Overclocking, Técnicas Para Aumentar El Rendimiento Del Ordenador

Tema en 'Hardware y Software' iniciado por Kurro, 10 Abr 2008.

  1. Kur

    Kurro
    Expand Collapse
    Teniente Coronel
    Usuario destacado

    Mensajes:
    1.070
    Me Gusta recibidos:
    0
    PARTE 1

    Overclocking es un término inglés compuesto que se aplica al hecho de hacer funcionar a un componente del ordenador a una velocidad superior a su velocidad de diseño original. Literalmente significa "subir el reloj". El componente al que habitualmente se le aplica esta técnica es el procesador, pero también es útil para acelerar la memoria, tarjetas de vídeo y los dispositivos PCI, entrando en este último grupo el acceso a los discos, ya que sus controladoras, tanto las IDE como las SCSI van conectadas a ese bus.


    ¿QUÉ ES LO QUE PUEDE HACER POR MÍ PC?

    El comportamiento del mundo de la informática viene definido por la “Ley de Moore”, que afirma que la potencia de los procesadores se duplica cada 18 meses. Hoy en día la rápida evolución tecnológica y los planes comerciales de las empresas nos hacen creer que nuestro ordenador se ha quedado "anticuado" al poco tiempo de comprarlo. Por anticuado no nos referimos a que el micro “se vuelva viejo”. Un micro va a funcionar durante toda su vida a la misma velocidad, la velocidad del micro no va disminuyendo a medida que pasa el tiempo. Lo que ocurre es que las nuevas aplicaciones cada vez demandan mayor potencia del procesador y ello nos lleva a preguntarnos si necesitamos más potencia de la que tenemos. Cuanta más potencia necesitemos, más podrá hacer el overclocking por nosotros. El overclocking puede hacer que nuestro ordenador rinda más con un coste mínimo. De esta manera, podremos retrasar la compra de un equipo nuevo, y comprar uno mejor que el que teníamos planeado por el mismo precio.


    ¿DONDE COMIENZA EL PROCESO?


    En el caso de los procesadores, la técnica más común consiste en hacerlo trabajar a una velocidad mayor de la que marca. Los microprocesadores se diseñan de acuerdo a una gama de velocidades de trabajo que está más o menos establecida desde el principio. Este diseño se realiza con criterios electrónicos (caminos de la corriente eléctrica dentro del chip) y térmicos (el calor máximo que el chip debe ser capaz de disipar). Desafortunadamente, la ingeniería y la fabricación de chips no son ciencias exactas, y es imposible a priori conocer la velocidad exacta a la que un determinado chip será capaz de funcionar. Una vez se han obtenido una serie de procesadores (en principio todos a una misma velocidad establecida, por ejemplo de 800Mhz), estos chips son testeados en un banco de pruebas. Aquellos que pasan las pruebas de funcionamiento
    a 800Mhz. se etiquetan como tal y salen a la calle. Los que no pasan la prueba son trasladados sucesivamente a las pruebas de velocidades inferiores (766 ó 733 Mhz. por ejemplo) y se marcan para la velocidad en que hayan superado las pruebas. La exigencia de estas pruebas es muy grande, y siguiendo con el ejemplo, podríamos encontrar en el mercado un micro originalmente diseñado a 800Mhz pero etiquetado como 733, lo que nos daría un “amplio” nivel de overclocking.


    Este nivel de overclocking de un procesador dependerá del tipo, y modelo en concreto; algunos realmente no se pueden forzar, o en cantidad mínima. Por norma general, la velocidad de los componentes puede verse aumentada en una media del 15%, siendo los procesadores de Intel los que permiten ser más forzados, mientras que los de AMD no tanto, ya que suelen trabajar al máximo de sus posibilidades.


    PREPARATIVOS PREVIOS

    Antes de ponernos "manos a la obra" debemos entender como se obtiene la velocidad del procesador. En la actualidad, la velocidad de la CPU viene dada por dos factores: La velocidad de reloj en la placa base (cuyo valor afecta a todos los componentes del ordenador) y el multiplicador de frecuencia (cuyo valor sólo afecta al procesador).

