Super Mario Vol. IV : Del píxel a nuestros días

Tema en 'Foro Libre' iniciado por Frostmourne, 21 May 2009.

  1. Fro

    Frostmourne
    Expand Collapse
    Comandante
    Usuario destacado

    Mensajes:
    2.643
    Me Gusta recibidos:
    2
    La pasada generación fue muy turbia para Nintendo en general y para Mario en particular, aunque con ello no quiero sentenciar todos estos años de trabajo, en los que indudablemente se han publicado juegos de altísima calidad, pero que quizás no han supuesto brechas revolucionaras como en otras épocas.

    Por primera vez en su historia, Nintendo no tuvo listo para el lanzamiento de una nueva plataforma un videojuego de Mario, siendo este movimiento muy criticado por el mito creado (Game Cube fue lanzada en Japón y EEUU durante el 2001, mientras que en Europa tuvimos que esperar hasta abril del 2002). El relevo en esta ocasión lo cogió su hermano Luigi con el más que curioso Luigi´s Mansion, una aventura ligera, sin pretensiones que en su día fue más vista como demo técnica (espectacular en muchos aspectos, desde luces y sombras, texturas efectos de partículas o modelado) que como juego independiente. Con los años, el periplo de Luigi recibió el reconocimiento merecido, ya que la aventura era encantadora y única, un juego de culto que los fans de Nintendo supieron valorar.
    [​IMG]
    Luigi´s Mansion.

    Si se me permite el inciso, voy a centrarme antes de profundizar en NGC en Game Boy Advance, otra plataforma maldita para Mario. En esta portátil se recogieron prácticamente todos los juegos principales 2D de la saga (Mario World, Super Mario Bros 1, 2, y 3, Yoshi´s Island) pero en re-ediciones con ligeros retoques de los originales, muy fieles pero siempre se echó en falta un título original (subtitulados fatídicamente “Advance”).

    Se crearon eso sí, varias entregas portátiles de los spin-off del fontanero: desde una portentosa versión del Mario Kart original (Mario Kart Super Circuit (2001), que devolvía a la saga a sus derroteros originales, criticada y aplaudida por igual), un fantástico RPG portátil, Mario y Luigi: Superstar Saga (2003). Otros títulos no tuvieron tanta suerte, como los desangelados Mario Party Advance y Mario Pinball (2005 y 2004). GBA también tuvo secuelas dignas, como las sendas versiones de Mario Tennis (2005) y Mario Golf (2004) que sin ser tan profundas y originales como las ediciones para Game Boy Color, si que podían presumir de no decepcionar.
    [​IMG]
    Mario Kart Super Circuit.

    El verdadero título heredado de la franquicia Mario, referencial y considerado por muchos (entre los que me incluyo) el mejor juego portátil desde el propio Tetris de Game Boy, es sin duda Wario Ware. De ser un plataformas correcto pero sin mayores florituras (Wario Land 4, 2001) a una extravagante combinación entre micro juegos, pequeños segmentos de acción aleatoria nos mantienen en continua alerta, de dificultad ascendente e inestimable duración. El conjunto estaba cuidado de forma brillante, lleno de mini-juegos independientes con suficiente valor intrínseco como para ser adquiridos de forma independiente.

    [​IMG]
    Super Mario Sunshine.
    Retomando Game Cube, Mario volvió a deslumbrar en Super Smash Bros Melee, juego que llegó a convertirse en el segundo más vendido de la historia de la consola. Fue un juego de largo recorrido, considerado un “título menor” del catálogo, pero gracias a los foros de la red y los jugadores que colgaban sus records en Internet se creó una cultura subyacente que lo encumbraron como uno de los mejores juegos de la historia de la compañía.

    Pero el gran esperado, la segunda aventura tras el incombustible Mario 64 tenía todas las posibilidades de decepcionar. En vez de reinventar la rueda, Nintendo optó por crear otro universo completamente diferente al que nos tiene acostumbrados donde, paradójicamente, por primera vez Mario funcionaba como “fontanero”. Super Mario Sunshine llegó en 2002 y globalmente decepciono, ya que no innovaba lo suficiente y las prisas lastraron un desarrollo más reiterativo y menos ligero (síndrome Game Cube, que afectó a la primera aparición de Zelda en 128 bit y a la secuela de Metroid Prime).

    Rompo una lanza a favor de Super Mario Sunshine como el juego más injustamente tratado de la pasada generación. Desde su aspecto jovial y fresco (fantástica score con geniales temas gipsy jazz, completamente diferentes de la onda Supar Mario), a su dificultad exacerbada, SMS es un título ganador. Ambientado lejos del Reino Champiñón, el juego tenía una belleza especial, unos entornos originales, repletos de vida y un apartado técnico a día de hoy difícil de superar (la total ausencia de popping, efecto de calor, espectaculares fluidos especialmente las diferentes texturas y comportamientos del agua…).

