Niños Violados Sacerdotes ...

Tema en 'Foro Libre' iniciado por DarkShark, 7 Dic 2008.

  1. Dar

    DarkShark
    Expand Collapse
    Capitán

    Mensajes:
    675
    Me Gusta recibidos:
    0
    La pederastia está considerada como un trastorno psicosexual consistente en la atracción erótica que siente un adulto por los niños como compañeros sexuales y que le lleva a cometer abusos sexuales sobre los mismos
    El escándolo, la perversión que han manifestado muchos sacerdotes refugiados en el poder que le da la sotana y la confianza que los católios le depositan ante la promesa del celibato, de estar entregados a Dios ha ido en incremento, afectando seriamente a la iglesia, en donde muchos han perdido su confianza.
    El papa Benedicto XVI sostuvo en su viaje recién a los Estados Unidos un emotivo y sorpresivo encuentro con víctimas de abuso sexual por sacerdotes, reunión en la que los consoló y les prometió sus oraciones.
    La reunión de casi media hora, que sería la primera que un papa mantiene con víctimas de abuso sexual de parte del clero, que fue mantenida en secreto hasta que culminó y tuvo lugar en la capilla de la embajada del Vaticano.
    El encuentro coronó tres días de comentarios del Sumo Pontífice en los que expresó su vergüenza por el escándalo que ha sacudido a la Iglesia en Estados Unidos, ocurrido tres años antes de que iniciara su pontificado.
    "Ellos rezaron con el Santo Padre, quien después escuchó sus experiencias personales y les dio palabras de aliento y esperanza," dijo el Vaticano en un comunicado. "Su Santidad les prometió que estarían en sus oraciones por sus intenciones, por sus familias y por todas las víctimas de abuso sexual," agregó el documento.

    Es increible el caso por ejemplo de México en donde como lo señala image google.com. el sacerdote Nicolás Aguilar Rivera, está acusado de violar a más de 90 niños en México y Estados Unidos, ya prófugo de la justicia estadunidense fue reinstalado por el obispo Rosendo Huesca y destinado a distintas parroquias del estado de Puebla, como la de San Vicente Ferrer, que daba servicio a las colonias más pobres de la zona, como la Aviación, Aeropuerto, Viveros y La Huizachera.
    En apenas 18 meses, el cura abusó de aproximadamente 60 niños, aunque el número exacto es difícil determinarlo, ya que muchos por miedo o por vergüenza prefirieron no denunciarlo. Nicolás Aguilar Rivera se fue ganando la confianza de la gente para acercarse a los niños. Estaba encargado de la preparación de la primera comunión y daba clases de catecismo en el patio de su casa, bajo el argumento de que el lugar era más amplio que la parroquia.
    Al término de cada sesión pedía a un niño que pasara a su vivienda para “hacerle la prueba”. Incluso solicitaba permiso a los padres de familia a fin de que los pequeños pernoctaran en su casa. Así fue violando uno por uno, hasta que la población intentó lincharlo y salió huyendo protegido nuevamente por sus superiores eclesiásticos y por las autoridades de Puebla y de Morelos.
    De aquellos hechos se interpusieron cuatro demandas penales en los juzgados primero y segundo de Tehuacán. En tres de los procesos se le acusó de corrupción de menores, ya que en México no existe el delito de pederastia, y se le condenó a un año de prisión, pero pagó la fianza impuesta y nunca pisó la cárcel. En el cuarto proceso, el de Joaquín, se le condenó a tres años de prisión por “violación equiparada”. La orden de aprehensión, girada en enero de 1998, continúa sin ejecutarse.
    Doña Dalia y las madres de otros tres niños, Felipe, Efrén y Sergio, fueron testigos de la protección que el juez Carlos Guillermo Ramírez le brindó al sacerdote pederasta: “Él mismo le avisó cuando se giró la orden de aprehensión para que huyera”, dice la mujer, quien ha dejado la religión católica porque afirma que ya no cree en los sacerdotes y prefiere profesar con los testigos de Jehová

