Strategic Defense Initiative: La Guerra de las Galaxias

Tema en 'Foro Libre' iniciado por MavericksZ, 31 Ago 2008.

  1. Mav

    MavericksZ
    Expand Collapse
    Comandante
    Usuario destacado

    Mensajes:
    2.912
    Me Gusta recibidos:
    14
    [​IMG]

    La Strategic Defense Initiative (SDI, o Iniciativa de Defensa Estratégica), más conocida como La Guerra de las Galaxias, designa un sistema de armamento de misiles balísticos intercontinentales destinado a defender a los Estados Unidos de Norteamérica en caso de un ataque nuclear. Propuesto en 1983 por Ronald Reagan, implicaba el desarrollo de armas terrestres y espaciales de última tecnología. Algunos de ellos parecían extraídos de una (mala) película de ciencia ficción.
    A lo largo de la historia, las flechas y los escudos han sido el centro de las relaciones de poder entre los diferentes grupos de seres humanos. Aquellos que disponían de una flecha capaz de atravesar el escudo enemigo se encontraban en una posición aventajada. El grupo que inventaba un escudo que podía detener la flecha del enemigo, recuperaba la situación de equilibrio u obtenía una ventaja al atacar con su flecha al otro.
    La humanidad comenzó a practicar el "arte de la guerra" con piedras y palos. A lo largo de la historia, fue mejorando su tecnología y aprovechando sus avances para idear formas cada vez más eficientes de matar a su oponente. Esta locura se mantuvo a lo largo de los siglos y la carrera entre flechas y escudos se transformó en balas versus blindajes, en cohetes de artillería versus bunkers de hormigón, etc. Pero nada dura para siempre, y más tarde que temprano, y tal vez para desgracia de todos, la humanidad encontró la forma de terminar con este diabólico esquema (cambiándolo por otro peor, claro).
    Luego de atravesar una sangrienta Guerra Mundial, donde se utilizaron miles de millones de balas de todo tipo, que volaron por los aires escudos y blindajes de lo más variopintos, los científicos descubrieron, finalmente, que esta no era la forma óptima de llevar adelante una masacre. Hacía falta un arma más eficiente, que aprovechara los recientes avances de la física. Como respuesta a los reclamos de los generales, que no querían volver a pasar años en el campo de batalla, al final de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos utilizó el arma de destrucción masiva más eficiente que el hombre hubiese tenido alguna vez en su arsenal: la bomba atómica.


    Fuente : TDX
     

Compartir esta página