Para heridas Agua de la canilla

Tema en 'Foro Libre' iniciado por GBalder, 7 Abr 2008.

  1. GBa

    GBalder
    Expand Collapse
    SM - G3 Design

    Mensajes:
    1.639
    Me Gusta recibidos:
    25
    4/4/2008
    Revisión de 11 ensayos clínicos sobre el tema.




    Madrid (España).- Al llegar a casa después de una operación, muchos pacientes se enfrentan a una duda que, en el momento del alta, no se acordaron de preguntar a sus médicos: '¿Qué se hace con la herida? ¿Cómo se cura?'. La sencilla respuesta la da ahora una revisión de 11 ensayos clínicos sobre el tema: el agua del grifo es la mejor opción.

    Tanto para evitar infecciones como para acelerar el proceso curativo de las heridas producidas por una cirugía, basta simplemente con lavarlas con agua del grifo o canilla, concluye el trabajo, que se publica en 'The Cochrane Library'. La recomendación sirve no sólo para los pacientes sino también para los profesionales sanitarios que trabajan en los hospitales.
    Después de mucho debate al respecto, los ensayos analizados, que incluyen una población con edades comprendidas entre los dos y los 95 años, permiten a los autores afirmar que "no hay ninguna evidencia que demuestre que la utilización de agua del grifo para tratar las heridas en adultos aumente el riesgo de infección, como se temía hace unos años. Es más, algunos trabajos evidencian lo contrario, que reducen dicho riesgo".
    En ausencia de agua potable, la revisión recoge que el agua helada o hervida, así como el agua destilada, también podrían ser alternativas útiles y mejores que otros métodos. Eso sí, los autores advierten que esta medida no debe aplicarse en aquellos países con problemas constantes de suministro de agua.
    Durante años, médicos y laboratorios han recomendado distintos agentes limpiadores con propiedades antisépticas para tratar estas heridas. La solución salina es el producto más utilizado, ya que al ser una solución isotónica no interfiere con el proceso normal de cicatrización, no daña el tejido ni provoca alergias. Sin embargo, el agua del grifo parece tener la misma eficacia que estos productos y, además, es más barata y más accesible.
    - Las comparaciones

    Tres de los ensayos incluidos en la revisión compararon los beneficios de lavar la herida con agua del grifo con no lavarla con nada y en ninguno de los casos los pacientes sufrieron infecciones.
    Al enfrentar el agua del grifo con una solución salina, los autores vieron que para las heridas graves y laceraciones -rupturas de la piel- que han recibido suturas, los pacientes que fueron curados con agua del grifo experimentaron menos infecciones que aquellos que recibieron la solución salina. No obstante, esta diferencia no se observó para las heridas crónicas.
    Respecto a los tipos de agua utilizada, para tratar fracturas abiertas, el agua helada es más eficaz que el agua destilada, pero ambas son más efectivas que la solución salina.
     

Compartir esta página