Historia de la Chicha

Tema en 'Curiosidades' iniciado por -Neo, 3 Mar 2007.

  1. -Neo

    -Neo
    Expand Collapse
    Sargento
    Usuario destacado

    Mensajes:
    203
    Me Gusta recibidos:
    1
    En lo musical la pentatonía originaria de la cumbia colombiana se fusionó pronto con melodías andinas igualmente pentatónicas. Uno de los primeros éxitos de Los Destellos fue ‘El Huascarán’, una cumbia con melodía de huayno, dedicada al pico más alto de la cordillera blanca. Sin saber cómo ni cuándo Lima se llenó de grupos como Los Ecos, Los Diablos Rojos, Los Pakines y Los Mirlos, al mismo tiempo que los Andes se llenaban de bandas de metales que alternaban huaynos y cumbias y otros ritmos en las fiestas patronales. Hijos de esa camada fueron ‘La chichera’, de Manuel Baquerizo y muchos otros temas que confrontaban al mundo andino con las nuevas influencias sonoras que les deparaba la radio y el main stream americano. Se trataba de una estrategia andina ya puesta a prueba. Los compositores andinos urbanos, al igual que sus antepasados durante el Virreinato, optaron por la fusión musical mucho antes que a los empresarios occidentales se les ocurriera patentar la ‘World-Music’ o cantar ‘El Cóndor Pasa’ en inglés y con colorete.

    Sería arriesgado intentar una definición de la ‘música loca’, pues, dicho concepto encierra géneros tan distantes como el rock, el reggae o el tecno o, más aún, todo género difícil de reconocer para un público conservador como el nuestro. La Chicha, la corriente tropical andina de la cumbia peruana, fue, por un corto tiempo ‘música loca’ para muchos de los peruanos. Cualquier campesino habría sentido pánico frente a Tongo, bailando y gritando en camiseta y bañado en sudores con sus 130 kilos balanceándose. Cualquier miembro de la sociedad culta limeña habría creído estar ante la encarnación de un cuadro expresionista de Kokochka, viéndolo saltar en el escenario; y ambos, de alguna manera, hubiesen tenido razón. Pese a ello es la Chicha el único género que ha logrado saltar de la categoría de ‘música loca’ al pedestal de las músicas nacionales.


    La Chicha fue durante los ochenta, junto con el huayno, el género musical más importante de las grandes ciudades. Mientras la izquierda setentista trataba de meterles por los ojos grupos como Inti Illimani o Quilapallún, los jóvenes provincianos llenaban los bailódromos para moverse al son de las guitarras eléctricas, de los sintetizadores y melodías andinas con una base rítmica africana de tumbas, bongóes y timbales.
    Querían ser modernos. Y se sentaban sobre los prejuicios. La irrupción de la Salsa, que venía ahora de New York, había arrinconado a la Chicha hacia los sectores más marginales de la sociedad peruana, convirtiéndola en música de puerta falsa y delincuentes. Chacalón, uno de los ídolos de los migrantes andinos, ostentaba con el mismo orgullo su cadena de oro, sus lentes ahumados, su larga cabellera y sus tajos en el pecho; prefería las luces de colores a las claras bombillas de los coliseos y los pantalones acampanados como los que usara Joe Cocker en Woodstock a los de gabardina que lucían la mayoría de sus oyentes. Sus temas, a diferencia de los grupos de protesta que proclamaban una denuncia abstracta, arengaban la migración y cantaban las penurias del desempleado en una ciudad alucinante y deshumanizada como Lima. No cantaba la resistencia de los abajo sino la Saga de la micro empresa y el sueño capitalista de los ambulantes y sus mercancías ilegales. ¿Cómo podría haberse insertado entonces en un programa colectivo como el que se esperaba de las culturas subalternas hace diez años en Latinoamérica?

    La indiferencia general frente al fenómeno de la Chicha, incluso entre los sectores autodenominados progresivos, puso en evidencia qué tan lejos se encontraba el proyecto de modernidad chichero de todos los otros que circulaban entonces. La modernidad de la Chicha se fundaba en la incorporación de elementos de la cultura de masas y en su reformulación dentro de un nuevo contexto urbano. Pero las bicicletas son para el verano, y si Chacalón fue una especie de Mick Jagger andino, Los Shapis fueron Los Beatles cholos por excelencia, los chicos buenos dispuestos a lavarle la cara a la música de los marginales y a conquistar la pluma firme de los intelectuales de izquierda. Mas al asumir un discurso político que no encontraba sustento alguno, la Chicha misma aniquiló todo lo político que tenía , hoy hay una pagina llamada www.chichaweb.com para el¨Perú y el Mundo .
    Por otro lado, las exigencias del mercado marcaron muy de prisa el ritmo de la producción musical chichera, deviniendo así su repertorio en un sinfín de lugares comunes, tanto en la temática de las canciones como en las melodías. La enorme creatividad que mostraron los grupos en sus primeras grabaciones contrasta diametralmente con los clones musicales posteriores. Un distraído no sabría diferenciar entre el espacio habitual entre un tema y otro o los consecutivos breaks de una canción interminable. Si al principio la grabación de exitosos huaynos con base rítmica chichera parecía obedecer a la necesidad de reestructurar sus recuerdos desde una perspectiva urbana, más temprano que tarde se reveló como una falta de capacidad creadora y una marcada tendencia al facilismo. No obstante, como toda la modernidad andina, la música de los Andes le debe mucho a la Chicha. No sólo algunas de las versiones más osadas de Huaynos, Santiagos o Huaylarsh u otros géneros tradicionales o novedosos giros melódicos, sino, sobre todo, una actitud diferente frente a la tecnológica que ofrecía la industria discográfica y el mundo pop. Los arpistas del callejón de Conchucos, en la sierra limeña, descubrieron el delay, la reverberación y el flanyer escuchando a Los Shapis y al Grupo Alegría; esas canciones dejaron la puerta abierta para que los músicos populares se encontraran con un bajo, un sintetizador o una batería electrónica en las manos y otorgaran - como profetizara Alejo Carpentier en los setenta - su nacionalidad a éstos.

    Fuente : WWW.CHICHAWEB.COM.

    mi ponion:

    Aun ke sea un tirmo fusionado, con razgos latinoamericanos, con auge en los paises tropicales pues ke tiene sabor, la razon de ke existe esta musica y este ritmo es por la simple forma de complacer al cuerpo bajo una calma de danzas y de bailes!!1 es todo ddiversion, mas noes fanaitcada ke causa la musica de este genero, en peru se junta chicha y cumbia, pero muchos ke han escuchado por primera vez la chicha de Sierra o de la gente de bajo nivle sociocultural, pues le es ajeno y hasta espelusnante esa musica.!!! el cual me incluyo en ese pensamiento.

    Solo la cumbia tropical, akellas ke cantan las chicas como agua bella, bella bella , etc, son de buen ritmo y chebres letrasss... apluso a esas nenas ke dan animo ala vida y le les apasiona ese ritmo!!
     
  2. mat

    matapeteros
    Expand Collapse
    Soldado Raso

    Mensajes:
    81
    Me Gusta recibidos:
    0
    man estas sarpado en post eso quiere decir que vives para la pag te daria un consejo toma un poco de aire
     

Compartir esta página