Ciencia y Religion

Tema en 'Curiosidades' iniciado por Jes5888, 26 Feb 2012.

  1. Jes

    Jes5888
    Expand Collapse
    Sargento

    Mensajes:
    253
    Me Gusta recibidos:
    65

    [​IMG]
    He de confesarles que me he resistido a publicar este artículo. Pero al final he decidido hacerlo.
    Este artículo es un tanto especial porque necesita de un conocimiento previo, sobre todo de la historia de cada uno de los dos personajes que en él aparecen (e ahí su importancia).
    Por mi parte intentaré explicar lo que buenamente pueda sobre ellos. Avisándoles, claro está que – aunque parco cronista como soy – quizás deban de leerlo un par de veces.

    Primeramente se han de situar ustedes en la vetusta y muy antigua universidad Oxford. Allí se produjo un debate un tanto especial. Un debate filosófico sin precedente ni parangón. Imaginen que son una de esas miles de personas que pudieron verlo en directo.
    El auditorio de la facultad de Teología de la universidad inglesa servirá de terreno de juego para una discusión sobre los orígenes de la vida y del universo entre el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, y Richard Dawkins, biólogo evolucionista autor de «El gen egoísta» (1976) y «El espejismo de Dios» (2006).
    Sin acuerdo sobre el futuro, ambos han pasado a medir sus ideas sobre el pasado de la especie y el origen de la vida. Dawkins, que es un conocido polemista, tiende a ridiculizar – como lo leen, a ridiculizar – las versiones religiosas y creacionistas de la existencia, ha actuado como un agnóstico humilde más que como iconoclasta clásico.
    El clérigo anglicano, que ya mantuvo con él un sonado debate televisivo hace dos años en Channel 4, ha tenido problemas para romper el argumento de su rival. De hecho, como buen obispo, se cuidó de no mentar demasiado a Dios.
    El obispo inició el debate como sólo los religiosos saben hacer. Recalcando una obviedad (que a mí no me lo parece tanto):
    “Los seres humanos son los únicos miembros del Universo que hablan del Universo”.
    La discusión moderada, era interrumpida en ciertos momentos, por el filósofo Anthony Kennedy, quien exigía a Dawkins la explicación de cómo las leyes de la física dan respuesta, por sí solas, a la existencia de los seres humanos. A lo que Dawkins contestó: “Se explica por una mezcla del proceso de la selección natural y las leyes de física” en alusión a Darwin y Newton. O a los planteamientos de estos (que si bien son incompletos y circunscritos a un ámbito local concreto evidencia la falta de conocimiento al respecto por parte del cura y del filósofo).
    Sobre el origen de la vida en la Tierra, Dawkins ha afirmó: “La selección natural explica mucho de eso», aunque reconociendo que «nadie sabe como se originaron las primera moléculas de vida[...] La primera formación debió de ser algo parecido al ácido ribonucléico[...] Un proceso que, siguiendo su lógica, debió de repetirse en todo el universo, por lo que «el universo debe estar lleno de vida”.
    El arzobispo, conocido por sus posiciones progresistas, definió a Dios como un “micro manager” que deja lugar para el azar y los accidentes. Y defendió la Biblia, ante las ironías de su rival, como una herramienta para conocer nuestro lugar en el universo, más que para encontrar una explicación a su formación. Además afirmó que el alma existe y que sobrevive a la muerte.
    El clímax se alcanzó con la siguiente pregunta: «¿De dónde venimos?». Un punto en el que no había dialógo razón-fe posible. «Somos una colección de átomos, todo surgió de la nada», ha dicho el biólogo. «No», ha replicado el clérigo, «venimos de una mezcla de amor [de Dios] y de Matemáticas».
    Del desencuentro ha surgido la magia del mal llamano amor. Dawkins se ha mostrado «maravillado» de que «las leyes de la Física hayan conspirado para crear algo tan maravilloso como los canguros, las plantas y los seres humanos», y «asombrado» ante el hecho de que «una mera colisión de átomos haya generado el mundo en el que vivimos». El arzobispo anglicano ha confesado entonces sentirse admirado por esa «hermosura», pero ha insistido en que la Física no le basta para explicarla.
    Los dos han firmando las tablas en torno a esta común apreciación de que «la Creación es bella», sin demostrar —eso sí— si se debe a una mera “colisión de átomos” o a la mano de Dios.
    Mi opinión al respecto me la guardo. Pero les animo a que desarrollen una al respecto.
    fuente:mundodesconocido
     

Compartir esta página