Artista argentina se prostituye a los 80 años

Tema en 'Foro Libre' iniciado por devilzeekR, 9 Nov 2011.

  1. La soprano Hilda Breer confesó que lo hace porque tiene problemas económicos.

    [​IMG]

    La emblemática soprano argentina Hilda Breer, que actualmente vive en Alemania, admitió que se prostituye para sobrevivir, pues su pensión no le alcanza para pagar todos sus gastos básicos.
    Con una jubilación de 225 euros (unos 310 dólares) es imposible llegar a fin de mes en Alemania, comenta la que fuera también estrella de teleseries en Venezuela en los años 50, 60 y 70.
    Breer explicó al rotativo Bild que en Venezuela “gané mucho dinero, tenía tres casas y siete parcelas”, pero que al trasladarse a vivir en Alemania en 1980 cometió el error de dar poderes a un familiar que lo vendió todo y la dejó en la ruina.
    Al ver reducida su pensión al mínimo e iniciar carrera como prostituta a los 78 años de edad, hace ahora dos años. Empezó a trabajar en un prostíbulo de Colonia, al oeste de Alemania, tras ver “un anuncio en el que un club buscaba damas” y en el que asegura que tuvo éxito desde el principio.
    “Precisamente los hombres jóvenes quieren a una profesional mayor. Normalmente rondan los 50 años y de mi edad era la única en el burdel. La mayoría de los clientes eran por suerte muy amables”, explica Hilde Breer en la entrevista. Su primer cliente fue un cazador de 43 años que le pagó 140 euros la hora.
    La actriz y cantante confiesa que solo trabajó 15 meses en el burdel y que tuvo que dejarlo porque no aguantaba el esfuerzo físico, aunque mantiene contacto esporádico con dos clientes fijos de confianza.
     
  2. :mother::mother::mother::mother::mother::mother::mother:
     
  3. la mama de falcon :mother:
     
  4. sin comentarios... :mother: :mother: :mother: :mother:
     
  5. :serious::serious::serious::serious::serious::serious::serious::serious: Quien ****** querría garchar con eso?
     
  6. Quienes seran los hambriados que le pegan para aahhh :enfermo:
     
  7. :serious: WTF? pero que cojones
     

Compartir