    Estos valores, cuya configuración se realiza a través de la placa base, multiplicados el uno por el otro determinarán la velocidad en que trabajará el procesador.

    Por ejemplo, imaginemos un ordenador que funciona a 600 Mhz, existen varias maneras para obtener esta cifra:


    Velocidad bus placa base
    Multiplicador de la CPU
    Velocidad CPU

    133 Mhz
    x 4.5
    = 600 Mhz.

    100 Mhz
    x 6
    = 600 Mhz.




    En nuestro caso, la velocidad final del procesador es la misma, pero sin embargo, con la primera configuración aumentamos la velocidad del bus de la placa base, acrecentando de esta manera el rendimiento de todos los dispositivos instalados en ella (BUS PCI, memorias...) Por el contrario, la segunda configuración resulta mucho más conservadora, y no forzamos ninguno de los componentes del ordenador.

    El siguiente paso es averiguar que valores de velocidad de placa base y multiplicador de la CPU está utilizando la configuración actual del sistema y que valores admite. Para ello recurriremos al manual de la placa base donde con todo detalle obtendremos dicha información, con lo que podremos hacernos una idea de las combinaciones posibles. Si no disponemos del manual, recurriremos a la web del fabricante donde encontraremos completa información.

    Actualmente la velocidad de la placa base oscila entre los 66, 75, 83, 100, 112 Mhz, aunque otras placas disponen de una selección más amplia 50, 55, 60, 90, 95, 105, 110, 115, 120, 125, 133 y 150 MHz. Esto nos permite todavía mayor flexibilidad a la hora de combinar frecuencias, y en todo caso, si nuestra CPU se niega a trabajar a más velocidad, siempre podemos hacer que, aún funcionando la CPU a una frecuencia parecida, el bus de la placa base vaya más rápido, obteniendo velocidades de transferencia CPU-bus PCI más altas, lo que provoca un aumento de rendimiento global del sistema.

    Los dos valores que determinan la velocidad del procesador (frecuencia del bus o reloj y multiplicador) se encuentran en la placa base. El método utilizado para cambiarlos depende del modelo de placa placa base en cuestión. Hay varias formas:

    OVERCLOCKING PARTE II LOS JUMPERS Y LAS BIOS


    Los dos valores que determinan la velocidad del procesador se encuentran en la placa base. El método utilizado para cambiarlos depende del modelo de placa placa base en cuestión. Hay varias formas:

    Mediante jumpers o microdips

    Tanto los jumpers como los microdips actúan como interruptores que sirven para cambiar la configuración de la placa base y lógicamente están colocados en ella, por lo que para cambiar su posición hay que abrir el ordenador. Ambos tienen dos posiciones: "on" y "off" o "close" y "open".

    Los jumpers son unas pequeñas patillas metálicas que salen perpendicularmente de la placa base. Si llevan encima una tapa es que están en posición "on" o "close" (circuito cerrado) y si no, están en "off" u "open" (circuito abierto).

    Jumpers
    Off On

    Los microdips tienen la misma función que los jumpers pero bajo otra forma. Es como una cajita con pequeñas patillas que pueden tener las dos posiciones mencionadas anteriormente.

    Microdips


    Cada velocidad del bus de la placa base y de los multiplicadores de la CPU tienen una posición diferente de los jumpers cuyo color puede ser negro, azul, blanco, amarillo o rojo, dependiendo del fabricante.

    Una vez tenemos asignada la nueva velocidad del bus de la placa base mediante los jumpers, modificaremos el multiplicador de la CPU.

    La configuración del multiplicador de la CPU se hace de la misma forma que la de la velocidad del bus de la placa base.


    Una información parecida a esta encontraremos en nuestro manual.



    Mediante BIOS

    Últimamente existen muchas placas base cuyas velocidades se pueden configurar mediante la Bios, por lo que no es necesario abrir el ordenador para cambiar la velocidad, aunque debemos tener en cuenta que el hecho de que estos parámetros sean más accesibles desde la bios que a través e los jumpers, no implica que experimentar múltiples combinaciones sea menos perjudicial. Generalmente esta opción se encuentra en el apartado Chipset Features.

