Un Relato Relax

Tema en 'Sexualidad' iniciado por cristinasoledad, 4 Ene 2009.

  1. cri

    cristinasoledad
    Expand Collapse
    Sargento

    Mensajes:
    358
    Me Gusta recibidos:
    0
    Mi Nueva Vecina Lo Hizo Frente A Mi
    Habían pasado algunos días desde mi gran encuentro con mi vecina morena. A quien ya recordaba como mi vecina de la falda rosa.
    Era increíble que hubiera tenido relaciones desde la primera vez que fui a saludarla. Aún recordaba su hermoso trasero, sus exquisitos movimientos al momento que teníamos relaciones. Pero había algo que me intrigaba mucho, esa falda rosa en la que me corrí tres veces, la cual había usado como si nada.
    No me cabía la menor duda de que podría repetir el mete saca con ella una y otra vez.
    Hasta empezaba a imaginarme en qué lugares podría tener relaciones con mi vecina de la falda rosa.
    Habían pasado ya algunos días. En una de esas noches, subí a mi cuarto y me puse a ver un rato la televisión. De pronto, y no sé por qué razón lo hice, decidí asomarme a la ventana, esperando observar las estrellas, la luna, o simplemente el cielo al anochecer. Sin embargo, el destino me tenía preparada una enorme y muy grata sorpresa.
    Cuando miré frente a mí, justamente a la casa de mi joven vecina, pude ver que la luz de una de las habitaciones estaba encendida. Esto me llamó la atención ya que eran más de las tres de la madrugada, y es muy rara la persona que deja encendida la luz de su recámara a esas horas.
    Estuve observando detenidamente hacia esa habitación. Me asombré mucho ya que descubrí que las cortinas estaban corridas y podía verse el interior de la recámara.
    Para mi desgracia, no lograba ver con claridad lo que sucedía adentro, ya que la casa de mi joven vecina estaba a una distancia considerable. En nuestro fraccionamiento las casas están un poco separadas.
    Me asomé por la ventana de mi recámara, tomé mis binoculares, dirigí mi vista hacia la recámara y… ¡No podía creer lo que mis ojos estaban viendo! Una computadora encendida, una silla, encima de ésta una bella joven… ¡que se masturbaba!
    Lo que incrementó mi grado de excitación fue el hecho de descubrir que la persona que se masturbaba frente a su computadora era mi joven vecina, de aproximadamente 19 años, que había visto desde el primer día que llegué al fraccionamiento.
    Aquello era un maravilloso espectáculo. Mi joven vecina tenía muy abiertas sus piernas, aún tenía puesta su tanguita color negra, pasaba sus dedos por encima de su vagina. Tenía puesta una playera blanca; con la mano que tenía libre acariciaba sus pechos, los cuales eran de un tamaño normal, sus pezones sobresalían en su playera, estaban muy duros.
    En ocasiones metía sus dedos en su tanga y acariciaba su vagina, una y otra vez. A cada movimiento que hacía su excitación se incrementaba, sus ojos se cerraban, su boca se abría de vez en vez.
    Pude ver que mi joven vecina estaba viendo un video porno. Aunque no me fijé mucho en él, ya que ella me robaba toda la atención. Ella como si nada seguía masturbándose.
    De pronto, mi joven vecina se puso de pie, se quito su tanga negra, dejando su hermosa vagina al descubierto; no tenía ningún vello a la vista. Igualmente decidió quitarse su playera blanca, dejando ver sus deliciosos senos al descubierto. Sus pezones eran color rosa. Estaban completamente parados y duros.
    Yo no podía contenerme, estaba completamente excitado y mi erección era tremenda. Decidí bajarme el pantalón y empezar a masturbarme un poco. El exquisito espectáculo que me daba mi joven vecina no era para menos.
    Mi joven vecina volvió a sentarse. Esta vez hacía sus movimientos más rápidos. Se metía y sacaba los dedos de su vagina una y otra vez, jugaba con su clítoris. Mientras, con su otra mano acariciaba sus senos y apretaba sus pezones.
    Por momentos dejaba de meterse la mano en su vagina para llevarse los dedos a su boca. Los lamía una y otra vez, saboreando los jugos que provenían de su hermosa vagina.
    Ahora se movía mucho sobre su silla. Cada movimiento que hacía con sus dedos dentro de su vagina lo acompañaba con un movimiento completo de su cuerpo. Así siguió por un buen rato. Incluso una sonrisa se había dibujado en su boca. Era el reflejo de que estaba disfrutando al máximo ese momento.
    De pronto mi joven vecina se estremeció por completo sobre la silla. Echó su cabeza hacia atrás. Su boca estaba completamente abierta. La mano que tenía dentro de su vagina la retiró de inmediato y agarró uno de sus senos, apretándolo fuertemente; la otra mano hacía lo mismo con el otro. Había tenido un delicioso orgasmo.
    Transcurrieron unos cuantos minutos, mi joven vecina se levantó de su silla y se dirigió a la ventana. Permaneció unos cuantos segundos frente a ella, sin importarle el hecho de que estuviera completamente desnuda. En ese momento, ella hizo una sonrisa pícara, se llevó los dedos a su boca y empezó a lamerlos.
    Poco después llevó los dedos que había lamido hacia su vagina. ¡Ahora se masturbaba mientras estaba junto a su ventana!
    Esta vez hizo los movimientos de un modo más rápido y salvaje. Se masturbaba como si estuviera poseída. No tardó mucho para alcanzar su orgasmo. Tras haberlo obtenido, volvió a lamer sus dedos, pero esta vez sacaba la lengua y la pasaba alrededor de sus labios. A los pocos segundos, mandó un beso y cerró las cortinas.
    No sé si ese beso fue dirigido a mí o a alguien más. Pero era obvio que sabía que era observada.
    Yo por mi parte tuve un excelente orgasmo. Todo gracias a mi joven vecina, a quien ahora recordaba como mi vecina de la luz encendida. No lo podía creer. Ahora dos de mis vecinas me volvían loco. Mi vecina de la falda rosa y mi vecina de la luz encendida. ¡Todo era genial!
    A la mañana siguiente salí a trotar un rato. De repente me topé con mi vecina de 30 años, quien salía de su casa. Ella también me había llamado mucho la atención desde el primer día que llegué al fraccionamiento.
    Sin embargo, su reacción al verme fue de completa indiferencia, incluso hasta me pareció que se había enojado. Pasó frente a mí como si nada y siguió su camino. Ahora ya no era mi vecina de 30 años, sino mi vecina indiferente.
     
  2. Sun

    Sunkz.
    Expand Collapse
    Sargento

    Mensajes:
    329
    Me Gusta recibidos:
    0
    Respuesta: Un Relato Relax

    que historia mas buenasa
     
  3. keo

    keops
    Expand Collapse
    Sargento

    Mensajes:
    337
    Me Gusta recibidos:
    0
    Respuesta: Un Relato Relax

    ojala yo tuviese la misma suerte :baboso:
     

Compartir esta página