Caminando entre Muertos (Capitulo2 al 100% - Parte 1)

Tema en 'Casos Paranormales' iniciado por ZhenLong, 20 Ago 2011.

  1. Zhe

    ZhenLong
    Expand Collapse
    Recluta

    Mensajes:
    14
    Me Gusta recibidos:
    0
    PARTE 1 (FALSA AMISTAD)

    (Luis)… ¡No puede ser!, pero ¿si tú eres? El “Señor Enrique”, ¡Santo Dios!, como es ¿que esta vivo usted?, no sabía nada de usted, creí que también estaba infectado como los otros. ¿Como llego hasta aquí señor? o era uno de los refugiados en este estadio. Porque mi, grupo y yo sufrimos mucho para llegar hasta aquí, por favor dígame de una vez, porque me estoy volviendo loco.


    (Sr. Enrique)… ¡Gracias!, Luis por salvarme te estaré muy agradecido toda la vida. Bueno no puedo decirte mucho: pero aquí paso lo siguiente, la infección se propago y bueno nos refugiaron, la policía también los bomberos, hacia el estadio bloquearon la entrada con autos y camiones grandes y la salida también, pero nadie pensó que ya había infectados dentro del estadio.

    (Luis)… ¿Infectados dentro?, no entiendo ¿cómo así?

    (Sr. Enrique)… Lo que trato de decirte es que mientras se refugiaban aquí, muchos de ellos estaban infectados, pero actuaban normal, poco después al cabo de unas horas empezaban con fiebre muy alta y vomitaban todo lo que tenían dentro a varios se les hinchaban los ojos algunos gritaban muy fuerte me atrevo decir que parecían lobos hambrientos muchos de ellos empezaban a morir y los familiares de estos, traumados con tales escenas cargaban a sus muertos y los llevaban allí en el campo de futbol, y mientras algunos no se resignaban a perder a sus seres queridos; en un abrir y cerrar de ojos, los muertos empezaron a levantarse y a alanzarse sobre los que tenían cerca y a perseguir a todos incluyéndome a ¡mi!, yo estaba con mi esposa y mis dos hijas pero ni ella ni mis hijas se salvaron (Lágrimas), no pude hacer nada por ellas fueron víctimas rápidamente.

    (Luis)… Espere usted dijo perseguir pero si ellos son lentos. Al menos que...

    (Sr. Enrique)… ¿Tu también lo sabías?, si te dije perseguir y lo escuchaste bien, porque ellos pueden correr y son muy veloces mientras devoraban a los demás y veía como eran arrancados sus órganos y demás partes también escuchaba los gemidos de los muertos y los gritos extremos de dolor de los civiles; yo me escape de milagro no lo pensé ni dos veces, me fui directamente a la planta baja del estadio, en la zona donde está es vestuario de los jugadores de futbol americano. Había mucha gente abajo me veían correr como loco pero no sabían lo que estaba pasando arriba yo me encerré allí en aquel cuarto, como un loco, al rato escuchaba los gritos de los demás, suplicaban ayuda y demás palabras, yo no sabía qué hacer si salir ayudar, pero no preferí en ese momento ser malo y salvar mi propia vida, si ya había perdido a mis seres queridos.

    (Luis)... Sr. Enrique usted dijo al principio que, las personas evacuadas que estaban adentro, eran normales hasta ese entonces y al cabo de algunas horas empezaron con los síntomas, es cierto o escuche mal.

    (Sr. Enrique)… Si es cierto eso, pero ¿cuál es tu duda?

    (Luis)… Mi duda es que si no tenían mordida alguna, como estaban infectados de que manera porque creo yo que había un control de los evacuados.

    (Sr. Enrique)… Es verdad ninguno presentaba mordida alguna, y los controles solo fueron externos y no internos.
    (Luis)… ¿Internos?, ¿qué quiere decir con eso? No entendí bien.

    (Sr. Enrique)… ¡No nada!, quise decir que no los revisaron bien.

    (Luis)… A es cierto por ese descuido pagaron caro todos.

    (Sr. Enrique)… ¡Maldita sea!, este chico me traerá más problemas, pero tengo que actuar normal y no levantar sospechas sino… el plan se arruinara y yo estaré muerto. (Hablando mentalmente, para sí mismo)

    (Luis)… Sr. Enrique, ¿Le pasa algo?

