Beker: "El Gobierno se las ingenió para crear un tsunami interno”

Tema en 'Foro Libre' iniciado por ElChoe Aaron, 1 Nov 2008.

  1. ElC

    ElChoe Aaron
    Expand Collapse
    Coronel
    Usuario destacado

    Mensajes:
    3.943
    Me Gusta recibidos:
    23
    En una entrevista con iProfesional.com, el economista advirtió que la iniciativa para estatizar las AFJP generó que el país enfrente una situación similar a la que tendría si le hubiera pegado la crisis finaciera internacional. Empleo, dólar, créditos e inflación, según el experto
    [​IMG]
    El Director del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano (UB), Víctor Beker, se mostró en contra del régimen privado de jubilaciones instaurado en 1993 pero criticó el momento en que se formuló el anuncio gubernamental.
    -¿Qué opina del proyecto oficial para estatizar las jubilaciones privadas?

    -El régimen de jubilaciones privadas que se implantó en la Argentina fue un disparate. Pero no se soluciona con otro disparate. Por alguna extraña razón, en la Argentina siempre elegimos la peor variante de todas las alternativas. El régimen de jubilación privada fue totalmente mal diseñado porque el gasto quedó en manos del Estado y los ingresos en poder de las AFJP. En realidad este fue el germen del default del 2001 porque las jubilaciones privadas generaron un déficit fiscal, que a lo largo de los años, se cubrió con emisión de deuda. Nació mal pero ya pasaron 14 años y también hoy es absurdo decir “hagamos de cuenta como que no pasó nada y volvamos a 1993”. -¿Era el momento para lanzar esta medida?
    -Al margen de que uno esté o no de acuerdo con la medida en sí, lo peor del caso es la oportunidad que se elige. En medio de una crisis financiera internacional, que afortunadamente no le estaba pegando a la Argentina, nosotros nos la ingeniamos para crear un tsunami internoque nos pone en una situación parecida a la que tendríamos si nos estaría pegando la coyuntura internacional.
    -¿Qué consecuencias puede tener la aprobación del proyecto?
    -Lo veo muy complicado porque la primera pregunta que se hizo la gente fue: "¿Y después de las jubilaciones privadas qué viene?". Las personas inmediatamente se acordaron del corralito y, como suele suceder en la Argentina,cada vez que hay un temor, la gente sale corriendo a comprar dólares. Construimos una situación de crisis absolutamente gratuita que difícilmente se despeje en un país con la historia que tiene la Argentina, con Plan Bonex, Corralito, entre otros ejemplos. Ahora es muy difícil que esto se desactive. Las consecuencias inmediatas han sido pérdida de depósitos por parte del sistema financiero y una corrida sobre el dólar que seguramente no se hubiera suscitado si esta medida no se tomaba en un momento como este.

