Sera Verdad o No ??

Tema en 'Casos Paranormales' iniciado por DaniLoLino, 1 Abr 2008.

  1. Dan

    DaniLoLino
    Expand Collapse
    Recluta

    Mensajes:
    4
    Me Gusta recibidos:
    0
    :neurotico:Duendes, elfos y raras entidades en la atmósfera
    [​IMG]
    Desde la antigüedad, el explendor y poder de los rayos han asustado y fascinado a la gente. Los antiguos griegos, por ejemplo, asociaban los rayos con Zeus, su dios más poderoso. Incluso hoy, teniendo una comprensión mucho mayor de los fenómenos eléctricos que los producen, hay misterios que persisten. Muchos observadores describen figuras luminosas que se expanden en el cielo nocturno a gran altura. Algunas de estas curiosidades se pueden explicar como auroras o nubes iluminadas de manera extraña, pero otras son más desconcertantes. Los pilotos de aviones que vuelan en la oscuridad observan de vez en cuando raros destellos encima de las tormentas eléctricas. Pero la comunidad científica consideró apócrifos estos fenómenos por mucho tiempo, hasta 1990, cuando John R. Winckler y sus colegas de la University of Minnesota capturaron por primera vez uno de esos enigmáticos fantasmas utilizando una cámara de video. Las imágenes que tomaron revelaron descargas con configuraciones completamente nuevas.

    El rayo convencional es una gran descarga de electricidad, una tremenda chispa producida por la naturaleza en las nubes de tormenta, que puede golpear con una fuerza mortal. No es el tipo de peligro en el que uno piensa habitualmente al salir de casa, pero más o menos cien personas mueren cada año en los Estados Unidos a causa de los rayos, principalmente en el estado de Florida, el lugar donde hay más tormentas eléctricas. No tengo estadísticas de Argentina.

    [​IMG]
    Los científicos estiman que a cada momento hay alrededor de dos mil tormentas eléctricas rugiendo sobre nuestro planeta. Cada una de esas tormentas lanza centenares de rayos y otros tipos de descargas de electricidad. En menos de un segundo, los luminosos canales a través del aire llevan un tropel de electrones que circulan con furia al conectarse entre sí las tremendas cargas positivas y negativas que se acumularon en las nubes y en la tierra.

    Un rayo promedio transporta una corriente eléctrica pico de unos 30.000 amperes. Las descargas eléctricas más extremas pueden llegar a tener una intensidad de corriente diez veces mayor. Las que se producen dentro de las propias nubes por lo general sólo llevan unos pocos miles de amperes. Un rayo que se descarga a tierra, más familiar para la gente, puede alcanzar un potencial de 200 millones de voltios. Este potencial, combinado con el alto amperaje, le da al rayo suficiente energía como para matar instantáneamente.

    Hay una excepción: las descargas esféricas o de bola. Son extremadamente raras, de modo que existen muy pocos registros fotográficos de este fenómeno, pero sí se han reportado numerosos testimonios de encuentros con ellas. No se conocen injurias ni muertes a causa de estas pequeñas esferas flotantes, que llegan a tener, como máximo, el tamaño de una pelota de basket. Sí se han denunciado algunos daños mínimos en casas, cercos, etc. Como pasa con los tornados, la explicación del mecanismo físico que da origen a las descargas esféricas continúa eludiendo a los científicos.

    Cuando uno se encuentra en una tormenta eléctrica muy grande hay que evitar los árboles, los lugares altos, alejarse del agua, como lagunas, arroyos, ríos, incluso piscinas, y si se tiene objetos metálicos dejarlos y alejarse de ellos, como bicicletas, palos de golf, etc. Se deben evitar los tendidos de cables de cualquier tipo: teléfono, electricidad y cercos metálicos. Incluso si se sabe que hay cables o cañerías por debajo de la tierra, evitarlos también. Si uno está a campo abierto, es conveniente buscar el lugar más bajo y ponerse en cuclillas, con la espalda lo más doblada posible, bajando la cabeza. Al poner los pies apoyados sobre sus puntas se reduce la corriente que podría circular por el cuerpo. No conviene acostarse, porque entonces el área expuesta más grande es la espalda o el pecho y la corriente pasaría por nuestro corazón.

    [​IMG]
    Estar dentro de un automóvil da cierta seguridad, aunque no es cien por ciento seguro. Por lo general la electricidad circula por la carrocería mejor que por el cuerpo de la persona. Las aislación que puedan ofrecer las cubiertas de caucho no influye en absoluto como protección cuando cae un rayo.

    Un policía de la County Police de Maryland recibió un rayo en su automóvil. Sufrió un problema de parálisis en sus piernas, afectado el sistema nervioso, sus nervios o la médula, aunque posiblemente el daño haya sido en el cerebro, ya que se recobró haciendo los ejercicios típicos de recuperación que se aplican después de accidentes cerebrovasculares.

    Las descargas que caen sobre cables o cañerías entran a las casas y una vez que lo hacen no importa sobre qué red haya caído el rayo: se propaga por todos los cables y caños de la casa. Si están cayendo rayos se debe evitar usar el teléfono, tocar los grifos, encender y apagar luces. Hay que alejarse de las paredes, donde seguramente corren los tendidos y caños.

    Aunque parezca increíble, sobrevive el 80% de las personas que reciben la descarga de un rayo. El treinta por ciento lo recibe de un teléfono, dentro de sus casa. De los sobrevivientes, el cincuenta por ciento queda con alguna secuela: problemas psicológicos, como miedo a las luces y al aire libre, y problemas fisiológicos, como cataratas, problemas de audición, quemaduras en la piel, pérdidas de memoria. No es normal que las personas reciban quemaduras importantes en su piel, ya que en realidad ésta funciona como un escudo, generando vapor por el intenso calor de la corriente eléctrica, lo que hace ésta circule por el vapor, que es mejor conductor. Por esta razón las quemaduras tienen a ser superficiales, como las de exposición al sol.
     

Compartir esta página