    (Sr. Enrique)… ¡No nada!, digo si aun no logro superar la muerte de mi familia, pero bueno lo importante es que ahora somos un equipo y eso es lo que importa.

    (Luis)… ¡Sí!, es verdad yo acabo de perder a mis compañeros hace unos minutos atrás. Hicieron hasta lo imposible para llegar al centro.

    (Luis)…¡Por cierto!, no me dijo como es que quedo atrapado allí de donde lo saque.

    (Sr Enrique)… Bueno yo mientras permanecía en el cuarto escuche la voz de una persona no sabía si salir o no, pero después todo se calmo, y creo que ese alguien alerto a los muertos con su presencia y es allí donde yo aproveche, primero me aguante unos minutos y me arme de valor y salí de allí, por el camino encontré un bate de beisbol, aparte tenia puesto ya el equipo de juego con el casco y demás. Salí de la planta baja y me dirigí atrás de aquella persona porque tenía un arma lo sé, escuche muchos disparos, lo vi subir por encima de unos contenedores y los muertos que estaban atrás de, aquella persona, seguía disparando y dejando por el camino a varios muertos a excepción de tres que lo perseguían yo aproveche eso y llegue hasta aquí, cuando vi un grupo de gente vi la escena y aquel impacto fue tremendo, en ese momento no sabía de que tu también estabas aquí. El impacto me lanzo hasta la caseta de control de no haber sido por esta vestimenta que tenia puesta, lo más seguro es que pude haber quedado aplastado y muerto al instante. Y fue una suerte que el impacto también te lanzara casi por el mismo sitio donde yo quede atrapado, recobre la conciencia si y logre escuchar una voz me parecía familiar y gracias a Dios me salvaste amigo Luis.

    (Luis)… Seguro al que usted vio que perseguían los muertos, era Erick.

    (Sr. Enrique)… ¿Erick dices?

    (Luis)…¡Sí!, el tomo la decisión de ir por la planta baja del estadio para llegar a la torre de control, pero ni él, ni yo, ni los demás teníamos en mente, que ahora lo muertos pueden también correr. Seguro se encontró con muchos de ellos allí abajo es por eso que salió corriendo y en su desesperación de no ser mordido, busco una salida de emergencia y así pudo llegar hasta el otro lado del estadio.

    (Sr. Enrique)… ¡Ah!, ahora comprendo todos aquellos que estaban allí hace un rato eran tus amigos más cercanos.

    (Luis)… Si, a excepción de Erick y Bertha, a ellos los conocí en mi lucha por seguir vivo.

    (Sr. Enrique)… ¡Ok!, te entiendo y comprendo exactamente como debes sentirte ahora, pero tienes que ser fuerte y seguir para adelante no puedes dejarte vencer piensa que lo que hicieron ellos, fue por una noble causa de que tu siguieras vivo y ser una esperanza para la humanidad. ¡Compréndelo!

    (Luis)… Si yo quiero comprenderlo pero soy muy débil. No creo que dure mucho tiempo con vida aquí.

    (Sr. Enrique)… ¡No te dejes vencer!, ¡ánimo muchacho aun se puede!

    (Sr. Enrique)… Por cierto, ¿te diriges hacia el centro?

    (Luis)… ¡Así es!, y como lo sabe

    (Sr. Enrique)… ¡Me lo suponía!, pero lamento darte una mala noticia. Y no creo que te guste para nada.

    (Luis)… ¿Una mala noticia?, después de esto, no creo que haya una peor.

    (Sr. Enrique)… Pues escucha, el centro está totalmente hecho una ******.

    (Luis)…! Qué!, como que está ¡hecha ******!, pero si en la radio escuche algo totalmente diferente.

    (Luis)… ¡No!, yo no puedo creer lo que usted me está diciendo Sr. Enrique, eso es imposible todo menos eso. Yo tengo que ir allá mismo y convencerme de lo que usted dice es verdad. Porque no me cabe en la cabeza que todo este sacrificio haya sido en vano.

    (Luis)... Voy con o sin ¡usted!

