Condenan a 4 chinos por comerse 40 tortugas

Tema en 'Curiosidades' iniciado por Jes5888, 18 Feb 2012.

  1. Jes

    Jes5888
    Expand Collapse
    Sargento

    Mensajes:
    253
    Me Gusta recibidos:
    65
    A las afueras de Johannesburgo se puede visitar China sin subir al avión. Una calle, por lo menos. En la arteria principal del barrio de Burma, frente a los restaurantes asiáticos, vendedores ambulantes comercian con ranas, pescado seco o verduras en polvo. No hay rastro de negros y, si los hay, suelen observar el género entre gestos de sorpresa o directamente de asco. Pero las diferencias gastronómicas pueden acarrear más reacciones que una mueca de aversión. Esta semana, cuatro ciudadanos chinos fueron condenados en Zimbabue por cargos de extrema crueldad animal por matar y comer tortugas, un animal habitual en la cocina china.
    La policía encontró en una casa de Bikita, al sur de Harare, unos cuarenta caparazones, carne de tortuga y trece ejemplares vivos. Se trata de los primeros chinos detenidos en el país sudafricano por un caso relacionado con sus hábitos alimentarios.
    La Sociedad Nacional de Prevención de la Crueldad en Animales señaló horrorizada en un comunicado que "las tortugas eran sumergidas vivas en agua hirviendo para separar el caparazón de la carne". Aunque esto puede recordar a la manera de cocinar langostas en otras latitudes, en Zimbabue sonó a crimen atroz.
    Los investigadores ahondaron en la falta de humanidad de los detenidos, a quienes acusaron de almacenar tortugas en bidones, sin comida y obligándolas a nadar en sus propios excrementos.
    Los cuatro hombres admitieron haber matado a cuatro decenas de la especie Kinixys belliana, cuyo número ha disminuido en los últimos años. No se trata de una especie en peligro y ni siquiera está catalogada en la lista roja de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN en inglés), mientras que el Instituto de Biodiversidad de Sudáfrica la clasificó como especie de "menor preocupación".
    No quiere decir que todo vaya bien. El organismo que regula el comercio de especies amenazadas advirtió que este tipo de tortuga podría pasar a estar en riesgo de extinción si su comercio no se regula. La llamada a la prevención no es gratuita: de las 328 especies de tortugas en el mundo, el 62% están en peligro.
    A los cuatro amantes de la carne de tortuga, la jugada les ha salido fatal. Tras detenerles, la policía descubrió que ninguno de los hombres tenía permiso de trabajo y habían entrado ilegalmente en Zimbabue, por lo que ahora podrían ser deportados.
    En realidad, la sensibilidad hacia las especies protegidas va por barrios y momentos. En muchas zonas rurales de África, se ve a los animales como una fuente de alimentación sin más. Los cuatro acusados chinos declararon que los propios zimbabuenses de aldeas vecinas les proporcionaban los animales que luego ellos cocinaban. No es de extrañar: en varias lenguas bantú, habladas en gran parte de África, la palabra nyama utilizada para referirse a la fauna, tiene otro significado de tono menos ecológico: es sinónimo de carne.
    fuente:vanguardia
     

Compartir esta página