El vínculo entre sarcasmo y demencia

Tema en 'Curiosidades' iniciado por Gian..!, 19 Dic 2008.

  1. Gia

    Gian..!
    Expand Collapse
    Subteniente

    Mensajes:
    546
    Me Gusta recibidos:
    0
    El vínculo entre sarcasmo y demencia

    Médicos en Australia estudian la relación entre la incapacidad para reconocer emociones y la demencia.

    Científicos en Australia pidieron ayuda a un grupo de actores para analizar el posible vínculo entre el sarcasmo y la demencia frontotemporal (DFT).
    Después de la enfermedad de Alzheimer, la DFT es la forma más común de demencia que afecta a personas menores de 65 años.
    Y los científicos creen que una forma de poder detectar este trastorno es reconociendo la incapacidad del paciente de leer las emociones o actitudes de los demás, incluido el sarcasmo.
    Por eso llevaron a cabo un estudio, cuyos resultados aparecen publicados en "Brain, Journal of Neurology"
    (Revista de Neurología), para probar su teoría representando con actores distintas escenas.
    "En esta forma particular de demencia los pacientes tienen mucha dificultad para interpretar los "signos" sociales" dijo a la BBC el profesor John Hodges, del Instituto de Investigación Médica Príncipe de Gales, en Sidney, quien dirigió la investigación.
    Estos signos sociales son los que nos ayudan a interpretar si una persona está siendo honesta y genuina.
    Y tal como explica el investigador, actualmente las pruebas convencionales para detectar demencia dependen por lo general de las pruebas de memoria y lenguaje.
    Socialmente anormales
    "Lo que ocurre es que los pacientes de DFT no tienen problemas de memoria o lenguaje, pero sí tienen dificultades con la cognición social", agrega el investigador.
    En el estudio, que involucró a 26 personas con demencia frontotemporal, se mostró a los participantes varias representaciones de actores comportándose tanto sinceramente como de manera sarcástica.
    Y la mayoría, como expresa el profesor Hodges, no logró identificar la diferencia.
    "Las escenas representadas por los actores eran muy exageradas, es decir, una persona normal no hubiera tenido dificultad en diferenciar las escenas genuinas de las sarcásticas".
    "Hicimos la prueba también con 19 pacientes con Alzheimer, y ellos tampoco tuvieron dificultad para identificar el sarcasmo" agrega el científico".
    "Sin embargo, los pacientes con DFT pensaron que todas las escenas eran genuinas".
    Amígdala
    Los investigadores creen que esta dificultad para interpretar la honestidad y el sarcasmo se debe a un encogimiento de una zona del cerebro, la amígdala, que controla los estados mentales y emocionales.
    "La amígdala nos ayuda a detectar emociones y a interpretar significados que van más allá de las palabras que se hablan" dice el profesor Hodges.
    "Y si no tenemos esa capacidad, entonces interpretamos literalmente todo lo que se nos dice, de forma concreta. Igual como lo hacen los niños", agrega.
    Tal como explica el científico, igual que el Alzheimer, la DFT provoca una disminución progresiva de las capacidades mentales, pero ésta última afecta distintas regiones del cerebro.
    Es por eso que en sus primeras etapas es muy difícil detectar la enfermedad y a menudo se le confunde con depresión, esquizofrenia y trastornos de la personalidad.
    Y aunque ocurre con menos frecuencia que el Alzheimer, es más probable que afecte a la gente joven, especialmente entre las personas menores de 65 años, y es más común entre hombres.
    Los investigadores esperan que este estudio ofrezca una herramienta adicional para poder diagnosticar la demencia frontotemporal.
    Se cree que una de cada 4.000 personas en el mundo están afectadas con este trastorno.
     

Compartir esta página