    (Sr. Enrique)…¡Está bien!, yo te acompañare y te vas a convencer de lo que te digo es verdad. ¿Estás listo?

    (Luis)…¡Siempre!, lleguemos al centro solo una cuadra mas.

    (Sr. Enrique)… Luis, me puedes emprestar algún arma, porque no creo que sin arma, pueda hacer mucho, veamos que arma tienes.

    (Luis)… Solo, tengo una escopeta y una mágnum munición para ambas armas, y dos linternas. Fuera de algunas provisiones y también las armas de mis amigos y algunas de sus provisiones que aun sirven.

    (Sr. Enrique)…Bueno no está mal, cogeré las dos armas, y una linterna para el anochecer, las provisiones, tenlas tu, allá trataremos de buscar un poco más.

    (Luis)… Si tiene razón, y si tenemos suerte, tal vez hasta supervivientes.
    (Luis)… Bueno ya estamos listos, ahora si ¡larguémonos de aquí!
    (Luis)… De acuerdo.
    (Luis)…Tengo un mal presentimiento con el Sr. Enrique, siento gran desconfianza en él, a pesar que los conozco. Pero actuare normal si es que quiero seguir viviendo. (Hablando mentalmente, para sí mismo).

    “El único sobreviviente, Luis se dirige al centro de la ciudad, pero no está solo se le unió el Sr. Enrique, pero este le advirtió que no es buena idea ir al centro, Luis no hace caso y quiere comprobar, con sus mismos ojos que la advertencia es real. Por otro lado, en el centro se vive otra historia.”

    “Centro de la cuidad”–Comisaria – 2do Piso

    (Tte. Miguel)…Aquí el teniente Miguel, si hay alguien allí por favor que responda, necesito ayuda tengo a dos personas un cabo del ejército y un civil, los demás están muertos, si alguien nos escucha por favor, necesitamos un helicóptero. Cambio y fuera. (Cab. Daniel)… ¡Es inútil!, nadie vendrá es rescatarnos, pasaron tres helicópteros y ni uno de esos malnacidos se animo a recogernos, moriremos aquí. (K)…No pierda las esperanzas, cabo, tenemos suerte porque estamos en segundo piso y ellos, no pueden subir además; es porque aun no se dieron cuenta de nuestra presencia aquí arriba, tenemos que seguir esperando un poco más, de lo contrario, no nos quedara otra opción que salir y escapar.

    (Tte. Miguel)… Es cierto no sea tan pesimista cabo el civil tiene toda la razón. Por cierto cual es su nombre civil.

    (K)… Mi nombre es Khryztyan pero debido a las circunstancias pueden llamarme “K”, así de simple nada más para evitarnos problemas. (Sonrisa fingida). (Cab. Daniel)… ¡Que estúpido!
    (Tte. Miguel)… No sea así cabo usted, está muy agresivo. (K)…Déjelo teniente entiendo su amargura del cabo.
    (K)… Pobre tipo, si supiera quien soy en realidad no creo que diría lo mismo.(Hablando mentalmente, para si mismo)

    (Cab. Daniel)…Yo no quiero morir por esas cosas. Tenemos que salir de aquí como sea, prefiero morir de un balazo por mi propia mano que ser devorado por esos monstruos. ¡Eso jamás! (Tte. Miguel)… Descuide cabo, estamos en segundo piso del departamento y dos pisos mas arriba esta la azotea, alguien tiene que subir y ver desde la azotea todo el panorama. (Cab. Daniel)… No quiero desilusionarlo, teniente pero esos malditos saben de nuestra presencia y no van a estar tranquilos hasta devorarnos, si derriban el portón de la entrada principal y entran en masa estaremos en graves problemas.

    (K)… Eso es más que cierto, yo iré a la azotea a revisar como esta por abajo. (Cab. Daniel)…Está bien. Pero lleve esta arma por su protección si se encuentra con algunos de esos aunque dudo que allá alguno aquí adentro. Pero no dude en disparar y recuerde directo a la cabeza o en las rodillas y piernas.
    (Tte. Miguel)… Es cierto no lo dude solo dispare.

    (K)…Está bien, iré a la azotea.