    Pasos a seguir para ajustar las frecuencias mediante la BIOS:

    1) Encender o reiniciar el ordenador y durante la fase de comprobación de memoria, detección de discos duros y CPU pulsaremos la tecla DEL cuando aparezca en la parte inferior izquierda el mensaje "Press DEL to enter SETUP”.

    2) Dentro de la pantalla azul del Setup del ordenador (Bios) nos moveremos sobre la opción Bios Features Setup, CPU Soft Menu o similar y pulsaremos Enter.

    3) Modificaremos la opción CPU Host Bus Frequency, Ext. Clock (PCI) o similar con AvPág hasta buscar la velocidad del bus de la placa base deseada (por ejemplo 112Mhz para procesadores cuyo bus trabaje normalmente a 100Mhz).

    4) En el apartado CPU Core: Bus Freq.Múltiple, Multiplier factor o similar modificaremos el valor del multiplicador de la CPU (que puede variar desde los 2.0x hasta los 8).

    5) Saldremos de la Bios guardando los cambio, para lo que pulsaremos la tecla de función F10 y respondiendo al mensaje SAVE to CMOS and EXIT (Y/N)? con Y.

    Ambas cosas

    Es una mezcla de los tipos anteriores. Hay algunas placas base que se pueden configurar tanto por jumpers como mediante bios, siendo esta última opción la que suele ofrecer más posibilidades de configuración.

    " EL VOLTAJE "


    Esta posibilidad, comentada como curiosidad, fue muy utilizada en la época de los procesadores con la velocidad del reloj doblada (nos referimos a procesadores Intel SX y DX), estando hoy en desuso porque es una práctica poco recomendable y bastante peligrosa para nuestro micro.

    Consiste en aumentar el multiplicador de frecuencia de la CPU y despúes jugar con el voltaje de alimentación del mismo. De esta manera los pulsos del reloj serán un algo más "fuertes", y no habrá posibilidad de que se pierdan y que el micro no los detecte después de haber aumentado la frecuencia del procesador (a través del multiplicador de la CPU).
    Algunas placas disponen de regulación de voltaje de 2V a 4V (tanto por jumpers como por BIOS). El voltaje al que funcionan los micros varía dependiendo de la marca y modelo, pero van desde los 2V hasta los 3,3V (salvo los Athlon que funcionan a 1,6V) , por lo que aumentando el voltaje paulatinamente conseguiremos nuestro propósito de aumentar la velocidad (no aumentar nunca el voltaje más de 0,2V). Sin embargo, desaconsejamos este método debido a que fuerza dos aspectos distintos del ordenador: el voltaje y la frecuencia. Cada uno de estos factores por separado aumenta el calor producido por el chip, y la suma de los dos puede ser definitiva para deteriorar el mismo.


    NOTA: El overclocking es una técnica que requiere de tiempo para ser puesta en marcha. Resultaría una barbaridad intentar hacer funcionar un procesador de 500Mhz a 800Mhz, por lo que no debemos hacer pruebas con la velocidad del bus de la placa base o del multiplicador con valores que de antemano sabemos que no van a funcionar.

    Para hacer overclocking de manera segura y fiable, debemos ir aumentando los valores de los parámetros de manera cauta y gradual, asegurándonos muy bien de que tanto la memoria como los dispositivos PCI aguanten semejantes velocidades.


    PROBLEMAS :)'( o :muerte: o:dancing1:.cualquiera de estas COSAS TE PUEDE PASAR)

    El problema principal es que simplemente el ordenador no funcione. Subir la velocidad a un procesador no es magia: Puede resultar, pero puede no hacerlo. Si forzamos el micro demasiado, normalmente se negará a arrancar, tendremos bloqueos ocasionales o algunos programas no funcionarán, etc. Además, en caso de que funcione en primera instancia, puede ocurrir que más tarde el micro de problemas debido a tres características de los circuitos electrónicos:

    1 Aumento del calor: Al aumentar la velocidad de funcionamiento, aumentamos la cantidad de electricidad que pasa a través del circuito, y por consiguiente, el calor que desprende el mismo, que en caso de ser excesivo puede ocasionar fallos e incluso defectos permanentes en el chip.
    2 Electro-migración: Éste es un concepto algo ambiguo. Se sabe que las mayores velocidades de funcionamiento causan una especie de erosión de los circuitos del micro. Esta erosión puede causar defectos con el tiempo y, obviamente, forzar un procesador a una frecuencia mayor puede acelerar mucho este proceso. Sin embargo, no está claro que este proceso sea determinante en la (breve) vida de un microprocesador.


    3 Alteración de la configuración global del equipo: Forzar la frecuencia del micro implica en muchos casos aumentar la frecuencia de otros componentes: memoria, placa base, tarjeta de vídeo.
    4 Garantía del equipo: Realizar overclocking sobre el procesador o modificar la configuración “de fábrica” de cualquiera de los componentes internos del mismo comporta la pérdida automática de la garantía.

    Por todo ello hay que tener en cuenta que podemos dañar gravemente al ordenador, al hacerlo funcionar muy por encima de sus posibilidades.



    TÉCNICAS DE REFRIGERACIÓN

    El calor es uno de los principales enemigos de todo aparato electrónico, por lo que debemos ocuparnos de eliminarlo en la mayor medida posible de nuestro sistema. Existen técnicas para aumentar la disipación de calor, pero requieren de conocimientos, algo de dinero y en ocasiones de imaginación.

    En primer lugar debemos refrigerar el componente el micro en cuestión, aunque la tarjeta gráfica también puede calentarse bastante. Para ello, existe un disipador de calor sobre el micro, que absorbe el calor por su superficie y lo expulsa, ayudado por un ventilador para evitar que se estanque ese aire caliente cerca del micro. Cuanto mayores sean el disipador y el ventilador,
    mejor. Existen ventiladores que permiten controlar su velocidad de rotación o la temperatura del disipador con el que están en contacto, algo realmente importante.
    Otros dispositivos que pueden ayudar mucho cuando se realiza overclocking son las células Peltier. Estos curiosos aparatos son unas láminas que, al ser atravesadas por la corriente eléctrica, hacen que una de sus caras se enfríe, mientras que la otra se calienta (por lo que en esa cara resulta necesario seguir colocándo un disipador y un ventilador). Estos aparatos son muy eficaces, pero también caros, consumen mucha potencia eléctrica y son difíciles de encontrar . Por lo general, tendremos que acudir a sitios web en Internet (como www.3dfxcool.com o www.computernerd.com) donde podremos encontrarlos a buen precio junto con toda una serie de accesorios: resinas termoconductora para que el micro y el disipador hagan un buen contacto, ventiladores para tarjetas gráficas, ventiladores para disco duro...



    De cualquier modo, todo esto no servirá de nada si no expulsamos el calor al exterior de la carcasa del ordenador. Hay que tener en cuenta que el disipador y el ventilador no hacen que el calor desaparezca, sólo lo trasladan de sitio, pero tan dañino es cerca del micro como acumulándose dentro de la carcasa sin poder salir.


    Para que la refrigeración sea perfecta, lo ideal es tener un ventilador que introduzca aire frío y otro que lo expulse. En un equipo normal, la fuente de alimentación suele sacar el aire caliente, pero no suele haber un ventilador de entrada. Así que será conveniente comprar un ventilador e instalarlo en la parte frontal de nuestro ordenador, donde generalmente ya hay unos taladros preparados para un ventilador de 8x8 cm.

    En cualquier caso, no olvidemos dos puntos: uno, que el aire caliente sube, así que la salida de aire debe estar arriba (NUNCA situada debajo de la entrada de aire frío); y dos, que existen pocos esquemas de ventilación tan efectivos y baratos como abrir la carcasa del ordenador. No es muy estético (bueno, hay gustos para todos), pero funciona muy bien.

    Debemos de tener en cuenta, que al aumentar la frecuencia de reloj también aumentamos el consumo de energía, y que al añadir ventiladores podemos sobrepasar la capacidad de la fuente de alimentación.


