Pastillas para la inteligencia: ¿mito o realidad?

Tema en 'Curiosidades' iniciado por Fuckencio, 3 Abr 2011.

  1. Fuc

    Fuckencio
    Expand Collapse
    Comandante
    Usuario destacado

    Mensajes:
    2.136
    Me Gusta recibidos:
    12
    [​IMG]


    El film, también protagonizado por Bradley Cooper, cuenta la historia de un escritor que consume una droga experimental que le permite usar el 100% de su cerebro.Y es que, gracias a la droga, el protagonista pasa de ser alguien desorganizado y desmotivado a convertirse en alguien súper enfocado y con una gran confianza en sí mismo.
    Pero, ¿hay algo real de verdad detrás de la historia? ¿Puede una simple pastilla aumentar ilimitadamente nuestra capacidad cerebral?
    En cierta forma, sí. Medicamentos similares al que se aparece en la película ya existen en la vida real: ayudan a mejorar la memoria y la capacidad de concentración, lo que les ha valido el nombre de "drogas inteligentes".En el Reino Unido, por ejemplo, una de las "drogas inteligentes" más populares es el modafinilo, que es empleado por numerosos estudiantes para lidiar con la fatiga durante la temporada de exámenes.

    [​IMG]



    Diseñado originalmente para tratar la narcolepsia( es un trastorno del sueño) , el medicamento se volvió bastante popular entre diferentes grupos gracias a su capacidad de hacerlo sentir a uno más despierto y alerta.Bárbara Sahakian, investigadora y profesora de neuropsicología clínica en la Universidad de Cambridge, por su parte, encontró que el 17% de los alumnos en varias universidades de EE.UU. admiten haber usado el estimulante Ritalin (metilfenidato), ademas que .
    Esta droga fue diseñada para tratar a niños hiperactivos, maximizando su capacidad de aprendizaje, ademas que se aumenta el consumo durante la epoca de exámenes.


    RIESGOS :

    Al mismo tiempo, todavía no está claro qué tan seguros son estos estimulantes.
    Las implicaciones de su consumo a largo plazo aún no han sido estudiadas a fondo, principalmente por las dificultades de identificar a quienes las usan como "neuroestimulantes".
    Tampoco se sabe qué tan adictivas pueden ser.



     

Compartir esta página