    “Mientras el civil “K” va camino a la azotea para una mayor vista de lo que pasa abajo, el oficial y el militar se ponen a idear la forma de escapar dela comisaria sin ser detectados por los muertos. El cabo tiene una idea pero el teniente le dice que es muy arriesgada.”

    (Tte. Miguel)… ¡La idea esta perfecta!, pero no somos solos nosotros dos también está el civil y el no está preparado como nosotros.

    (Cab. Daniel)… ¡Si lo sé!, pero ¡que nos importa él!, el asunto somos nosotros dos y toda esa horda de muertos hambrientos de carne fresca. Si no hacemos esto no saldremos de aquí nunca, al menos que quiera arriesgar su vida por el civil, eso ya problema suyo no el mío teniente.

    (Tte. Miguel)… Es cierto usted tiene toda la razón, vamos a buscar al civil y hacerle saber no le queda de otra, el tiene que participar en esto si es que quiere vivir.

    (Cab. Daniel)…Está bien vamos a buscarlo.

    (K)… Ya me estaba aburriendo de estos tipos, ¡maldición! el virus se expandió demasiado rápido, esto no debió ser así, era para algo benéfico, no maléfico maldito “Sr. Enrique” donde quiera que estés. ¡Espero que muerto!

    (K)… ¿? (Sonido de quejidos dolorosos)

    (K)… Proviene de ese cuarto, ¿Qué será?, ¡no! mejor no abro la puerta no vaya hacer uno de esos muertos asquerosos.

    ¡Ayudaaa!

    (K)… ¡Maldición!, alguien está en problemas. ¡******!
    (K)…De una patada tengo que derribar esa puerta, y si es un muerto no dudare en disparar.

    “Kryztyan, abre la puerta del cuarto de una sola patada; donde escucho los quejidos y se da con la sorpresa que un policía está siendo atacado por zombies, dudó en disparar porque el policía aun seguía con vida, pero el sabia que terminaría convertido como los otros, reacciona y dispara en las podridas cabezas de los muertos y también del ya casi muerto policía. Le dio tanto asco la escena que empezó a vomitar al ver al policía con sus órganos fuera de él.”

    (K)… ¡Maldición!¡Que asco!, pero tenía que hacerlo era yo ellos, y no me quedaba de otra.
    (K)…Un momento esos que mate, también eran policías y al que pedía ayuda también, deben tener armas y algo de municiones, a ellos ya no les sirve pero a mí sí, tengo que regresar.

    “K” regresa de nuevo al cuarto.

    (K)…Haber nada por aquí, nada por acá, no tienes nada.
    (K)…Este tiene, algunas balas y 2 pistolas, que bien sirvió de algo.
    (K)…Haber tu que me pedias ayuda, veamos que tienes aquí. ¡Dinero! como si sirviera, una pistola mas, cuatro granadas, y….
    (Voz misteriosa)… ¡Gracias por salvarme!
    (K)… ¡Carajo!, pero si tu estas muerto como puedes hablar aun.
    (Voz misteriosa)…No, es el, soy yo, aquí arriba entra al cuarto y mira hacia arriba
    (K)… ¿Qué?, no estoy con bromas sal de una vez si no quieres morir, no respondo optare por disparar.
    (Voz misteriosa)… ¡Esta bien! yo saldré pero por favor no dispares, estoy bien, no estoy infectada.
    (K)… ¡Sal de allí! de una vez ¡maldita sea! Estoy diciendo enserio si no sales a los 3 segundos que cuento, Yo disparo no me importa quién seas.
    (Voz misteriosa)… Ya por favor pero no te desesperes, ten en cuenta que también estoy asustada con lo que está pasando que no se si confiar en ti.
    (K)…¡Eso no me importa! a mí, baja de una vez!

    “La persona quien agradeció a ”K”, era una jovencita, que el principio dudaba mucho de él, que no sabía si estaba infectado como los demás, al parecer ella que estaba en la parte de arriba del camarote por su seguridad. El infortunado hombre a quien atacaban los muertos, cuando “K” abrió la puerta era el padre de la chica.”

    (K)…Así que eres una mujer. ¿Cuál es tu nombre?