    Catalina Cortez Yáñez, madre de Efrén Alva, es vecina de la colonia Aviación. Tiene seis hijos y un marido con problemas de alcoholismo. Su hijo fue objeto de abuso sexual por el padre Nicolás cuando tenía 11 años. Efrén, al igual que sus compañeros sodomizados por el sacerdote, abandonó la secundaria debido al escarnio social. Efrén tiene ahora 20 años, está casado y a punto de ser padre; prefiere olvidar ese capítulo de su vida: “Nadie nos hizo caso. Lo protegieron. Yo les dije que de dónde iba a sacar para estar yendo al juzgado. Les dije que tenía más criaturas. Y allí quedo todo”, narra Catalina.
    Frente a un altar religioso, Cortez Yáñez dice que a su hijo le ha marcado irremediablemente lo sucedido y pide justicia, aunque está segura de que aquí será muy difícil conseguirla; por eso se muestra interesada en que avance el proceso legal que se sigue en la corte superior de California: “Que lo manden para allá. Aquí ni quieren mover nada. Yo lo que quiero es que lo detengan. Debía estar detrás de las rejas, no debería estar suelto, como ahorita anda”.
    elinconformistadigital.com nos aporta sobre el tema, que los escándalos en la Iglesia se suceden sin parar. En los últimos tiempos empezaron por las Misiones en Africa, en los que algunos religiosos aparecieron acusados de abusar sexualmente de cientos de monjas. No era pederastia al fin y al cabo. No pasó nada más allá de un hipócrita rasgado de vestiduras. Pero los escándalos cogieron fuerza cuando se destapó en los países anglosajones los primeros casos de pederastia. Primero en el Reino Unido, en donde entre 1995 y 1999 hubo 21 sacerdotes convictos de abusos y violaciones de menores. Tomen nota de que el primado de la iglesia católica en Inglaterra y Gales, arzobispo Cormac Murphy O'Connor, fue advertido ya en 1985 del comportamiento pederasta del sacerdote Michael Hill y se limitó a cambiarle de destino, donde también reincidió. En 1997 el sacerdote Hill fue condenado por nueve casos de abusos contra menores, entre ellos un niño con retraso mental, y un caso de comportamiento indecoroso. Como una de las soluciones en la Iglesia Católica de Gran Bretaña se ha encargado a la Policía que investigue a todos los clérigos y empleados con el objetivo de desenmascarar a los pederastas. Más vale tarde que nunca, aunque esos 21 sacerdotes condenados pudieran ser no más que la punta del iceberg dada la actitud encubridora del delito que ha mantenido la jerarquía eclesiástica.
    <STRONG>Después fue Estados Unidos el siguiente país donde el escándalo tomó proporciones gigantescas muy superiores a las del Reino Unido. Hasta 450 denuncias se han hecho públicas sobre abusos y violaciones de sacerdotes a niños y niñas en USA de las que no escapan ni los mismos cardenales ni los obispos norteamericanos. El cardenal de Los Angeles, Roger Mahony, fue acusado de abusos sexuales por una joven. El obispo de Palm Beach, Anthony J. O'Connell, tuvo que dimitir tras reconocer que había abusado de un .... seminarista. Unos dos mil sacerdotes en Norteamérica están acusados de haber abusado sexualmente de niños. Uno de ellos, Don Rooney de Cleveland (Ohio) se suicidó de un tiro en la cabeza al ser acusado. El padre Paul Shanley enfrenta tres cargos de violación de niños. El mismo sacerdote admite a sus superiores que había violado y sodomizado niños de entre 6 y 13 años. Eso se supo en 1990 por el cardenal de Boston, Bernard Law que esta acusado de encubrimiento y forzado a dimitir por la opinión pública y los medios de comunicación. Igual sucede con un sacerdote llamado John Geoghan, también de la diócesis de Boston, acusado por más de 130 personas de haber abusado de ellas cuando eran niños. Más de un centenar de sacerdotes han dimitido o han sido apartados de la Iglesia. El escándalo es de tal proporción que hasta Bush lo ha comentado públicamente y las archidiócesis de Los Angeles, New York, Cincinnati y Maine han entregado a la policía los nombres de sacerdotes acusados de pederastia. A pesar de todo ello la revista Newsweek publicaba una encuesta cuyo resultado arrojaba la opinión de que la iglesia católica no había sido suficientemente severa al sancionar a los sacerdotes involucrados en los casos de pederastia. A principios de los años 90, la diócesis de Santa Fe (New México) se quedó sin fondos al tener que pagar una fortuna a 165 víctimas de abusoso cometidos por una veintena de sacerdotes. Amén del descrédito sufrido por la iglesia, ésta ha tenido que pagar indemnizaciones por más de 1.000 millones de dólares y siguen creciendo.
    La católica Irlanda también tiene sus casos, como es el de Sean Fortune que abusó de varios niños y que también se suicidó. El obispo de Ferns, Brendan Comiske, su pastor, tuvo que dimitir por encubrimiento. También una serie de casos en la misma Irlanda han llevado a 18 órdenes religiosas a pagar indemnizaciones por valor de 112 millones de dólares. En la muy católica Bélgica, el abad que dirigió los coros durante la boda religiosa entre el Príncipe heredero de Bélgica y Matilde D'Udekem está siendo investigado por la justicia acusado de pederastia y es reincidente, ya se le había condenado anteriormente por lo mismo. El decano de la catedral donde se celebró la boda no encontró razones para tomar en consideración la investigación en curso. En la también católica Francia, fue un obispo ortodoxo de Niza quien fue condenado por pederastia, aunque hay otros casos de católicos. En Nueva Zelanda, acaban de aparecer a la luz pública 38 casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes; uno de ellos, el del hermano marista Charles Afeaki que fue condenado en 1994 a 8 años de prisión por 15 cargos de abuso sexual contra varones. Hasta en Sudáfrica el reverendo William Bantom, alcalde de Ciudad del Cabo, tuvo que dimitir tras aceptar que había descargado pornografía infantil de internet. O también en un monasterio serbio un monje, el padre Hilarión, está acusado de pederastia.

    <B style="mso-bidi-font-weight: normal"><FONT size=3><FONT color=#000000><FONT face="Times New Roman">Por últimopacoredo.org, indica, que el Episcopado católico de los EE.UU. acaba de poner en circulación un libro a nombre de
     

Compartir esta página