Mas Historias para ud. k lo miran x internet

Tema en 'Casos Paranormales' iniciado por xXLeit0Xx, 31 Jul 2009.

  1. xXL

    xXLeit0Xx
    Expand Collapse
    Soldado Raso

    Mensajes:
    93
    Me Gusta recibidos:
    0
    hoy yo leiiit0:aplauso:
    encontre mas historias:si:.
    tan buenas espero k les gusten dejen gracias:adios:.
    me costo encontrarlas:negar:.
    JAJAJA k mentiroso k soy.

    4 puentes
    Rebeca tenía dos abuelos a los que adoraba, pero ahora están muertos. Y sobre ellos es la historia que os voy a contar.
    Un día el abuelo falleció y la abuela quedó como un alma en pena vagando por la casa que habían compartido tantos años en amor y armonía. Aún tenía familia por supuesto, pero no era lo mismo. La abuela tenía mucha confianza en Rebeca, tanta que terminó confesándole algo que le ocurría: soñaba con su marido muerto.
    "Hay cuatro puentes, y al final de los puentes está él, alargando la mano para que vaya con él".
    Pasaron los días y los meses, y una noche fue Rebeca la que tuvo un sueño extraño:
    Era pequeña y entraba a un ascensor con su abuela. Iban cogidas de la mano y el elevador ascendía pisos y pisos. Una especie de viaje sin retorno puesto que el ascensor no era familiar para Rebeca. No sabía cuántos pisos habían ascendido cuando, de pronto, el ascensor se paró y se abrieron las puertas.
    La abuela soltó la mano de Rebeca y salió. Ella trató de avanzar pero su abuela le dijo: "No, tú no vienes conmigo". La abuela le sonrió en su sueño y aquí terminó todo.
    Cuando Rebeca se despertó por la mañana su abuela había fallecido la misma noche. En el sueño se había despedido de ella.
    Y me preguntaréis, ¿qué tienen que ver los cuatro puentes en esta historia? Cada puente es un mes. La abuela falleció cuatro meses después que su marido, o sea, cuatro puentes después... y recordad que ya os lo decía ella en su sueño: al final de los cuatro puentes, su fallecido marido le tendía la mano.
    Tengo que avisar que Rebeca tuvo después y durante años la desagradable experiencia de "ver" a su abuela mirándola desde coches de desconocidos, como si la estuviera observando, y siempre, siempre, echaba a correr llorando hasta llegar a casa.


    no tanto de terror pero de amor fantasma.
    Es ta historias es conocida pero voy a recordarcelas.

    Las luces
    Esta historia me la contó una chica de unos 16 años, y no le sucedió a ella, sino a su madre, una española que emigró a Alemania para buscarse la vida, teniendo que alquilarse una casa con su joven esposo que apenas tenía comodidades.
    Eso sí, tenía visitantes misteriosos.
    Al principio sólo eran sonidos, rasguños en la almohada que mantenía abrazada mientras trataba de descansar después de tantas horas de trabajo. Le asustó, cierto, pero mantuvo la calma y pensó que era su propio agotamiento el que la hacía tener alucinaciones auditivas. Los rasguños en la cama no son tan inhabituales ¿no?. Muchos los hemos oído. Son visitantes que quieren comunicarnos que "están ahí también, que no estamos solos".
    La joven vivió con esa extraña experiencia unos días y terminó por acostumbrarse, pero una noche ocurrió algo terrible. Estaba tumbada en la cama, descansando, su marido estaba afeitándose en el cuarto de baño, y de pronto unas lucecitas de un tamaño algo mayor que el de las canicas, blancas azuladas y brillantes, comenzaron a salir de debajo de la cama.
    Subieron, ascendieron hasta ponerse encima de ella, y bailaron.
    La chica las miró estupefacta, tragó saliva y respiró profundamente. ¿Qué era aquello? ¿De dónde salían? ¿Qué las producía?
    Y entonces las luces comenzaron a bailar con movimientos más bruscos, y una poderosa fuerza salió de ellas. La chica notó esa fuerza en puñetazos y patadas invisibles que la golpeaban y estampaban contra las paredes... Gritó, y su marido se cortó con la gillette. Cuando él iba a salir la puerta del cuarto de baño se cerró de golpe.
    La joven española emigrante sufrió una paliza que la dejó destrozada, y no pudo hacer una denuncia, porque en qué comisaría de policía iban a escuchar semejante historia sin echarse a reir.
    No volvió a ocurrirle porque volvió a España entre lágrimas y terrores.
    Durante años jamás contó la historia, y cuando lo hizo, fue para contárselo a su hija -mi confidente-, quien me confesó que su madre no podía hablar del tema sin echarse a llorar y a temblar.
    No es para menos. Su hija también lloró al contármelo.

    bueno cuando haya x lo - 3 comentarios posteo +.

    Nos vmos...
     
  2. Fuc

    Fuckencio
    Expand Collapse
    Comandante
    Usuario destacado

    Mensajes:
    2.136
    Me Gusta recibidos:
    12
  3. >junior<

    >junior<
    Expand Collapse
    Soldado Raso

    Mensajes:
    86
    Me Gusta recibidos:
    0
    copionnnnnnnn yo lo e posteado primero solo q lo pusieron de nuevo xq fueron geniales mis historias
     

Compartir esta página