    (Voz misteriosa)…Mi nombre es Lucia Berzoti Vela hija del Capitán Ricardo Berzoti. El cuerpo que esta tirado allí es de mi padre. (Voz baja y con ganas de llorar)

    (K)… ¡Que!

    (K)… Era tu padre…. ¡Dios mío! y que hacías encerrada allí con él y dos podridos más. Además yo dispare porque no me quedaba de otra era él o yo. En mi lugar también hubieras hecho lo mismo, lo sé.

    (Lucia)… Si yo te entiendo no te quedaba de otra, el me mando subir en la parte de arriba del camarote, porque él estaba cuidando de sus dos compañeros hasta ese momento todo estaba bien, pero después del rato ellos empezaron a convulsionar y muy fuerte mi padre, los trataba de calmar y yo no sabía qué hacer, fue entonces que se tranquilizaron y se quedaron como muertos ni respiraban ni nada, mi padre quiso salir por ayuda pero yo le pedí que no me dejara sola.

    (Lucia)…Mi padre me hizo caso, así que se quedo conmigo a sus dos compañeros los puso a uno en cada cama hasta allí nunca nos imaginamos que pasaría esto. Pero después todo cambio.

    (K)… Pero ustedes no sabían que una vez mordidos ellos también terminarían por convertirse. ¡Que tontos fueron!, debieron salir de allí y no pasar por eso es mas ni hubieras perdido a tu padre.

    (Lucia)… Si ¡ahora lo sé! pero en ese momento no creí que pasaría eso, trata de comprenderme. Al cabo de un tiempo sus compañeros reaccionaron y empezaron a quejarse mucho de que les ardía el estomago, como si nunca antes hubieran probado comida, le hicieron saber a mi papá que tenían mucha hambre, mi papá trato de calmarlos, dándoles una barra de chocolate que el guardaba siempre en sus bolsillos para calmar su hambre, pero les fue imposible ellos seguían gritando hasta que por sí solos se calmaron, yo miraba en silencio todo; fue entonces cuando, uno de ellos se levanto y se abalanzo contra mi padre, debido a que no podía caminar bien cayeron al suelo, el quiso sacar su arma para dispararle, pero le fue inútil el otro también se levanto y se arremetió contra mi papá, ambos lo mordían sin parar el gritaba mucho yo no podía hacer nada, solo mirar cómo era atacado, apenas y me pude contener.

    (K)… Si entiendo y comprendo a la perfección, como debiste haberte sentido en ese momento. Pero no estás sola ahora me tienes a mí y yo a ti, aparte dos sobrevivientes más. Un Teniente de la propia comisaria y un cabo del ejército, ellos se están al otro lado de la comisaria buscando la forma en cómo salir de aquí.

    (Lucia)… ¡¿Teniente?! Dices, tal vez lo conozca y ¿cuál es el nombre? y apellido del teniente.

    (K)… Sí, bueno su nombre es Miguel el apellido si no lo sé.

    (Lucia)… ¡Así!, bueno aquí había muchos policías con ese nombre, ¿y tú eres?

    (K)….Soy Khryztyan Priapos Verzky, pero puedes decirme “K”. Así se te hace más fácil todo.

    (Lucia)… Entiendo, pero tu forma de hablar no es de aquí, tu eres debes ser Ruso.

    (K)… Si es cierto soy de “Rusia”

    (K)… Pero dejemos las presentaciones para después y dejemos de perder el tiempo, tengo que llevarte donde los otros dos sobrevivientes para que todos juntos podamos escapar de aquí.

    (Lucia)… Está bien te sigo.

    “Kryztyan, se dirige con Lucia, su nueva compañera por ahora, donde los otros dos sobrevivientes, para hacerles saber a los dos que no están solos, y así todos juntos puedan escapar, pero “K” no sabe que ellos ya salieron en su búsqueda a informarle del plan que tienen que escape.” ¿Se encontraran en el camino?
    “Cuarto piso”: Azotea – Acceso Lado “A”

    (Tte. Miguel)… ¡Maldición!, no está aquí arriba, donde ¡rayos! se pudo haber ido, al menos que se haya ido por la otra entrada “B”, que también lleva a la azotea. Cabo tenemos que buscarlo para salir todos juntos no podemos dejarlo aquí seria inhumano.

