Un sangriento atentado en el norte de Irak dejó 64 muertos

Tema en 'Foro Libre' iniciado por ElChoe Aaron, 21 Jun 2009.

  1. ElC

    ElChoe Aaron
    Expand Collapse
    Coronel
    Usuario destacado

    Mensajes:
    3.943
    Me Gusta recibidos:
    23
    [​IMG]

    En el atentado más mortífero en el país desde el 24 de abril, un camión bomba estalló ayer cerca de una mezquita chiita en el norte de Irak y mató a 64 personas, además de herir a casi 200.

    La explosión aumentó los interrogantes de que se cumpla el límite del 30 de junio próximo, establecido en un pacto de seguridad entre Irak y Estados Unidos, para que las tropas norteamericanas se retiren de las áreas urbanas iraquíes. Antes del atentado, el primer ministro iraquí, Nouri al-Maliki, había insistido en que los militares estadounidenses se retirarán de las ciudades tal como fue pactado, aun si se producía un rebrote de la violencia.

    El mayor general Jamal Tahir, jefe de la policía de Kirkuk, informó que el camión fue detonado tras las plegarias de ayer al mediodía en Taza, una aldea situada en las afueras de la ciudad. Agregó que la investigación no ha determinado todavía si se trató de un atentado suicida o de una carga activada por control remoto o mecanismo de tiempo.

    Por su parte, el brigadier general Sarhat Qader afirmó que el vehículo cargado de explosivos estalló justo cuando los fieles estaban saliendo de la mezquita en el área de Taza.

    El militar añadió que por lo menos ocho casas se habían desplomado por la explosión. Residentes y equipos de rescate buscaban a más víctimas entre los escombros.

    "Estaba sentado en mi casa cuando súbitamente una poderosa explosión sacudió la tierra debajo de mí", dijo Hussain Nashaat, de 35 años, que tenía la cabeza envuelta en vendas.

    "Me encontraba cubierto de sangre y corrí afuera rápidamente. Mi querido vecindario estaba bajo escombros", declaró.

    En el principal hospital de Kirkuk, Azadi, reinaba el caos entre los gritos y los ruidos de sirenas de ambulancias, mientras los empleados llevaban civiles heridos al interior del centro de salud, incluyendo a varios niños.

    "El camión estaba estacionado cerca de nuestra casa. La mayoría de las víctimas fueron encontradas entre los escombros de las casas, en su mayoría mujeres y niños", dijo Ehsan Mushir Shukur, cuya hermana resultó seriamente herida en el ataque y debió ser hospitalizada de urgencia en la ciudad kurda de Sulaimaniyah. Añadió que su mujer también había resultado herida, mientras que el hijo y la hija de su hermana murieron a causa del atentado.

    Por su parte, el presidente del país, Yalal Talabani, condenó el atentado y prometió indemnizar con 1000 dólares a las familias de las víctimas.

    En Kirkuk, un área rica en petróleo, las tensiones se han incrementado, en momentos en que los kurdos buscan incorporarla a su región semiautónoma, a pesar de la oposición de árabes, turcos y otros grupos étnicos rivales.

    Eso ha elevado las preocupaciones sobre un brote de violencia étnica en el norte de Irak aunque haya un declive de ataques en otras partes.

    Las autoridades iraquíes han advertido que los insurgentes intentarán provocar un nuevo brote de violencia sectaria y minar la confianza en la capacidad del gobierno de hacerse cargo de la seguridad sin ayuda exterior.
    Acuerdo de seguridad
    El pacto de seguridad iraquí-estadounidense, ratificado por Barack Obama, establece que las tropas norteamericanas de combate dejarán las ciudades iraquíes a fines de este mes como un primer paso hacia un retiro total para 2012.

    El acuerdo incluye una cláusula por la cual el gobierno iraquí puede pedirle ayuda a Estados Unidos si la violencia repunta. Sin embargo, Al-Maliki dijo ayer que el retiro ocurrirá como está programado y que será una "gran victoria para los iraquíes".

    "A aquellos que estaban hablando de hacer que los ocupantes comiencen a pedir que se mantengan las tropas extranjeras, les decimos que esas fuerzas no se pueden quedar", dijo el premier iraquí, sin identificar a quién se refería.

    "Muchos no quieren que tengamos éxito y celebremos esta victoria. Se están preparando para mover en la oscuridad y desestabilizar la situación, pero nosotros estaremos listos para ellos", expresó.

    Analistas afirman que también podría producirse un aumento en la violencia de insurgentes sunnitas, incluyendo a Al-Qaeda y otros grupos violentos, cuando se acerquen las elecciones parlamentarias, que se celebrarán en enero próximo.
    Agencias AP, Reuters y diario NYT
     

Compartir esta página