Lo Que Llega a Hacer Un Padre Por el Amor De Una Hija...

Tema en 'Curiosidades' iniciado por SATANAS, 10 Nov 2009.

  1. SAT

    SATANAS
    Expand Collapse
    Teniente Coronel
    Usuario destacado

    Mensajes:
    1.266
    Me Gusta recibidos:
    0
    Una Autentica Operacion de Bricolaje Para Curar A Su Hija De Una Enfermedad Que Los Medicos Desconocen

    Se que Diran Que es muy largo el post [​IMG]
    Pero Le Recomiendo q Lo Lean, Es Una Historia Muy Linda,
    Del Amor Paternal


    [​IMG]


    No hay ninguna necesidad más grande en la niñez que la de la protección de un padre. Beatrice Rienhoff, de cinco años, es una niña con una enfermedad genética sin diagnosticar que ha deambulado por los mejores médicos del mundo sin encontrar diagnóstico ni cura. Está enferma pero tiene al mejor padre del mundo.

    Hugh Rienhoff ha desafiado los mecanismos burocráticos de la investigación genética para identificar en el ático de su casa, tras miles de horas de estudio, uno de los genes responsables del mal de su hija. La esperanza se trabaja.

    Beatrice es ahora una niña elegante, adaptada y feliz como un pajarito, según su padre. Carece casi por completo de masa muscular pero aún así conserva parcialmente la movilidad. Es sorprendente que pueda moverse de manera fluida con las extremidades tan finas. Al quitarse los zapatos se entiende la pericia, Beatrice lleva mecanismos ortopédicos en ambos pies.

    Su hermano es encargado día a día de ajustar con llave las alturas. A los pocos días de nacer, Beatrice empezó a manifestar un arsenal de síntomas músculo esqueléticos propios de algún trastorno genético. Hugh la llevó a ver a los mejores médicos con la esperanza de encontrar un diagnóstico, pero la variedad de síntomas ha confundido siempre a todos los especialistas y ha imposibilitado el diagnóstico diferencial.

    [​IMG]

    Con un no-diagnóstico en la mano, los padres de Beatrice se enfrentaban al no-tratamiento que desembocaría irrefutablemente en la no-vida. Angustiado por la impotencia, los cuidados paliativos y el purgatorio de la vaga espera, Hugh Rienhoff se conjuró para encontrar algo donde agarrar sus maltrechas esperanzas y no paralizarse con el desconsuelo.

    En cuerpo y alma se descentró de trivialidades y dedicó todo su tiempo y su experiencia a excavar en el código genético de Beatrice y encontrar él sólo la respuesta. Hugh Rienhoff no es experto en medicina ni genética; como tampoco es baladí el caso. Es imposible que un profano genetista y no ducho en medicina llegase a las conclusiones que ha conseguido Hugh.

    Pero también es cierto que con los mejores medios, ordenadores y especialistas del mundo otros no han sido capaces de diagnosticar a la niña. ¿El poder de la voluntad? Hugh Rienhoff trasformó el ático de su casa en un improvisado laboratorio de genética haciéndose con equipos usados y descatalogados; bases de datos públicas a través de Internet y algún documento y contacto de su etapa de estudiante.

    Hasta el momento ha ‘coleccionado’ para trabajar más de 20.000 pares de bases del ADN de su hija en papel, y unos 1.000 millones de pares en su ordenador. Para ello se hizo con un par de viejas máquinas de PCR descatalogadas. El problema lo tuvo con los reactivos, pues ninguna empresa sirve los compuestos a particulares.

    Hugh creó para burlar la norma un Instituto de estudios con sede en su domicilio y que luego convirtió en la web de información del proyecto. Para centrifugar las muestras de sangre de su hija convenció a un amigo de un laboratorio de Stanford a condición de no desvelar su nombre.

    [​IMG]

    Descifrar el genoma humano es una tarea abrumadora. El propio Rienhoff dice: “[…] sigue siendo un desierto. Es angustioso tener un hijo con una enfermedad degenerativa y ni siquiera ser capaces de averiguar lo que es o lo que causa, o el curso de lo que será. Como resultado de ello, hasta el 40 por ciento de los niños con necesidades especiales no reciben un diagnóstico preciso […] ” Para acotar los pares de búsqueda y encontrar los genes defectuosos Hugh tenía que centrarse en la variedad de síntomas de Beatrice.

    Su línea de investigación tenía que estar por encima de los procedimientos habituales y pruebas de diagnóstico que no habían encontrado nada. La mayor parte de las manifestaciones correspondían a la enfermedad de Loeys-Dietz; pero las pruebas genéticas siempre negaban el diagnóstico.

    Centró su atención en el principal síntoma no asociado a Loeys-Dietz (debilidad y atrofia muscular) y busco una sustancia implicada en ambos mecanismos: La miostatina. Una proteína que impide el crecimiento salvaje de los músculos y prima hermana del TGF-ß el más potente inhibidor del crecimiento celular y principal responsable de Loeys-Dietz.

    Hugh pensó que Beatrice estaba sufriendo de un defecto genético que afecta a su producción de miostatina. Para buscar los defectos tenía que comparar los 20.000 pares escrutados del ADN de su hija con una secuencia homónima de una ADN matriz ya secuenciado. Hay tres receptores de activina claves en la regulación de la miostatina.

    Se encerró en su ático y noche tras noche, durante varios meses y a mano; comparó los pares de Beatrice con el genoma de Ensembl, una base de datos en línea británica. El proceso de ‘peinado’ se convirtió también en una forma de meditación que fortalecía a Hugh contra la tristeza de ver todos los días a su hija luchando por subir y bajar las escaleras.

    En marzo de 2007, completó su estudio. Identificando cerca de 20 lugares en los que el ADN de los receptores de activina de Beatrice no se correspondían con la referencia del genoma. Uno de ellos (ACVR1B) nunca había sido reportado en la literatura genética. Estaba en el camino correcto.

    Una vez encontrado uno de los genes y en mitad, todavía, de la investigación; Hugh ha empezado a probar con su hija fármacos relacionados con el proceso y probados en estudios con ratones. De acuerdo con sus cardiólogos, el tratamiento con Losartán (un fármaco para la hipertensión) ha demostrado mejorar considerablemente el sistema músculo-esquelético de Beatrice.

    La esperanza la sostiene ahora, al menos, un tratamiento dirigido. El verdadero trabajo de Hugh Rienhoff ha sido luchar contra el abismo que hay entre los médicos genetistas y sus pacientes. Intentando reducir esta brecha por la vía esfuerzo bruto, la paciencia y el amor paternal.
     
  2. Luc

    Lucky M
    Expand Collapse
    Subteniente

    Mensajes:
    445
    Me Gusta recibidos:
    1
    Espero que salga bien...

    Igualmente son tantas la esperanza que va a suceder un milagro...

    Espero que sea asi...

    Muy weno tu post...

    Hay tus thanx..!!
     
  3. XxV

    XxVeluxX
    Expand Collapse
    Capitán

    Mensajes:
    673
    Me Gusta recibidos:
    0
    Que buen padre todo lo que hace x esa pobre niñita me parece muy bueno tu post man ahy te dejo tus gracias
    Salu2 :adios:
     
  4. M4u

    M4uk
    Expand Collapse
    Teniente Coronel
    Usuario destacado

    Mensajes:
    1.451
    Me Gusta recibidos:
    0
    Weeeeeejeje el padre ke nunka tuve...
    uy ke conmovedorr... jajaj nah !!!!!! pura damierrr
     

Compartir esta página