    (Cab. Daniel)… Pero porque ir a buscarlo, si él sabe que tiene que venir aquí. Era su misión además el mismo se ofreció venir no lo recuerda usted. Es su problema si llega aquí con vida o no, por ultimo si usted quiere vaya buscarlo yo me quedo aquí para seguir presenciando este aberrante panorama. (Expresión sarcástica).

    (Tte. Miguel)… ¡Como puede usted pensar así!, cabo no recuerda que él lo salvo de ser mordido por esos muertos, ya lo olvido. No entiendo que no tiene ni la poca preocupación de él en este momento realmente usted es un ser insensible peor que esos muertos creo.

    (Cab. Daniel)… ¡Sabe que!, ¡no me joda! teniente si sigue así terminare por agujerearle su ¡maldito cerebro! y dárselo a esos muertos deseosos de carne, en este momento no estamos para sentimentalismo ni nada, diga adiós a sus emociones ni mi nivel, ni el suyo valen aquí ahora solos somos unos simples sobrevivientes que buscamos sobrevivir o va a buscarlo o se viene conmigo, entendió.
    (Tte. Miguel)… El cabo esta triste lo noto en sus ojos, realmente el también está sufriendo pero, trata de disimular su tristeza fingiendo agresividad, no perderé más tiempo e iré a buscar a “K”, ¡maldición! cuando más te necesitamos se te ocurre desaparecerte. (Hablando mentalmente, para sí mismo).

    (Cab. Daniel)… ¿Teniente? ¡Aun sigue aquí! ¿Que está esperando?

    (Tte. Miguel)… ¡Ah!, no nada iré a buscarlo, ya regreso.


    “El Teniente baja desde la azotea, que está en el cuarto piso al tercer piso buscando cuarto por cuarto; a medida que no encuentra a “K” su impaciencia va aumentando, solo tienen libre acceso desde el segundo piso hasta el cuarto piso, ya que el primer piso está bloqueado, fuertemente, por ahora.”

    “Tercer piso”:“Lado “A”

    (Tte. Miguel)… ¡Maldición! no está por aquí, tampoco en por allá, donde rayos se metió, o tal vez fue mordido por uno de esos muertos, aunque dudo mucho porque la comisaria esta vacía a excepción de nosotros.

    (Tte. Miguel)… “K” donde estas (gritando).

    (Tte. Miguel)… Haber, se demoro mas del tiempo de lo debido, mientras nosotros subíamos el pudo haberse ido por el lado B (derecho) de la comisaria. Entonces él está por el segundo piso. Eso es.

    “Segundo piso”: Lado “B”

    (K)… ¡Maldición!, no están ellos dijeron que me esperarían aquí mientras yo veía como iba allá abajo desde la azotea, un momento yo nunca subí a la azotea. Entonces ellos debieron notar mi demora y están allá arriba.

    (Lucia)… Que pasa “K”, no están aquí, si lo que tú dices es cierto entonces ellos deben estar preocupados por ti esperándote o dando vueltas mientras nosotros estamos aquí, tenemos que subir.

    (K)… Si es verdad, tienes toda la razón vámonos.

    “Segundo piso: Lado “A”

    (Tte. Miguel)…“K”, ¿estas aquí? si estas por aquí sal de una vez, te necesitamos para salir todos juntos de aquí. Responde de una vez.

    “Cuarto piso”: Azotea

    (Cab. Daniel)… Joder, los muertos están mas y mas juntos será difícil salir de aquí, lo peor es que si siguen así, terminaran por atravesar la entrada principal de la comisaria. Ya no puedo seguir así creo que saldré de aquí solo.

    (K)… Cabo, ¿donde está el teniente?, los estuve buscando desde el segundo piso, tercer piso y no los encontré creí, por un momento que se fueron sin mí.

    (Cab. Daniel)… ¡Eres un imbécil! te fuimos a buscar porque, te demoraste mucho y nada, no aparecías creímos que estabas muerto. Tenemos que irnos de aquí los muertos pueden en cualquier momento romper el portón principal, y… ¿quien es esa chica?

    (K)… Ella es Lucia hija de un Capitán de la policía local. El teniente donde está.