    El Acuac limitaba y potenciaba a Mario de una forma radicalmente diferenta a Mario 64 y creaba otra rutina jugable inimitable. Los niveles sufrieron cierto desequilibrio, combinando fases espectaculares con algunas otras no tan bien resueltas. Los niveles retro, de lo más aplaudidos (sin Acuac) nos obligaban a ser rápidos y habilidosos, niveles utilizados como esbozo de Super Mario Galaxy.

    [​IMG]
    Mario Golf: Toadstol Tour.
    Game Cube también recibió entregas de franquicias vistas en Nintendo 64 sobre deportes varios: Mario Golf (2003) y Mario Tennis (2004) tuvieron acogida desigual: el primero fue el gran juego de Golf de la pasada generación, el título donde Camelot logró perfeccionar un juego con una física impensable y unos niveles exquisitos mientras que con la versión de raqueta se fue por los derroteros de Úbeda, perdiendo el norte con especiales vitaminados y un ritmo de juego nefasto. Mario Party tuvo hasta 4 versiones, mejorando de forma progresiva, pero patinando más que acertando (la inclusión de un micrófono en las últimas dos entregas me parece más que cuestionable).

    En 2003 y tras muchos rumores, decepciones y suposiciones (sería el primer gran título Online para Game Cube, consola que tuvo un juego Online entre minoritario y ridículo) se publica Mario Kart: Double Dash, la peor versión de la saga hasta la fecha. El juego tenía pretensiones estratégicas, utilizando dos personajes por Kart que podríamos intercambiar en tiempo real. Técnicamente no fue un juego muy lúcido, se eliminó el salto (enmendado en secuelas) y en general dejó un juego decepcionante que no se logró suplir hasta el lanzamiento del genial Mario Kart DS (sobre el cual hablaré a continuación).

    A Game Cube todavía le quedaba un as en la manga, pese a que en esta plataforma el fontanero no se haya lucido especialmente (obviaremos risorios crossover como Dancing Stage Mario en 2005): La segunda parte de las aventuras de papel de Mario fue el mejor RPG de la consola (Paper Mario 2: La puerta milenaria, 2004), con un sentido del humor sin igual, un universo espectacular, un sistema de combate brillante y un universo único. El juego de IS fue aplaudido tanto por la crítica como por los aficionados del personaje, siendo hasta el momento, el mejor RPG inspirado en el personaje.
    [​IMG]
    Paper Mario: La Puerta Milenaria.

    En NGC Nintendo creó un título en el alba de su lanzamiento, que supuso la única aportación a la franquicia en todos estos años: Mario Strikers. El juego de fútbol de Mario fue un título incompleto, desarrollado por el equipo de Sega Superstar Soccer, con serias carencias pero que sirvió de campo de minas ante la verdadera secuela (publicada en Wii). Otro título lanzado “a última hora” sin demasiada repercusión fue Mario Baseball, juego que pasó desapercibido por crítica y público.

    La tradición de publicar un juego con el lanzamiento de una consola volvió en 2005 con Super Mario 64 DS, un port del juego de N64 en la portátil que demostró varias dudas sobre la nueva portátil de Nintendo: sus características técnicas, su nuevo y revolucionario control y una serie de mini-juegos que, a propósito o no, se convirtieron en el pan de cada día de la consola. Paradójicamente, Super Mario 64 volvió a servir como juego demostrativo sobre la potencia de una consola y sus novedades jugables, una vez más, casi 10 años después.

    [​IMG]
    New Super Mario Bros.

    Nintendo DS si que recibió un Super Mario exclusivo, esta vez con ciertas ínfulas retro, titulado New Super Mario Bros (2005). El juego es uno de los mayores éxitos de la historia de Nintendo, con más de 13 millones de juegos vendidos en todo el mundo y subiendo. Una re-visión de los originales, con desarrollo bidimensional pero utilizando modelados poligonales. Adictivo, simple y bien diseñado, es junto a Kirby y El lápiz del poder, el mejor plataformas de la consola.

    En DS se publicó una secuela de Mario Superstar Saga, subtitulada Mario Partners in Time, que reflejaba el humor y el original desarrollo de los anteriores pero siendo más continuista y menos especial. En DS recibió nuevas entregas deportivas, con un juego de baloncesto (Mario Hoops 3 on 3 en 2006) desarrollado por Square-Enix, con un fantástico modo Online y técnicamente uno de los juegos más cuidados de la portátil. La jugabilidad se convirtió completamente táctil, siendo uno de los juegos deportivos más imaginativos del catálogo.

