¿Elaboran alfeñique más grande del mundo en Lambayeque?

Tema en 'Curiosidades' iniciado por MavericksZ, 1 Ago 2008.

  1. Mav

    MavericksZ
    Expand Collapse
    Comandante
    Usuario destacado

    Mensajes:
    2.912
    Me Gusta recibidos:
    14
    [​IMG]

    Cuatro de las muchas mujeres productoras diarias de alfeñique, el dulce tradicional del pueblo mochica de Atin, en Ciudad Eten, se propusieron elaborar el dulce de este tipo más grande que se haya fabricado jamás. Y consiguieron producirlo: midió 36 metros de largo y 10 milímetros de diámetro.
    Este nuevo récord nacional, registrado desde Lambayeque, lo lograron las señoras Lucía Casas Velásquez, Sebastiana Liza Velásquez, María Ñingles Velásquez y Teresa Puicán Chancafe, quienes en forma conjunta decidieron participar en esta actividad programada en el cierre de la Festividad del Divino Niño del Milagro.
    Si bien cada una de ellas produjo su propia melcocha con los ingredientes que se les proporcionó; una vez que tuvieron a punto el caramelo los fueron uniendo en varias mesas que los organizadores hicieron una sola para tan característica demostración que congregó a centenares de personas.
    La muestra fue organizada por el Comité Multisectorial que preside Juan Chafloque y el Comité de Feria encabezado por Víctor Zarpán.
    Centenares de pobladores se dieron cita a esta exhibición desarrollada en el parque principal de Ciudad Eten, donde se instalaron cocinas provisionales y batanes gigantes. Luego que el dulce estuvo hirviendo en las ollas, a las que, además de azúcar y agua, se les había agregado coco rayado o maní, las doñas etenanas lo vaciaban en las grandes piedras lisas previamente barnizadas con aceite para que no se pegue. Aún caliente, con los dedos lo revolvían para tratar de mezclarlo a la vez que se ayudaban enfriándolo con abanico.
    Cuando la masa se encontró tibia, se procedió a estirarla con las dos manos, en un acto que demuestra la pericia de las productoras locales del alfeñique, pues halan la melcocha para arriba, para abajo, a derecha e izquierda, hasta que, del color caramelo con el que comenzó, adquiere un color blanquecino. Entre el cocido y este procedimiento hay una espera de por lo menos 40 minutos para que el dulce se encuentre listo a ser degustado
    De ahí, lo único que se hizo fue estirarlo en delgadas barras, e irlas colocando a lo largo de la mesa gigante preparada para el efecto hasta que se terminó la masa. La siguiente señora siguió la misma rutina; y así sucesivamente.
    En el Perú, los Mochicas cogieron esta tradicional preparación y la hicieron suya; al punto que sólo preparan diariamente alfeñiques de este tipo en Moche, Eten y Catacaos. En Ciudad Eten, regularmente cada barrita cuesta 0.10 céntimos; y si uno compra 0.50 céntimos, le dan una barrita como "yapa".
    Al término de la demostración, los organizadores obsequiaron pedazos de barras de 0.10 centímetros cada una. Lo hicieron hasta que la multitud, especialmente jóvenes y niños, se abalanzaron y acabaron con la ración gigante de alfeñique.

     

Compartir esta página