Construirán el telescopio más cercano al cielo

Tema en 'Foro Libre' iniciado por Reguser, 19 Ene 2009.

  1. Reg

    Reguser
    Expand Collapse
    Recluta

    Mensajes:
    7
    Me Gusta recibidos:
    0
    Hace más de una década, la Organización Europea para la Investigación Astronómica en el Hemisferio Sur (ESO, en inglés) comenzó a trabajar en un proyecto que será la mayor ventana de la Tierra, que permitirá escudriñar los misterios del Universo.

    [​IMG]

    Este telescopio será un “ojo” de 42 metros de diámetro cuyo espejo estará compuesto por 984 segmentos hexagonales de 1.45 metros cada uno.

    El Año Internacional de la Astronomía —que inauguró oficialmente la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) el jueves último— no se acabará sin que se conozca la ubicación definitiva del Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT, en inglés), y uno de los lugares probables para su instalación es el Roque de los Muchachos, en La Palma, España.
    Para hacerse una idea de sus dimensiones, el E-ELT tendrá 16 veces más sensibilidad que el Gran Telescopio de Canarias, también en España, que funcionará desde marzo próximo.
    El coloso tendrá el tamaño de un campo de futbol y 21 pisos de altura, pesará cinco mil toneladas y será el mayor del mundo en los rangos de observación del óptico y del infrarrojo cercano.
    “Se quiere que tenga una óptica adaptativa que sirva para corregir las turbulencias atmosféricas, con cinco espejos reflectores y otro secundario también fragmentado”, explicó Xavier Barcons, jefe de la delegación española en la ESO.

    El presupuesto necesario se calculó en US$1 mil 700 millones, de los que la ESO tiene solo US$510, y su construcción tardará ocho años, por lo que no se espera que esté en activo hasta el 2017.
    Pero todo se podría retrasar si no se decide este año su sede, disputada entre cuatro países (Chile, España, Argentina y Marruecos), debido a que el diseño también depende del lugar (su clima, sísmica, etcétera, determinarán sus características).

    De éstos, Chile (en Ventarrones) y España (en La Palma) son los dos favoritos. “Chile parte con la ventaja de que todos los telescopios de la ESO están allí y hace mejor tiempo, pero Canarias tiene una buena calidad del cielo; es Europa, donde la inflación de los costos está más controlada, y hay menos actividad sísmica”, argumentó Barcons.

    En el fondo, el objetivo final de la ESO es que Europa no pierda peso en la observación del espacio, y el E-ELT puede revolucionar la astronomía. Entre otras cosas, ayudará a localizar exoplanetas que giran en torno a otras estrellas. “Quizás no veamos una Tierra como la nuestra, pero sí algo similar”, manifestó el científico.

    También acercará a la humanidad a otras galaxias, como la vecina Andrómeda. Además, permitirá hacer cosmología; es decir, viajar en el tiempo hacia la gran explosión, un momento que no está hoy al alcance. En el espacio a más distancia, más se retrocede en el pasado, hasta llegar, quizás, a las primeras luces del Universo.
     

Compartir esta página