    [​IMG]
    Mario Kart DS.
    Aunque a Nintendo DS aún le queden por recibir muchos juegos sobre el fontanero, ya tuvo una buena dosis de juegos especialmente curiosos: La princesa Peach tuvo su propia aventura, con un plataformas de desarrollo similar a los antiguos Wario Land (intrascendente de principio a fin). El mejor juego hasta el momento publicado para DS sobre Mario es sin dudarlo Mario Kart DS (2005): el juego fue un recopilatorio de las grandes ideas que han hecho triunfar a la franquicia, por primera vez juego Online y un multijugador espectacular. Perfectas 3D, escenarios nuevos y retro, Mario Kart DS sigue siendo uno de los juegos más jugados del catálogo.

    Wii, la nueva era de Nintendo, tampoco recibió un título de Mario en su lanzamiento, pero aunque la plataforma sea muy joven (no tiene aún ni un año y medio en el mercado) ya han llegado grandes juegos, auténticos iconos de la saga (y que esperemos, faltan por llegar). Super Paper Mario, un juego concebido para Game Cube pero publicado en Wii dado el declive de la primera y el éxito de la segunda, fue un original plataformas en la onda de la saga Paper Mario, pero sacrificando elementos RPG a favor de la acción. El juego combinaba escenarios “Escherianos”, desviando los puntos de vista del jugador entre entornos 2D y 3D tan sólo pulsando un botón.
    [​IMG]
    Super Paper Mario.

    Super Mario Strikers: Charged fue el primer juego Online en occidente de Wii, una versión ampliada y mejorada del original, más en la onda de lo que realmente querían haber publicado en 2005 con grandes puntos a su favor. La dirección artística del juego era más actual, futurista y oscura y utilizaba las posibilidades del Wiimote con gracia. Mario Party 8 llegó a Wii sin modo Online y con un desarrollo muy lento, pero utilizando el Wiimote con frescura, cualidad que la crítica no supo valorar (considerándolo el peor de la saga, pese a ser uno de los juegos mejor vendidos del catálogo).

    Por primera vez en su historia, Mario y Sonic se encontraron en un título de Sega, un huracán de ventas que combinaba los deportes de los juegos olímpicos y estas dos franquicias históricas. El título jugaba a su favor con las aptitudes sociales del Wiimote, el obvio morbo de enfrentar ambos personajes y su espíritu mainstream.
    [​IMG]
    Super Mario Galaxy.

    Pero basta ya de obviar el juego por excelencia. Super Mario Galaxy representa, con elegancia y sentido común, todo lo que ha representado (y seguro representará) la saga a lo largo de su historia. Cuando comencé este reportaje, previamente a la salida del juego, tenía grandes expectativas ante el juego, pero sin llegar a imaginar que Nintendo había preparado algo tan gande. Super Mario Galaxy es un juego original, onírico que pone patas arriba una industria destruida por la continuidad y por una insultante falta de sentido común. Super Mario Galaxy es un videojuego con todas las pretensiones y aspectos inconscientes que debería suponer, siendo jugable, plásticamente atractivo, desbordante de matices.

    El juego en tan sólo unos meses ha superado los 6 millones de juegos vendidos en todo el mundo (que con toda probabilidad y hasta que llegue a su fin comercial, superará los 10) se ha convertido en el juego más aplaudido por la crítica en la última década, siendo calificado de forma casi unánime, el mejor juego de nueva generación.
    [​IMG]
    Mario, el videojuego por excelencia.

    El futuro promete juegos muy interesantes: en tan sólo unos días se publicará la versión de Wii de Mario Kart (sexta, séptima si contamos la edición de Namco para recreativas), el ansiado Super Smash Bros Brawl (donde volverá a tener una aparición estelar) y gracias a la consola virtual de Wii, siempre podremos tener acceso a los imperecederos clásicos.

    Super Mario es la franquicia de videojuegos por excelencia. Lo ha sido, ha demostrado saber renovarse y ser un icono pop a la altura de Mickey Mouse u otros símbolos animados del siglo XX. Sus juegos, pueden ser más o menos irregulares (completamente justificable con su volumen de lanzamientos) pero cuando atinan (más de lo que muchos quieren admitir) logran dar un golpe sobre la mesa lo suficientemente fuerte como para que la industria lo padezca durante años. Mario, siempre eres, has sido y serás mi ojo derecho.

    Fuente: mundogamers
     

Compartir esta página