no podrá recuperar su inversión hasta el año 9999

Tema en 'Foro Libre' iniciado por Poto, 18 Ene 2012.

  1. Pot

    Poto
    Expand Collapse
    Coronel
    Usuario destacado

    Mensajes:
    3.356
    Me Gusta recibidos:
    435
    [​IMG]


    Parece un timo de la estampita protagonizado por Tony Leblanc en El día de los tramposos. Pero a la viguesa María Belén Boo Mosquera (56 años) no le hizo ninguna gracia cuando hace apenas un par de semanas fue a retirar 26.000 euros a una entidad bancaria. Casi se desmaya cuando le dijeron que ese dinero estaba a perpetuidad. Consultó la fecha y se quedó atónita al comprobar que en la casilla de vencimiento figura la siguiente fecha: 31 de diciembre del año 9999. Tendría que esperar nada menos que 8.000 años.

    Y no es ninguna errata. Así consta en su resguardo de una orden de suscripción de valores que se emitió el 17 de junio del año 2009. «Cuando me llamaron por teléfono de la entidad financiera, que en esa época se llamaba Caixanova, creí que se trataba de poner mi dinero a plazo fijo por un período de tres años y a cambio de un interés del 7?%. Por eso esperé hasta hace pocos días para ir a retirarlo, y descubro que se trata de participaciones preferentes. Me informaron de que es una inversión a perpetuidad, y se negaron a devolverme el dinero», señala.

    Un portavoz de la entidad explicó que en la fecha puede haber un error y que estos productos a perpetuidad están admitidos por el Banco de España.

    María Belén Boo recuerda otros detalles de cuando realizó esta operación en una sucursal de la calle viguesa Gran Vía. Le dijo al director que «si estaba loco, porque quería fijar el plazo para retirar mis 26.000 euros en diez años, hasta que me dijo que a tres años, y yo le respondí que estaba de acuerdo». «Tenía confianza en él, de tratarlo habitualmente.
    Lo típico: darle un par de besos y preguntarle por sus hijos, por lo que no reparé en firmarle la operación sin leer la letra pequeña, ni la grande. Lo hice con toda la ingenuidad del mundo», añade.

    Además, considera que el director en cuestión lo hizo «con el agravante de que conocía mi situación de pensionista, porque estoy cobrando una paga de invalidez de 600 euros al mes, tras haber sufrido un grave accidente de tráfico que me impidió seguir trabajando en una perfumería. Tengo la columna vertebral llena de hierros», lamenta. Esos 26.000 euros eran parte de la indemnización económica que recibió por el accidente. «Me siento estafada, como si me hubiesen vendido una parcela en la luna», puntualiza.




    FUENTE
     

Compartir esta página