Cinco años en el espacio

Tema en 'Foro Libre' iniciado por Frank, 3 May 2008.

  1. Frank

    Frank
    Expand Collapse
    Administrador
    Administrador

    Mensajes:
    818
    Me Gusta recibidos:
    23
    [​IMG]




    Hace medio siglo el sueño era poner un artefacto a orbitar la Tierra y llevar al primer hombre a la Luna, hoy al cumplir 50 años de existencia, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) tiene como meta construir una estación lunar y poner al primer humano en Marte.
    En cinco décadas, la NASA —la principal agencia espacial en el mundo— ha logrado arrancar innumerables secretos al cosmos y poner al alcance de los humanos los cuerpos celestes que han maravillado a la humanidad a lo largo de la historia.


    La existencia de agua en la Luna y Marte, la composición de las atmósferas de Júpiter, Venus, Mercurio, Saturno y Neptuno, así como la presencia de planetas fuera del sistema solar, son sólo algunos de los descubrimientos que ha conseguido la agencia estadounidense.


    Su principal logro fue el haber puesto al primer ser humano en la superficie lunar en julio de 1969, hazaña que ninguna otro país ha conseguido.
    Los innumerables artefactos que ha puesto en el cosmos, desde el telescopio espacial Hubble, que este 2008 cumple su mayoría de edad, hasta la sonda Vikingo I, que ya se encuentra fuera de nuestro vecindario estelar, le han dado ventajas a la NASA en comparación con el resto de agencias del mundo. Sin embargo, las crisis económicas que sufrió en los años 80, aunado a los graves accidentes como las explosiones de los transbordadores Challenger y Columbia, y el papel secundario que tuvo el proyecto Skylab, en comparación con la estación espacial Mir —desarrollada por la Unión Soviética— han provocado una nueva etapa en la NASA, enfocada más a la colaboración internacional.


    Así se ha consolidado el proyecto de la Estación Espacial Internacional (EEI), en donde cooperan 18 naciones, entre ellas Rusia; se espera que para 2010 esté finalizada.


    Su conclusión le significará a la NASA un nuevo reto, pues deberá reemplazar los transbordadores espaciales por los nuevos cohetes Ares, dentro del programa Constelación, que ha adaptado lo mejor de la tecnología empleada en el proyecto Apolo y en los transbordadores espaciales.


    Los cohetes Ares tendrán la misión de llevar el material y los humanos para construir una estación en la Luna que pueda servir como base de lanzamiento de naves para explorar otras regiones del sistema solar, principalmente Marte.


    Mientras llegan a Marte, la NASA ya prueba en la Tierra el explorador DepthX, cuyo fin será hallar algún indicio de vida en el subsuelo de los polos marcianos, donde de acuerdo con diversas sondas espaciales existen evidencia de agua.


    En tanto, el telescopio espacial Hubble que será reparado en el segundo semestre, permanecerá orbitando la Tierra hasta el año 2013, cuando el Telescopio Espacial James Webb, que actualmente se construye en diversas universidades estadounidense, sea puesto en el espacio.
    Los aportes que la NASA ha hecho a la comunidad científica son incontables. Y hoy, tras 50 años de vida, se ha convertido en una organización divulgativa imprescindible para comprender nuestro planeta y, sobre todo, la materia que lo rodea.


    Ejemplo a seguir
    Junto con la Agencia Espacial Soviética, la NASA ha logrado (a partir de logros científicos que luego se traducen en económicos) que diversos países se interesen por crear agencias espaciales.


    “Si bien no existe una cifra en concreto se puede pensar que casi 50% del PIB de Estados Unidos proviene directa o indirectamente de desarrollos científicos y tecnológicos alcanzados a partir de la investigación espacial”, comenta Fernando de la Peña, precursor de la Agencia Espacial Mexicana (AEXA).


    Muestra de ello, dice, es que la Agencia Espacial China, una de las más jóvenes en su tipo, por cada dólar que invierte recupera por lo menos siete. Eso ha impulsado que más de 40 países se hayan sumado a la investigación espacial con agencias nacionales; sin embargo, México tardará mínimo cuatro meses más para decidir si crea o no su agencia espacial.


    Brasil, país que empezó a la par de México con la idea de crear una agencia espacial en los años 90, ya logró consolidar su proyecto; eso le ha permitido tener hoy sus propios cohetes, diseñar satélites, ser socio de la EEI y desarrollar empresas aeronáuticas como Embraer, que es la tercera más importante del mundo, de la cual México compra gran parte de su flota.



    Fuente: ElUniversal
     

Compartir esta página