    (Cab. Daniel)…El se fue a buscarte a ti.

    (K)… Entonces iré a buscarlo también Lucia tu quédate aquí.

    “Y en ese instante del otro lado, el teniente está abriendo la puerta y su impresión es”

    (Tte. Miguel)…“K”, ¡rayos! hombre donde estaba usted, llevo buscándolo los otros dos pisos, y nada creí que ya estaba muerto.

    (K)… Yo no sé qué decirle teniente discúlpeme pero paso algo imprevisto. Se lo contare cuando conozca a alguien.

    (Tte. Miguel)… Conocer a alguien, hay más personas vivas aquí adentro aparte de nosotros. ¡Esto es increíble! creí que solo nosotros éramos los únicos sobrevivientes.

    (K)… Si parecía eso pero ahora es diferente. Bueno Lucia ven aquí quiero que conozcas a.

    (Tte. Miguel)…Espera, ¿Lucia dices?, ella es la hija del Capitán Bertzoti.

    (K)… Usted la conoce entonces.

    (Tte. Miguel)… ¡Si creí!, que el capitán había muerto allá abajo con ella pero no sabíamos mi equipo y yo que ellos están dentro de la comisaria es sorprendente como el capitán hizo para sobrevivir. Y por cierto donde está el capitán.

    (K)…El capitán está muerto.

    (Tte. Miguel)… ¡Que! está muerto ¿pero cómo?

    (K)… ¡Porque yo lo mate!

    (Tte. Miguel)… ¿Qué?, como usted hizo eso no puede ser ¿usted es loco o que?

    (K)… ¡Teniente!, comprenda por favor era él o yo, además ella lo sabe porque ella presencio la escena y creo que ya me perdono porque también le salve la vida.

    (Tte. Miguel)… Entonces ella esta bien, ¿no tiene ni una mordida?

    (K)…Si eso creo.

    (Tte. Miguel)… Si es lo mejor vamos.

    (K)… ¿Lucia?, es el teniente Miguel.

    (Tte. Miguel)… ¡Hola Lucia!, no creí encontrarte por aquí.

    (Lucia)… ¡Teniente! me es una alegría encontrarlo de nuevo ya que mi padre no está ahora.

    (Tte. Miguel)… ¡Si lo sé!, ya “K” me conto todo pero era él o ellos. (Cab. Daniel)… ¡Lamento! interrumpirles, pero tenemos que ¡largarnos de aquí! (Lucia)… ¡Señores!, miren hacia el norte parece que alguien viene y no son muertos parecen ser dos personas.

    (K)… Haber usare los binoculares, es cierto ¡son dos personas!, lo peor del caso es que se está dirigiendo directo a la horda de muertos. ¡Tenemos que advertirles!, que ¡no se acerquen más! (Tte. Miguel)… Es verdad es ahora o nunca. (Cab. Daniel)… Lucia ayúdame con esto si es que quieres vivir. (Lucia)… Si dígame que hago, ¡ok!, entiendo.

    “A pocos metros del centro de la ciudad.”

    (Luis)… ¡Señor! ya casi estamos en el centro menos de 50 metros.

    (Sr. Enrique)… ¡Es cierto!, pero tengo un mal presentimiento, no es bueno ir de frente, lo mejor que podemos hacer es buscar, una entrada hacia la comisaria y que sea por la parte trasera, un acceso hasta llegar a la azotea.

    “A 50 metros del centro se encuentran Luis y el Señor Enrique, están a punto de enfrentarse con la horda de muertos su única salida es la señal de los otros sobrevivientes.”
     
  2. pol

    pollolol
    Expand Collapse
    Sargento

    Mensajes:
    204
    Me Gusta recibidos:
    2
    O_O FUCK YEAH !! :D Wenasa
     
  3. o0o

    o0oAngel
    Expand Collapse
    Sargento

    Mensajes:
    334
    Me Gusta recibidos:
    33
    me parecio exelente tu historia pero seria mejor si resumes un poko la gente no lee tu historia xq es muy larga pero como tengo tiempo lo lei y ta xvre sige asi:arriba::arriba::arriba::arriba::arriba::arriba::arriba::arriba::arriba::arriba::arriba:
     

Compartir esta página