La crisis mundial desplazó de la agenda el tema de la juventud

Tema en 'Foro Libre' iniciado por ElChoe Aaron, 31 Oct 2008.

  1. ElC

    ElChoe Aaron
    Expand Collapse
    Coronel
    Usuario destacado

    Mensajes:
    3.943
    Me Gusta recibidos:
    23
    SAN SALVADOR.- Con un fuerte reclamo para que la región sea partícipe activo en el debate por el rediseño del sistema financiero internacional, que se abre como consecuencia de la crisis, se inauguró ayer en esta ciudad la XVIII Cumbre de jefes de Gobierno y Estado de Iberoamérica. El tema oficial de la agenda, Juventud y Desarrollo, quedó relegado a un último plano como consecuencia de la debacle en los mercados. Hoy se firmará la declaración final.
    El desplazamiento del tema central de las deliberaciones puso en evidencia que, pese a que Latinoamérica está en mejores condiciones que en otras épocas, con economías más estables, y sus arcas más preparadas tras un auge de los precios de las materias primas, tendrá problemas para enfrentar las turbulencias. La tormenta financiera mundial, que se desató por la debacle en las hipotecas de alto riesgo en EEUU sumada a la desaceleración de la mayor economía del mundo, ha azotado los mercados latinoamericanos y devaluado sus monedas.
    “El diseño de la nueva arquitectura financiera internacional deberá contar la plena participación de los países que hoy inciden significativamente en la economía internacional, como es el caso de la región iberoamericana”, dijo el secretario general del foro, Enrique Iglesias, en alusión a la reunión convocada por este motivo para el 15 de noviembre, en Washington. Argentina es uno de los tres países latinoamericanos invitados, junto con México y Brasil, mientras que España no fue convidada.
    Polémica
    Hoy, en el cierre de la cumbre, se firmará el documento “Juventud y Desarrollo”, que reclama a los gobiernos un compromiso con la educación y el acceso de los jóvenes al trabajo y a los servicios sociales. La Iglesia católica salvadoreña rechazó el borrador, que reconoce el derecho de los jóvenes a la educación, la salud sexual y la identidad. Según los obispos, el texto dejaba abierta la puerta al aborto, el matrimonio homosexual y la promoción del uso de anticonceptivos entre adolescentes. El presidente anfitrión, Antonio Sacá, afirmó que su gobierno se comprometió a no asumir compromisos que vayan en contra de la familia.
     

Compartir esta página