Una multitud marchó en España para repudiar al terrorismo de ETA

Tema en 'Foro Libre' iniciado por ElChoe Aaron, 21 Jun 2009.

  1. ElC

    ElChoe Aaron
    Expand Collapse
    Coronel
    Usuario destacado

    Mensajes:
    3.943
    Me Gusta recibidos:
    23
    La convocatoria fue por el atentado del viernes que mató a un jefe de la policía

    [​IMG]
    Una multitud de personas respondió ayer a la convocatoria del presidente de Euskadi, Patxi López, y marchó por las calles de Bilbao repudiando el asesinato, el viernes pasado, del inspector jefe de la Brigada de Información (inteligencia) Eduardo Puelles García, de 49 años.

    La nutrida columna partió a las 18 horas de la plaza del Sagrado Corazón en la capital vizcaína, con la familia de Puelles García y de otras víctimas del terrorismo portando una pancarta donde se leía: "Por la libertad. Eta no. Askatasuna" (libertad).

    Representantes de los distintos partidos políticos de España y El País Vasco (Euskadi) se unieron en las filas de la demostración con personalidades de la cultura, la justicia, empresarios y sindicalistas.

    Al paso de la marcha numeroso público que se encontraba en las veredas aplaudió con entusiasmo coreando consignas como: "¡ETA, no!, "ETA, Basta ya!".

    Muchas personas se unían a la columna desde las aceras y en las intersecciones. La marcha recorrió la Gran Vía y la calle Buenos Aires, colmadas de gente, para terminar su recorrido en el Ayuntamiento de Bilbao que quedó rodeado de una gran multitud.

    "Se acabó la impunidad, se acabó la arrogancia de quienes utilizan el argumento del amparo velado de la capucha", proclamó Patxi López en una arenga constantemente aplaudida por los millares de personas que lo escuchaban. El lehendakari habló desde las escalinatas del Ayuntamiento de Bilbao, junto a la mujer y dos hijos del policía asesinado.

    "Puelles García ha sido asesinado por defender la libertad de los vascos, era uno de los nuestros. Gracias a él y a otros muchos como él, gracias a los miembros de la Ertzaintza, de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, los vascos y las vascas vamos arrancando, trozo a trozo, con desgarro y sufrimiento, la mordaza de nuestra libertad".

    Dirigiéndose a la familia de la víctima el lehendakari afirmó que "no están solos. Tienen todo el cariño y la cercanía de la inmensa mayoría de la sociedad vasca. Sabemos que Eduardo arriesgaba su vida todos los días para garantizar la nuestra, le vamos a estar eternamente agradecidos y no se nos va a olvidar nunca".

    Cada uno de los párrafos de López era recibido con aplausos en una multitud con carteles con la leyenda "ETA, ez" (ETA, no). "Hemos salido a la calle, apretando los dientes, para hacer frente a ETA y para decir que estamos dispuestos a derrotar al terrorismo. Queremos ser libres, y vamos a defender lo que ETA más ataca: nuestro pluralismo y nuestra diversidad; vamos a estar al lado de las víctimas y de los amenazados, y lo vamos a hacer con toda la contundencia del Estado de Derecho y la fuerza de la Ley. Y vamos a seguir ocupando las calles y las plazas de Euskadi porque son espacios de los ciudadanos libres y de los demócratas"

    Desde horas tempranas, se produjeron en El País Vasco diversas concentraciones silenciosas de repudio a ETA y homenaje al jefe policial asesinado el viernes pasado. También en varias ciudades españolas hubo actos en las plazas.

    En el acto y la marcha convocada en Arrigorriaga, donde vivía la víctima y su familia y también el lugar donde fue asesinado con una bomba lapa en su automóvil, asistieron numerosos vecinos, personas de distintas localidades vascas, dirigentes políticos, sindicales y de instituciones de Euskadi. Uno de sus hermanos afirmó visiblemente conmovido que el inspector jefe asesinado, "es un héroe y no una víctima, y como tal ha muerto; es un gudari nagusia (gran soldado vasco en eusquera)". Un vecino confió a los periodistas: "Estamos todos aquí porque queremos que la familia de Eduardo no se sienta sola".

    Al mediodía millares de personas se concentraron en los alrededores de la Iglesia de San José de la Montaña, en Bilbao, para participar en el funeral encabezado por los Príncipes de Asturias que se fundieron en un abrazo con la esposa, madre e hijos de la víctima. En medio de un gran aplauso se fue acercando el féretro que conducían a hombros miembros de la Ertxaintza, la policía autónoma vasca y de la Policía Nacional a la que pertenecía el asesinado.

    También estaban presentes la vicepresidenta del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien en algunos momentos no pudo contener las lágrimas, y representantes del gobierno e instituciones.

    El obispo de Bilbao, monseñor Ricardo Blázquez, animó en el funeral a que "todos digamos un no rotundo e inequívoco al terrorismo, con la cabeza y el corazón." La Secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, afirmó: 'Todos juntos, unidos a la determinación del lehendakari, a todas las fuerzas democráticas vascas y de toda España y a toda la ciudadanía, seguiremos trabajando para que todos los terroristas acaben en la cárcel. Acabaremos con ellos".

    Fuente Google News
     

Compartir esta página