sexo en la primera cita!! ¿y por que no ?

Tema en 'Amor y pareja' iniciado por xpeymim, 11 Feb 2009.

  1. xpe

    xpeymim
    Expand Collapse
    Soldado Raso

    Mensajes:
    72
    Me Gusta recibidos:
    0
    [​IMG]



    Si todavía no lo viviste, preparate porque lo más seguro es que alguna vez te pase. ¿De qué hablamos? De que te encuentres por primera vez con un chico y, en cuestión de horas, pases de los picos a las caricias... y de ahí, a recorrer todo el camino que termina en el Gran Oooh. Eso mismo es lo que en la época de nuestras abuelitas se recomendaba no hacer para no quedar como una chica más fácil que la tabla del uno. Pero vos sabés que ya estás un tanto crecidita como para atarte a argumentos como ésos. Porque, si vamos al caso, hacerlo o no la primera noche no tiene nada que ver con qué clase de chica seas, sino más bien con lo que estés buscando. Y, también, con esa cosa tan misteriosa que se conoce como “química” y que, cuando dice “presente”, se vuelve muy pero muy difícil de controlar.

    “En el caso de las relaciones sexuales entre adultos capaces y responsables, los tiempos dependen de los dos involucrados”, explica la sexóloga Graciela Sitkos. Ergo, no existe algo así como un “compás mínimo de espera” antes de pasar de las palabras a los hechos. La sexóloga Virginia Verdier, titular de www.sexuar.com.ar, agrega otro dato fundamental: “La química con algunos desconocidos puede ser excepcional y no está mal rendirse a ella, siempre y cuando no te haga daño ni dañe al otro. Lo que sí es clave es no creer que eso será una buena estrategia para retener a alguien, porque no es cierto. Nadie va a quedarse con vos sólo porque te hayas ido a dormir con él en la primera noche”. Pero, teniendo en claro este punto, coincidirás en que hay varones que miran, te seducen, te besan, te acarician, te susurran y te tocan de un modo tan irresistible que −para decirlo sin vueltas− no podés esperar hasta un segundo o tercer encuentro para concretar.

    Y el cuerpo, que es sabio, de alguna extraña manera se encarga de “apagar” los mandatos que circulan por tu mente y dejar que las cosas sucedan. Así de simple. Ahora bien, si todavía tenés alguna duda y no sabés hasta qué punto es válido hacerlo con alguien que acabás de conocer, acá te pasamos un par de buenas excusas. O, mejor dicho, algunas ideas para que, mientras te desprendés de la ropa, termines de convencerte de haber tomado la decisión correcta.


    Conocer sin demoras
    ¿Qué sentido tiene salir diez veces con un hombre si finalmente, cuando llega la hora de la acción, resulta ser un muerto, un embole o un “ni fu, ni fa”? Esperar, como recomendaban las abuelas, puede ser –en este sentido– una bomba de tiempo. Porque, después de todo, si en la cama va a terminar siendo un plomo mayúsculo, tal vez lo mejor sea saberlo cuanto antes. Okey: la primera noche compartida suele tener algo de puesta en escena, porque en ese momento vos y él ponen −literalmente− toda la carne al asador. Pero, en algún punto, si la magia del feeling está con ustedes, la experiencia indica que eso se sabe desde el vamos. Moraleja: apurar la buena noticia (o la decepción) se convierte en un acto de inteligencia que puede ahorrarte frustraciones.
     

Compartir esta página