    -¿Cómo ve la actuación del Banco Central?
    -Una vez que estalló la bomba son muy pocas cosas las que se pueden hacer, habría que haberlas hecho antes del estallido. Lo único que se puede hacer es tratar de reducir los daños emergentes. Aparentemente, el Banco Central tampoco tiene una política clara y está tratando de hacer que la suba del dólar sea gradual y, al mismo tiempo, no peder gran cantidad de reservas. Esto termina convalidando parcialmente la presión de demanda que existe sobre la divisa americana.
    -¿Cómo piensa que va a evolucionar el dólar?
    -Creo que la revaluación del dólar en el mundo es coyuntural porque la enorme inyección de fondos que tiene que hacer el Gobierno americano tiene como contrapartida una colocación enorme de bonos del tesoro, lo que generó un fuerte ingreso de divisas hacia los Estados Unidos. Sin embargo, no es sostenible en el largo plazo. Sería muy paradójico que el país que es el centro de la crisis vea revaluada su moneda. Es una cuestión temporaria, que en mi opinión, se va a revertir. Así como en la Argentina cuando hay crisis la gente se refugia en el dólar, a nivel internacional se busca refugio en los bonos del tesoro.
    -¿Y en el mercado local?
    En el mercado local, dependemos de la confianza para que cese la salida permanente de capitales. De lo contrario, el dólar podrá seguir subiendo y el techo dependerá del tipo de cambio de convertibilidad, que hoy en día está alrededor de 3,80 pesos.
    Palabras de un experto
    Beker fue director de Estadísticas Económicas del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) durante la década del 80. Durante la entrevista con iProfesional.com se mostró preocupado por los números oficiales.
    “Existe gran prevención de que a la tasa de crecimiento estadística le pase lo mismo que le paso al índice de precios oficial. Probablemente, de ahora en adelante, la discusión no pase por saber cuál es el verdadero indice de precios sino cuál es la verdadera tasa de crecimiento”, subrayó Beker durante la entrevista.
    -¿Cuáles son los efectos de la distorsión de las estadísticas oficiales?
    -El principal capital que un gobierno tiene, que es la credibilidad, quedó herido de muerte cuando el común de la gente se dio cuenta de que los índices de precios que se publicaban no tenían nada que ver con la cruda realidad que les marcaba el bolsillo. A partir de ahí, cualquier mensaje emanado de las autoridades es puesto en tela de juicio automáticamente. La pregunta es: “Si me mienten descaradamente con aquello que está a mi alcance comprobar, ¿por qué voy a creer en aquellas cosas que son más difíciles de verificar?”.
    -¿Con la desaceleración del crecimiento, perdió relevancia el problema de la inflación?
    -Quedo relegada como preocupación porque, de alguna manera, el menor crecimiento está haciendo que la presión de demanda no se sienta tanto sobre los precios como venía sucediendo. De todas maneras, esto no significa que haya desaparecido sino que la coyuntura que estamos viviendo ha generado una suerte de autocorrección. Habrá que ver si es duradera o no. Es cierto que el principal problema ha dejado de ser la tasa de inflación para ser la tasa de crecimiento económico.
    -¿Cómo ve el 2009 en términos de empleo y nivel de actividad?
    -El panorama internacional ya de por si es de recesión. Una de las cosas que se pueden predecir es que, evidentemente, los países centrales van a una recesión que va a implicar una menor demanda de nuestros productos y una fuerte caída de nuestros ingresos. Hoy sería un éxito lograr una tasa de crecimiento de entre 5 y 6% para el año que viene. Dependerá de cómo la coyuntura internacional termine impactando en el país y en qué medida el tsunami interno creado logre remitir y de que haya una cierta normalización de la economía a lo largo del año que viene.
    -¿Cómo piensa que va a evolucionar el empleo?
    -El panorama mundial es de recesión y, por lo tanto, lo que va a estar a la orden del día en el mundo serán despidos, cierres de fábricas y algo de esto le va a pegar a la Argentina, por más que se tomen medidas tendientes a mantener alta la demanda interna. Habrá un incremento de la tasa de desempleo que va a acompañar la necesaria racionalización que van a hacer las empresas para hacer frente a los menores precios internacionales y a la disminución de la demanda. Habrá que ver si a esto se le agregan problemas en el sistema financiero, por el traspaso de fondos de las AFJP, como la eliminación de los fideicomisos. Por lo tanto, todo el panorama indica que vamos hacia una economía con una tasa de crecimiento inferior, una caída de la producción en algunas actividades y un nivel de empleo menor.
    -¿Entonces en su opinión la estatización de los fondos va a traer una caída en los créditos?
    -Todo depende hacia donde se orienten los fondos de las AFJP, pero todo indica que van a estar abocados a financiar inversión pública, fundamentalmente obras de infraestructura, quizás el tren bala o algún otro proyecto de ese tipo, y a absorción de bonos del Estado. Por lo tanto, efectivamente creo que una de las consecuencias directas e indirectas, por la desaparición de los fideicomisos, será la restricción del crédito.

    © iProfesional.com
     

Compartir esta página