue.


    Los minutos restantes del partido, favorables a las apuestas. Ya sólo se podía jugar para ver por cuánto podía ganar el Barcelona que seguía buscando más goles ante un Manchester destruído anímicamente en todos los aspectos del juego.

    A los 69', llegó primero el tercer gol antes que el cuarto
    . Es una forma de decir. Barcelona anotó el tercer gol con un tiro espectacular de Villa que se clavó en el ángulo del pobre Van der Sar, que había sacado bastante a pesar de los goles.

    Siguió el monólogo hasta el final del partido y el pobre Manchester debió prolongar el suplicio. Si hubiese sido por ellos lo hubieran terminado mucho antes con el castigo.




    Fuente
     

Compartir esta página