la marihuana podría ser eficaz contra el alzheimer

Tema en 'Foro Libre' iniciado por Yunkotzu, 24 Nov 2008.

  1. Yun

    Yunkotzu
    Expand Collapse
    Cabo

    Mensajes:
    140
    Me Gusta recibidos:
    0
    la marihuana podría ser eficaz contra el alzheimer

    Científicos españoles podrían haber abierto la puerta a un nuevo tratamiento contra el Alzheimer. Todavía en una fase muy inicial, la investigación apunta a que la administración de cannabinoides, un componente de la marihuana, es una forma eficaz de prevenir la inflamación originada por las células defensivas del cerebro y evitar la muerte neuronal.

    "Esta investigación no sólo ofrece un gran paso para mejorar nuestra compresión de cómo el cerebro reacciona a la enfermedad de Alzheimer, sino que puede ayudar a abrir una ruta a nuevos fármacos contra el Alzheimer", afirma Raphael Mechoulam, profesor emérito de bioquímica en la Universidad de Hebrew en Jerusalén (Israel) y descubridor del componente activo de la marihuana.

    El trabajo español, llevado a cabo por investigadores del Instituto Cajal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de la Facultad de Biología de la Universidad Complutense, ambos en Madrid, ha comprobado en ratas que la inyección de cannabinoides frena el deterioro cognitivo en los animales con Alzheimer.

    "Había datos de que los cannabinoides eran eficaces en ratas con ictus o con traumas cerebrales pero no se estaba estudiando su efecto en el Alzheimer. Nosotros hemos logrado prevenir la muerte neuronal motivada por la activación microglial [proceso que conlleva la inflamación y deterioro cognitivo]", explica María de Ceballos a elmundo.es, principal autora del estudio e investigadora del Instituto Cajal.

    En primer lugar se analizaron muestras cerebrales de personas fallecidas que habían padecido Alzheimer y se compararon con las de sujetos sanos. Se observó que los pacientes que sufrían esta enfermedad presentaban una menor concentración de neuronas con receptores cannabinoides (CB1 y CB2), que son las proteínas que se unen a los cannabinoides. La reducción de estas neuronas se encontraba en zonas con inflamación, es decir, donde había activación de las microglías o células defensivas del cerebro responsables de la muerte neuronal. Además también se detectó que en estos pacientes los receptores funcionaban peor.

    A través de la combinación de técnicas farmacológicas, histológicas y bioquímicas los investigadores localizaron la zona donde se encuentran los receptores CB1 y CB2: el córtex frontal, que se relaciona con la planificación y la atención.

    Estudio con ratas

    Por otro lado, se comprobó la eficacia de la inyección de cannabinoides CB1 y CB2. Para ello los científicos escogieron a un grupo de ratas. Establecieron cuatro grupos: a unas les inyectaron una sustancia inactiva; al segundo grupo, la sustancia inactiva y el cannabinoide, al tercero, la proteína amiloide (que les provocó la enfermedad de Alzheimer) y al resto esta proteína y el cannabinoide.

    A los dos meses, los investigadores entrenaron durante cinco días a las ratas para encontrar una plataforma oculta bajo un tanque de agua. Mientras que los roedores a los que les había administrado la sustancia inactiva pudieron aprender el camino, los que desarrollaron Alzheimer y no fueron tratados con los cannabinoides olvidaron la ruta. En cambio, los animales que fueron inoculados con estas sustancias no tuvieron problemas de aprendizaje ni de memoria. Tampoco se detectó efecto secundarios provocados por estas moléculas.

    "El tratamiento previno el deterioro cognitivo inducido por la proteína beta-amiloide, mientras que no alteró el proceso de aprendizaje cuando se combinó con la sustancia inactiva", comentan los autores del estudio publicado en 'The Journal of Neuroscience'.

    La doctora de Ceballos advierte de que a pesar del logro de su investigación todavía faltan de cinco a 10 años hasta que estos resultados se puedan trasladar a la práctica clínica con un tratamiento adaptado a los pacientes con Alzheimer.

    De momento, los siguientes pasos serán estudiar otra ruta de administración más viable que la inyección cerebral, ver qué ocurre con mayores dosis de cannabinoides y con un tratamiento más prolongado. También se probarán estas sustancias en otros animales con mutaciones que generan formas familiares de la enfermedad de Alzheimer.
     

Compartir esta página