El vaticano descubre el pergamino (Mas de 60 metros ) del Juicio de los templarios( ..y la Maldición

Tema en 'Foro Libre' iniciado por adeoxis, 2 Mar 2012.

  1. ade

    adeoxis
    Expand Collapse
    Teniente Coronel

    Mensajes:
    1.223
    Me Gusta recibidos:
    516
    [​IMG]
    Dentro de los Archivos secretos del Vaticano está el pergamino de 60 metros, con todo lo referente al juicio a la Orden de los Templarios


    Un pergamino de 60 metros, escrito entre el 17 y el 20 de agosto de 1308, con la confesión de los templarios ante los tres cardenales enviados por el papa Clemente V al castillo de Chinon.
    [​IMG]
    Los visitantes podrán recrearse con el pergamino de 60 metros que contiene la confesión que los templariosrealizaron a los enviados de Clemente V en el castillo de Chinon.

    Aunque la existencia de dicho documento es ya conocida, el pergamino desvela ahora que el Pontífice estuvo a punto de absolver al Gran Maestre de la Orden, Jacques de Molay, y a otros líderes que llevaban en ella desde la adolescencia.
    [​IMG]
    Ninguno aceptó la culpabilidad en su totalidad, pero todos ellos admitieron la negación de Cristo, escupir sobre el crucifijo, la incitación a la sodomía y la adoración a un ídolo. Sin embargo, como todos abjuraron del cargo de herejía fueron recogidos de nuevo bajo la protección del Papa.
    Clemente V intentó por todos los medios retrasar con arduas investigaciones el juicio a los templarios, pero la presión del monarca Felipe ‘el hermoso’ pudo más que las buenas intenciones del Pontífice con la Orden y el 3 de abril de 1312 publicó la bula ‘Vox in Excelso‘ donde la Orden del Temple quedó prohibida para siempre.
    Con la absolución sacramental de los dignatarios del Templo y el juicio contra la Orden de los Templarios que figuran en un rollo de 60 metros lineales de largo, la absolución sacramental de los dignatarios del Temple llegó en agosto de 1308.
    Los templarios ya habían sido juzgados por los inquisidores franceses y había admitido sus crímenes bajo tortura.
    Posteriormente, Clemente V envió al castillo de Chinon tres cardenales encargados de la tarea de cuestionar el gran maestro y los otros dignatarios: Hugues de Perraud, visitante de la Orden, Raymbaud de Caron y Geoffrey de Charny, preceptores de ultramar y Normandía, Godofredo de Gonneville , preceptor de Poitou y Aquitania.
    Una vez que había confesado sus crímenes, los cinco hombres se les concedió la absolución sacramental y fueron reintegrados en la comunión cristiana. A partir de ese momento, sólo el Papa podía cuestionar, que les obliga a su testimonio, como una cuestión de hecho, retractándose habría hecho relapsi, es decir, aquellos que han repetido los crímenes que habían cometido antes de ser dado de alta. Y el castigo para el relapsi fue la muerte por la quema en la hoguera.
    Templarios ante los jueces: el juicio contra la Orden en suelo francés.
    Después de haber anulado todas las investigaciones anteriores llevadas a cabo por la Inquisición francesa contra los templarios (que había sido detenido por orden del rey francés Felipe el Hermoso), el Papa Clemente V tomó el juicio contra la Orden en sus propias manos.
    Desde el día de la detención de los templarios franceses (Viernes 13, 1307), Clemente V había intentado por todos los medios posibles para contener los objetivos del rey: por preventivamente con los Caballeros del Templo detenidos, dondequiera que estén, por lo tanto tomando parte de las autoridades seculares (22 de noviembre 1307); al anular todas las actuaciones llevadas a cabo por la Inquisición francesa y los hombres del rey y, finalmente, mediante la descarga de setenta y dos caballeros y los cinco altos dignatarios.
    Sin embargo, incluso actuando con criterio.
    ¿Habría sido capaz de evitar la condena de la Orden, algo que el rey francés quería a toda costa?
    Desde la supresión del Templo, Felipe se a reunido nada más que de ventajas: la gran deuda que había contraído con los Templarios, los banqueros de la Corona de Francia, que han sido eliminados y, además, habría finalmente, lograr hábilmente la confiscación de la riqueza de la rica y poderosa Orden.
    El juicio se inició formalmente el 22 de noviembre 1309 y la defensa de los templarios se convirtieron cada vez más fuerte, sin embargo, en ese momento, el rey intervino magistralmente boicoteando el proceso.
    El 11 de mayo 1310, el arzobispo Felipe de Marigny, uno de los hombres de mayor confianza de Felipe y un miembro de su Consejo, convocó al consejo provincial de su diócesis en París, condenando así a cincuenta y cuatro Templarios que se encontraban en su jurisdicción como relapsi, ya que el investigación diocesana había confirmado las confesiones que habían hecho tras la detención en 1307, a pesar de que se había retractado ante el comisario papal.
    Después de los cincuenta y cuatro fueron quemados, los templarios, aterrorizado, tiraron la toalla: entre noviembre y junio de 1311, casi un tercio de los Caballeros de seis centenares de forma espontánea se presentó ante los jueces, sólo para confirmar lo que había declarado en anteriores testimonios.
    Retractándose, lo que significaba la muerte.
    Los testimonios de dos centenares de testigos falsos, teniendo en cuenta al mismo tiempo la contradicción y el deseo de frustrar la defensa de la Orden, están contenidas en el rollo de pergamino es de casi 60 metros lineales.
    —O—
    LA MALDICIÓN DEL GRAN MAESTRE DE LA ORDEN DEL TEMPLE
    “Clemente, juez inicuo y cruel verdugo, te cito a comparecer ante el tribunal de Dios en cuarenta días y a ti, Philippe, antes de un año” (Fr.+.Jacques de Molay, Gran Maestre)
    “La justicia no se hizo esperar”
     

Compartir esta página