Los Meigas [Pactadores Del Diablo]

Tema en 'Casos Paranormales' iniciado por [Shadow-Akuma]<, 22 Dic 2008.

  1. [Shadow-Akuma]<

    [Shadow-Akuma]<
    Expand Collapse
    Sargento

    Mensajes:
    345
    Me Gusta recibidos:
    0
    Las Meigas, son las personas de poderes extraordinarios o mágicos y que pueden pactar con el diablo.

    En Galicia se emplea con más precisión la palabra meiga que la palabra bruja. Las meigas son criaturas viejas, grandes y ruines, que generalmente vuelan a caballo de una estaca de las que se usan en los laterales de las carretas o carros (llamadas estadojo). Se dice que hay un gran número de ellas, cada una dedicada a ocasionar un mal diferente. Las llamadas meigasm-chuchonas (o chupadoras) son las peores y se presentan con distintas caras o caretas.

    [​IMG]

    Pd: La Imegen da algo de inquietud asi que por favor no contemplarla mucho puede tener algo maligno

    Para defenderse de ellas y de sus hechizos existen otros tantos amuletos que pueden colocarse en las casas o colgarse del cuello del afectado, al tiempo que se escriben o se recitan unas frases especiales para atacar el encantamiento. Los amuletos son conocidos en Galicia desde tiempos pretéritos, fabricados con distintos materiales (barro, azabache, cerámica), y cada uno tiene asignado su nombre específico. La figa (higa) es uno de los más antiguos, especialmente recomendado contra todas las meigas. Uno de los amuletos más recientes es el llamado virandeira que sirve para defenderse de los automóviles y de sus conductores.

    La palabra meiga viene del latín magicus y se emplea en Galicia y en las provincias de León y Asturias, (sobre todo en Galicia), con el significado de "persona de poderes extraordinarios o mágicos y que puede pactar con el diablo". En muchos aspectos son el equivalente a las brujas.

    El meigallo es el hechizo; para librarse de él se pronuncia esta sentencia, o "Desconjuro": "¡San Silvestre! "

    Las Meigas Podían transmitir la rabia con un solo mordisco de su boca desdentada, y tenían el poder de dañar sólo con su mirada tanto a personas como a animales, era lo que se conocía como "mal de ojo". Su actividad es mucho más intensa en las noches de San Juan y san Silvestre. En ésta última, al sonar las doce campanadas del cambio de año, suele arrojarse un cubo de agua por la puerta, al grito de "¡San Silvestre, meigas fora!", lo que asegura un año libre de "meigallos".

    La Inquisición persiguió durante mucho tiempo a las meigas o brujas, no sólo en el reino de Galicia, sino también en toda España y en Europa. En los interrogatorios, se utilizaban terribles torturas para obtener una confesión satisfactoria de la acusada, que la mayoría de las veces acababa con sus huesos en la hoguera.

    Curiosidades:

    En Harry potter 3 Aparece un buen ejemplo de ellos
     

Compartir esta página