LA COMPETENCIA (Monologos de Realidad)

Tema en 'Humor' iniciado por fak23, 2 Mar 2009.

  1. fak

    fak23
    Expand Collapse
    Recluta

    Mensajes:
    22
    Me Gusta recibidos:
    0
    Es increíble la competencia que existe en el mundo hoy en día. Ves competencia por doquier. Antes la competencia sólo existe entre el hombre y la mujer. Ahora hay mas competencia entre mujeres y mujeres que entre hombre y mujeres!
    “Mirá, Carla, vos sabes muy bien que tina es mi mejor amiga, pero es una flor de hija de **** porque le presté el auto y me dice “¿y las llaves, querida?” Se me hace la graciosa, la linda y ni se compara conmigo, desagradecida del orto, ojala que se le rompan los frenos por hija de ****” “Pero…es tu auto” “Yo hablaba de los dientes, pedazo de mogolica!”

    Es así, hay agresividad entre las mujeres y la competencia nunca desaparece. Pero tambien vale destacar que la competencia forma parte de la naturaleza de la mujer. Para algo están en el mundo las mujeres: para competir. Dios creó a Adán y dijo “La **** madre, me aburro. Tengo que meterle algo de pizca. Tengo que meter a alguien que compita con él” y allí creó a la mujer.
    E imagínense! Adán y Eva de seguro se la pasan compitiendo. “A ver, Eva, Eva, Eva, Eva, tanto que me jodes a mi, ¿a qué no te animas a morder una manzana?” Es que sí, comieron la manzana porque estaban compitiendo, sino ¿porque ****** van a morder algo que no saben ni lo que es y que tiene la misma forma que los huevos de Adán?!!
    ¿Fruto prohibido? No, cariño, COMPETENCIA.

    Y como les decía, competir es la naturaleza de la mujer. El hombre no. El hombre no compite, a menos que sea por cuestiones deportivas. ¿Por qué? Porque somos incompetentes.
    En los deportes si. Competemos con todos por todo. No nos importa. Amamos competir en esas mierdas. Por eso es que apostamos, ganamos y perdemos tanto.
    Todo arrancó cuando éramos chiquitos, porque nos la pasábamos compitiendo. Competíamos con compañeros, con hermanos, con todo lo que tenga piernas., y aunque fuera re confuso, no nos importaba. Competíamos.
    “Mirá, te juego una carrera de acá al cuarto árbol” “¿Cuál es el cuarto árbol?” “El tercero” “Ok”
    Las ganas quedaban aún más demostradas cuando perdías, porque cuando esto pasaba, nunca lo aceptabas. Nunca decías “Sí, me pasaste. Por cinco metros. Me rompiste el culo. Soy una mariquita” NO! No podías decir eso! Tenias que recurrir a las siempre fieles excusas.
    “No, esa no valió, fue de prueba. Ahora va la de en serio” o “¡Hiciste re trampa! ¡Te adelantaste como cinco metros! Todavía no había dicho YA y vos ya habías apretado turbo”

    Por supuesto que aún siendo adultos seguimos optando muchas veces por el no reconocimiento de las cosas.
    “¡Carlos, rompiste la impresora!” “¿Qué?? Es culpa de esta impresora vieja del orto! Yo ponía el papel y me lo atascaba” “¡¿Impresora vieja?! ¡Es Hewlett Packard! ¡Salió el año pasado!” “Un año ya es vieja. Hay que tirarla a la ****** y comprar otra. Miré, hasta le hice un favor entonces” “¡ESTÁS DESPEDIDO!” “Un consejo, jefe: Tómese el 167 y bájese en la concha de su madre!”

    La competencia nos invade. Miren la política. Compiten por quien chorea menos para estar en el cargo. “Y yo, como gobernador de Buenos Aires, prometo no robar guita que pertenece a hospitales” “BIEN, VAMOS CARAJO. POR ALGO LO VOTÉ!!”
    Es lo mismo, porque una vez que asumen, te roban igual.
    “Señor gobernador, los hospitales hechos bosta, ¿Qué opina de esto? Se invirtió mucha plata por la sociedad en este proyecto” “Alguien del ambiente me debe estar metiendo la mano en el bolsillo. Ni bien lo agarré, no se preocupen, de patitas a la calle” “¿Tiene alguna idea de quién de su entorno puede ser?” “Si. John Connor” “¡¿John Connor?! ¡Pero es un personaje ficticio, de una película, y no tiene nada que ver con lo que está pasando ni con nuestro país” “Sí, pero le gusta robar hospitales”
    Los discursos, si escuchan bien, siempre son patéticos.

    Pero volvamos al tema. La competencia grita presente en cada cuadra, porque en cada cuadra hay una tienda de ropa o dos, y compiten eternamente con sus vestidos, productos y demás boludeces. Es por eso que ponen el cartelito del precio anterior y el precio de ahora. Para demostrar que no son como “los otros”. Y hay veces que hasta te cagan con eso y ni te das cuenta.
    “Mirá, Jorge! El vestidito Violeta. Antes, 75 pesos. Ahora, 76. Llevémoslo!” “Pero es mayor” “¡No importa, ******, está de oferta, COMPREMOSLOOOO!”
    Y ni siquiera le gustaba el violeta.
    Cosas que tiene la vida.

    Fak23

    “Yo compito” Florencia de la V

    ACLARACIÓN: TODOS LOS MONOLOGOS QUE PUBLICO ESTÁN ESCRITOS POR MI

    facundoviteh@hotmail.com
     

Compartir esta página