    MÁS SOBRE TÉCNICAS DE REFRIGERACIÓN

    A continuación podemos ver sistemas de refrigeración para diferentes partes de nuestro ordenador.
    No es imprescindible hacer cambios si elevamos ligeramente la frecuencia del microprocesador, pero si es conveniente en aquellos casos en que aumente peligrosamente su temperatura.
    De igual modo podríamos instalar ventilación adicional en otras partes o componentes del PC.


    REFRIGERADORES PARA MICROPROCESADORES


    Estos refrigeradores están en contacto con el microprocesador, en caso de hacer overclocking conviene sustituir este componente. Está formado por radiador (generálmente de aluminio) y ventilador. Seleccionaremos un radiador de mayor tamaño que tenga un ventilador con una capacidad de extracción de aire superior.



    AMD K7 (Athlon / Slot A) Titan Intel Pentium III 1 GHz Titan Pentium III 1.2 GHz de Titan


    Athlon™ (Thunderbird) Tai Sol Socket 370 Spire Slot 1 Pentium III Spire


    REFRIGERADORES FORMATO TARJETA

    Estos componentes se colocan fácilmente en uno de los slot (ranuras donde se insertan las tarjetas ISA, PCI o AGP) que quede libre.
    Es recomendable cuando disponemos de tarjetas que generan mucho calor. En la imagen de la derecha podemos observar un conjunto de ventiladores que se sitúa encima de las tarjetas.


    4500 RPM de Vantec
    Doble ventilador de Spire Doble 80 x 25 mm Titan


    Si queremos reducir la temperatura de funcionamiento de nuestro disco duro y alargar así su vida útil, podemos instalar algunos de estos modelos.





    Fijación directa al disco Spire 4000. RPM de Titan 2 ventiladores Spire


    REFRIGERADORES TARJETAS DE VÍDEO

    Para el chip de la tarjeta gráfica hay disponible una cantidad importante de refrigeradores. También hay disipadores de aluminio para la memoria de estas tarjetas.


    4600 RPM de Titan 4600 RPM de CoolerGuys 6000 RPM de Titan

    SOLO ES COSA DE LEER Y NUNCA MODIFICAR ALGO SIN LEER NADA....Y SIEMPRE PENSANDO EN LAS CONSECUNCIAS...DESPUES NO QUIERO ESCUCHAR QUE QUEME MI COMMPUTADORA....SOLO RECUERDEN QUE SE PUEDE MEJORAR UN 25% A 50% COMO MAX Y CLARO CON BUENOS VENTILADORES DE 4800 RPM Y DISIPADORES DE CALOR EXTREMOS.....
     
  2. elk

    elkillerfe
    Expand Collapse
    Capitán

    Mensajes:
    755
    Me Gusta recibidos:
    0
    Esto es un muy buen tema, me ganaste porque lo iva a postear yo jeje xD.

    Igual te digo que esto lo se hace casi re bien, me lo lei en muchas paginas y con refrigerancion y un poco de suerte logre subirlo a 3.70 GHz mi micro y a 166Mhz mi memoria.

    Saludos!
     
  3. Kur

    Kurro
    Expand Collapse
    Teniente Coronel
    Usuario destacado

    Mensajes:
    1.070
    Me Gusta recibidos:
    0
    bueno en mi caso...no puedo modificar mi prosesdor...

    pero duplique la frecuencia de la memoria ram y de la targeta de video hasta el infinito y mas a allá......pero yo queria subir el prosesador tambien pero tengo que hacer manualmete...cosa que no se..

    tambien dice que se peude subir de uno de 3.6 a 7.2 ghz.....pero eso hay que saber bastante del tema
     
  4. GAL

    GALUMIS
    Expand Collapse
    Teniente Coronel

    Mensajes:
    1.569
    Me Gusta recibidos:
    32
    Interesante......devistes Publicarlo En Otra Parte""

    Aqui No Lo Van A Apreciar Men....de Dodne Sacastes Esas Informacion"
     

Compartir esta página